Ney­mar se ro­ba la pe­lí­cu­la

El as­tro del PSG es el lí­der fut­bo­lís­ti­co de una se­lec­ción que re­cu­pe­ró la me­mo­ria. Y al mis­mo tiem­po, el ícono de un país ne­ce­si­ta­do de ído­los.

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL / ELIMINATORIAS PARA RUSIA 2018 - C. Caa­ma­ño / Sao Pau­lo

Pe­se a sus 25 años de edad, Ney­mar si­gue sien­do un ni­ño. Bas­ta ver al­gu­nas de sus ac­ti­tu­des en los en­tre­na­mien­tos de Bra­sil pa­ra dar­se cuen­ta de que si­gue dis­fru­tan­do el fút­bol co­mo si es­tu­vie­ra aún en las barriadas de San­tos, don­de sal­tó a la fa­ma. Siem­pre co­bi­ja­do ba­jo Da­ni Al­ves, el as­tro del PSG son­ríe, bro­mea, dis­cu­te y co­rre co­mo si tu­vie­se 15 años. Es el más en­tu­sias­ta en las prác­ti­cas, con­ta­gian­do a to­dos.

Pe­ro de­trás de ese com­por­ta­mien­to ca­si ado­les­cen­te se es­con­de un fut­bo­lis­ta que no se per­mi­te el fra­ca­so. Que des­de el ini­cio es­tu­vo apun­ta­do pa­ra co­dear­se con los me­jo­res y acep­tó el desafío. Y que su­po vol­car, a tiem­po, to­do su ta­len­to cuan­do más lo ne­ce­si­ta­ba su se­lec­ción. El arri­bo de Ti­te al ban­qui­llo le dio al fin el sta­tus que tan­to per­si­guió con Sco­la­ri o el pro­pio Dun­ga. El del lí­der fut­bo­lís­ti­co y es­pi­ri­tual, aho­ra sí bien ro­dea­do den­tro y fue­ra de la can­cha. Y aque­llo re­sul­tó cla­ve en el sal­to de ca­li­dad del fut­bo­lis­ta y del pro­pio Scratch.

Atrás que­da, co­mo una anéc­do­ta ca­sual, la dispu­ta que el pro­pio ju­ga­dor tu­vo con el ac­tual téc­ni­co bra­si­le­ño. Tras caer 2- 3 con San­tos, el en­ton­ces en­tre­na­dor de Co­rint­hians no se guar­dó na­da. La jo­ven es­tre­lla era acu­sa­da de tea­tre­ro por el pro­pio Ti­te. Ad­ver­tía ade­más que ni lle­ga­ría a al­can­zar la ta­lla de Zi­co, e in­clu­so el téc­ni­co iba más allá: “Per­der o ga­nar for­ma par­te del jue­go. Si­mu­lar fal­tas no lo es. Ney­mar es un mal ejem­plo pa­ra los ni­ños que es­tán cre­cien­do, co­mo el mío”. Du­rí­si­mo ¿Irre­con­ci­lia­bles? Hoy los dos se ríen de la po­lé­mi­ca.

Cla­ro, lo que hi­zo Ti­te fue un­gir­lo co­mo ejem­plo pa­ra el res­to de la se­lec­ción. Lo que no pu­die­ron ha­cer sus an­te­ce­so­res en el car­go, el ac­tual se­lec­cio­na­dor tu­vo la re­ce­ta pa­ra con­ven­cer­lo des­de el pri­mer día. Aque­lla eti­que­ta en­con­tró una res­pues­ta in­me­dia­ta en el ju­ga­dor for­ma­do en San­tos. Le­jos de exi­gir un tra­to de es­tre­lla, se pu­so a la ca­be­za de un gru­po que ve­nía he­ri­do de muer­te des­pués de la eli­mi­na­ción en la Centenario, que se su­ma­ba a los do­lo­ro­sos tras­pié en el Mun­dial y la Co­pa Amé­ri­ca dispu­tada en Chi­le.

Los tor­cer­do­res agra­de­cen es­ta ver­sión de Ney­mar. Aquel ju­ga­dor pro­vo­ca­dor, pen­den­cie­ro y malas pul­gas, que re­co­rría las can­chas del mun­do, con la se­lec­ción no da se­ña­les. Ti­te fue cla­ro con él en la pri­me­ra con­ver­sa­ción. El ju­ga­dor le pro­me­tió cam­biar su actitud. Los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta: Ney­mar es no só­lo el lí­der fut­bo­lís­ti­co del Scratch, sino que se­gu­ra­men­te uno de los me­jo­res fut­bo­lis­tas del mun­do.

Y eso los fa­ná­ti­cos de la ca­na­rin­ha lo agra­de­cen. Su nom­bre es co­rea­do en ca­da en­tre­na­mien­to del com­bi­na­do ver­dea­ma­ri­llo y la de­vo­ción va en au­men­to. “Su con­di­ción de es­tre­lla es hoy si­mi­lar a la que en un mo­men­to tu­vo Ro­nal­din­ho y has­ta el pro­pio Ro­nal­do. Y eso ha­bla muy bien de él”, afir­ma Gabriel Dud­ziak, pe­rio­dis­ta de Ra­dio Glo­bo.

Sus com­pa­ñe­ros en la se­lec­ción tam­bién dis­fru­tan del as­tro del PSG. “Ver­lo ju­gar siem­pre al má­xi­mo, con el de­seo de ga­nar siem­pre con su se­lec­ción, es im­por­tan­te pa­ra to­dos quie­nes es­ta­mos re­cién ju­gan­do por la se­lec­ción”, re­co­no­cía el pa­sa­do vier­nes Alex San­dro, la­te­ral iz­quier­do de la Ju­ven­tus y que se per­fi­la co­mo ti­tu­lar an­te Chi­le.

La sin­fo­nía fut­bo­lís­ti­ca que hoy re­ga­la Bra­sil tie­ne a Ney­mar co­mo di­rec­tor. Ya na­die lo dis­cu­te. El re­co­no­ci­mien­to po­pu­lar ya lo con­si­guió. El de sus com­pa­ñe­ros y téc­ni­co tam­bién. Aho­ra aguar­dan en el país de la sam­ba que se tra­duz­ca en una Co­pa del Mun­do. Só­lo así po­drá co­dear­se en el Olim­po con las gran­des es­tre­llas del pa­sa­do. El desafío es­tá plan­tea­do. Ru­sia se­rá tes­ti­go si por fin re­ci­be la pos­ta que al­gu­na vez to­ma­ron Pe­lé y Ro­nal­do.

Ney­mar, du­ran­te la prác­ti­ca de ayer de Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.