EX SE­LEC­CIO­NA­DO Y DE­FEN­SOR DE SAN LUIS “Díaz me­re­cía más res­pe­to”

Si­gue co­mo un hin­cha más la lu­cha de la Ro­ja por me­ter­se en su ter­cer Mun­dial con­se­cu­ti­vo. Go­za y su­fre. Hoy, vuel­ve por pri­me­ra vez al Nacional pa­ra enfrentar a la Uni­ver­si­dad de Chi­le de sus amo­res.

La Tercera - El Deportivo - - COPA CHILE - Matías Par­ker Cas­tro

Jo­sé Ro­jas (34) vi­ve las cla­si­fi­ca­to­rias co­mo un hin­cha más de la Se­lec­ción. Go­zó con la su­fri­da victoria an­te Ecua­dor. Lo vio en un cum­plea­ños con ami­gos y gri­tó el gol de Ale­xis co­mo si fue­se un tí­tu­lo. Pe­pe guar­da en su me­mo­ria el ha­ber ju­ga­do fren­te al Scratch, en los oc­ta­vos de fi­nal del Mun­dial de Bra­sil 2014. In­gre­só por Me­del, en la re­cor­da­da eli­mi­na­ción me­dian­te de­fi­ni­ción a pe­na­les. Mien­tras se pre­pa­ra pa­ra vol­ver al Nacional de­fen­dien­do la ca­mi­se­ta de San Luis, pa­ra enfrentar a la U por la Co­pa Chi­le, Pe­pe re­pa­sa pa­ra

su pre­sen­te. Tam-

De­por­ti­vo El

bién el mo­men­to de la Ge­ne­ra­ción Do­ra­da, de la cual fue in­te­gran­te du­ran­te el pro­ce­so de Sam­pao­li.

¿Có­mo vi­vió el due­lo an­te Ecua­dor?

Es­ta­ba muy ner­vio­so por mis com­pa­ñe­ros. Co­mo to­do chi­leno quie­ro que les va­ya muy bien. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tar en ese gru­po y se me­re­ce lo me­jor. Ir a un Mun­dial es muy im­por­tan­te, no só­lo por el fút­bol, sino por el país. Oja­lá es­ta ida a Bra­sil sea muy pro­ve­cho­sa pen­san­do en los ob­je­ti­vos de Chi­le.

¿Pen­só que se com­pli­ca­ría tan­to?

En el fút­bol nun­ca hay que dar al­go por re­suel­to. Ése es un gran error. En el fút­bol pue­den ocu­rrir un mon­tón de si­tua­cio­nes que son im­po­si­bles de ma­ne­jar. Pe­ro es­toy con la fe in­tac­ta que se pe­lea­rá con to­do por la chan­ce que exis­te. Siem­pre ha si­do así y es­ta vez no se­rá la ex­cep­ción. Van a ju­gar­se la piel co­mo siem­pre.

¿Ve po­si­ble ga­nar­le a Bra­sil en ca­li­dad de vi­si­tan­te?

Sí, Chi­le pue­de ga­nar allá sin pro­ble­mas. Es­te equi­po tie­ne to­da la ca­pa­ci­dad pa­ra ven­cer a Bra­sil. Co­mo país te­ne­mos que trans­mi­tir­le esa con­fian­za.

Us­ted en­fren­tó al Scratch, en el Mun­dial 2014. ¿Qué re­cuer­da?

Me acuer­do que es­ta­ba muy con­cen­tra­do, tan con­cen­tra­do que a la gente en el es­ta­dio ni la es­cu­cha­ba. En­tré a la can­cha por Gary, que se ha­bía des­ga­rra­do. Ju­gó des­ga­rra­do. Fue­ron minutos de mu­cha con­cen­tra­ción por­que nos es­tá­ba­mos ju­gan­do un par­ti­do su­ma­men­te im­por­tan­te. Es­toy se­gu­ro que es­te gru­po ha­rá lo mis­mo aho­ra. Es un par­ti­do en el que el mar­gen de error tie­ne que ser muy ba­jo.

Us­ted co­no­ce a Mar­ce­lo Díaz. ¿Le sor­pren­dió que no fue­se ci­ta­do pa­ra es­ta do­ble fe­cha?

Sí, me lla­mó la aten­ción que no es­tu­vie­se Díaz. Era un ju­ga­dor que ve­nía sien­do con­vo­ca­do ha­bi­tual­men­te. Si bien el téc­ni­co tie­ne to­da la au­to­ri­dad y po­tes­tad pa­ra ci­tar a quien él es­ti­me con­ve­nien­te, creo que es­te ti­po de de­ci­sio­nes se de­ben ma­ne­jar con cui­da­do por las re­per­cu­sio­nes que trae. Mu­chos co­men­ta­ban el te­ma de Díaz cuan­do lo más im­por­tan­te era sa­car los tres pun­tos an­te Ecua­dor. Ob­via­men­te que me lla­mó la aten­ción que no es­tu­vie­se Díaz por­que es un ju­ga­dor muy im­por­tan­te den­tro y fue­ra de la can­cha. Es un ju­ga­dor que le ha en­tre­ga­do mu­cho a la Se­lec­ción.

¿Se le fal­tó el res­pe­to?

A mo­do per­so­nal, creo que siem­pre hay que ma­ne­jar las co­sas con res­pe­to. Hay per­so­nas in­vo­lu­cra­das y siem­pre hay sen­ti­mien­tos dan­do vuel­tas se­gún las de­ci­sio­nes que se van to­man­do. A ve­ces es más fá­cil de­cir: “no te voy a con­vo­car por es­to, por es­to y por es­to”. Eso es lo me­jor, pa­ra no de­jar du­das de por qué no te ci­ta. In­sis­to, el téc­ni­co tie­ne to­da la po­tes­tad de de­ci­dir lo que se le an­to­je, pe­ro al otro la­do hay una per­so­na que se me­re­ce res­pe­to. Mar­ce­lo Díaz me­re­cía más res­pe­to.

¿Pu­do ha­blar con Díaz?

Le en­vié un men­sa­je, pe­ro eso que­da en­tre no­so­tros.

Va­mos a la Co­pa Chi­le. Hoy vuel­ve por pri­me­ra vez al Nacional pa­ra enfrentar a la U.

Siem­pre se­rá emo­cio­nan­te ju­gar con­tra la U. Más aún por­que se jue­ga en el Nacional. Es un es­ta­dio don­de jugué mu­chos par­ti­dos im­por­tan­tes por la U, al igual co­mo lo se­rá hoy de­fen­dien­do a San Luis. Pa­ra San Luis es un par­ti­do de mu­cha im­por­tan­cia, por­que nos da la op­ción de se­guir avan­zan­do en la idea de me­ter­nos en una co­pa in­ter­na­cio­nal.

¿Le emo­cio­na la idea de que los hinchas azu­les le can­ten du­ran­te los en­cuen­tros?

Uno se emo­cio­na con esas mues­tras de afec­to. No sé si son los años por los que uno se va po­nien­do un po­co más sen­ti­men­tal. Creo que ese ti­po de ac­cio­nes son gra­ti­fi­can­tes pa­ra uno co­mo per­so­na, y tam­bién co­mo ju­ga­dor. El hin­cha de la U siem­pre me ha re­ci­bi­do con mu­cho ca­ri­ño.

¿To­ma co­mo una ven­ta­ja que la U ten­ga a cua­tro ti­tu­la­res en la Se­lec­ción?

Son ju­ga­do­res im­por­tan­tes pa­ra el equi­po, pe­ro tan­to la U co­mo Co­lo Co­lo y la UC ar­man plan­te­les pa­ra cuan­do no es­tén to­dos. La U tie­ne un plan­tel im­por­tan­te y es­tos par­ti­dos les sir­ve a los que no jue­gan mu­cho pa­ra mos­trar­se y ga­nar­se un pues­to en­tre los ti­tu­la­res. No hay que re­la­jar­se por­que no es­tén los ti­tu­la­res. La U tie­ne plan­tel pa­ra enfrentar va­rios tor­neos a la vez.

Jo­sé Ro­jas po­sa con la ca­mi­se­ta de San Luis en el es­ta­dio Lu­cio Fa­ri­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.