Chi­le cae en el ri­dícu­lo

La Baby Ro­ja fue víc­ti­ma en su desas­tro­so debut de la su­pe­rio­ri­dad in­gle­sa y de sus pro­pios erro­res fut­bo­lís­ti­cos.

La Tercera - El Deportivo - - MUNDIAL SUB 17 - Juan B. Mar­chant

La Baby Ro­ja lle­gó a In­dia dis­pues­ta a en­fren­tar­se a lo des­co­no­ci­do. A desafiar un idio­ma que ra­ya lo inin­te­li­gi­ble, a un cli­ma que des­va­ne­ce el cuer­po y a una cul­tu­ra que los in­vi­ta a ana­li­zar sus jó­ve­nes vi­das des­de nue­vas perspectivas. Y el ar­ma pa­ra ha­cer­lo es uni­ver­sal, que do­mi­nan y co­no­cen bien: el fút­bol.

Pe­ro bas­ta­ron cua­tro minutos pa­ra que la Sub 17 tu­vie­se que ba­ta­llar con­tra una reali­dad que pa­re­cía no en­ten­der. Co­mo si el des­plie­gue fí­si­co y téc­ni­co de In­gla­te­rra cons­ti­tu­ye­ra una ame­na­za que no ima­gi­na­ban, y pa­ra la que cier­ta­men­te no ve­nían pre­pa­ra­dos.

San­cho era la per­so­ni­fi­ca­ción de tal di­fe­ren­cia. Su ca­li­dad hi­zo su­cum­bir a los frá­gi­les pi­la­res de la za­ga chi­le­na. Fue él quien se aven­tu­ró por la ban­da iz­quier­da y se lle­vó en ca­rre­ra a cua­tro ju­ga­do­res chi­le­nos, pa­ra asis­tir a

“Nues­tras equi­vo­ca­cio­nes ter­mi­na­ron en gol, pe­ro de­be­mos re­po­ner­nos”.

“De­be­mos ha­blar con los ju­ga­do­res, tra­tar de que se re­pon­gan, ya que son jó­ve­nes”.

Hud­son, que no tu­vo pro­ble­mas en de­fi­nir cru­za­do an­te la sa­li­da del por­te­ro Bór­quez.

La in­do­len­cia de los na­cio­na­les, así co­mo la im­pre­ci­sión y sus ye­rros, eran el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra la ya cla­ra su­pe­rio­ri­dad bri­tá­ni­ca. El me­dio­cam­po de Chi­le no exis­tía. No ge­ne­ra­ba jue­go ni tam­po­co fun­cio­na­ba co­mo la ba­rre­ra que de­bía ser. Me­sías, so­lo an­te el pe­li­gro, veía có­mo sus in­ten­tos por con­se­guir al­gún pe­lo­ta­zo pro­ve­nien­te de su área se es­fu­ma­ban tan rá­pi­do co­mo el alien­to en la ca­lu­ro­sa Cal­cu­ta.

McEa­chran, otro de los re­vul­si­vos in­gle­ses, se en­car­gó de de­jar en el ol­vi­do la for­ta­le­za de­fen­si­va que la Baby Ro­ja mos­tró en el Sud­ame­ri­cano.

El pri­mer tiem­po fi­na­li­zó con Chi­le per­dien­do por la cuen­ta mí­ni­ma, só­lo por­que el ar­que­ro Bór­quez se en­car­gó de que el mar­ca­dor no fue­ra ma­yor. Sin em­bar­go, ni si­quie­ra con tal des­ni­vel po­día va­ti­ci­nar­se el desas­tre que ocu­rri­ría en la segunda mi­tad.

Minuto 50. Brews­ter re­ci­be des­de un la­te­ral y su­pera a un ju­ga­dor con un glo­bi­to. Ga­na la po­si­ción y cen­tra con lo jus­to. La pe­lo­ta se arras­tra sua­ve y man­sa. Era al­go fá­cil pa­ra un can­cer­be­ro que ha­bía mos­tra­do sus cre­den­cia­les en la pri­me­ra par­te. Pe­ro inex­pli­ca­ble­men­te el ba­lón si­guió su ca­mino has­ta los pies de San­cho, que de­fi­nió a pla­cer.

En ese mo­men­to, las jó­ve­nes pro­me­sas na­cio­na­les se derrumbaron. So­lo nue­ve minutos más tar­de, un mal pa­se de Gue­rre­ro en mi­tad de can­cha per­mi­tió que McEa­chran se lle­va­ra el ba­lón e in­gre­sa­ra al área sin pro­ble­mas, pa­ra que San­cho nue­va­men­te fi­ni­qui­ta­ra an­te Bór­quez.Chi­le es­ta­ba im­po­ten­te. Los no­ve­les ju­ga­do­res frun­cían el ce­ño y per­dían la mi­ra­da en el cie­lo, qui­zá bus- can­do es­ca­par por unos mo­men­tos de una cru­da ver­dad que lle­gó de so­pe­tón.

Y a los 79’ ven­dría otro cas­ti­go más: Bór­quez, en un in­ten­to por cor­tar un ata­que, co­me­tió fal­ta co­mo último hom­bre y fue ex­pul­sa­do. El vo­lan­te Pro­vos­te to­mó los guan­tes va­cíos, pe­ro na­da pu­do ha­cer an­te el ti­ro li­bre de Go­mes. Era el 0-4 fi­nal. El debut más amar­go.

La ilu­sión y las po­si­bi­li­da­des de pa­sar a segunda ron­da si­guen in­tac­tas. El áni­mo de­be re­cu­pe­rar­se, y el jue­go, ma­du­rar. El fút­bol in­glés fue de­ma­sia­do adul­to pa­ra la Baby Ro­ja.

Va­len­cia, con una im­pre­ci­sa chi­le­na, pro­vo­ca un la­te­ral de don­de sa­lió el 0-2 de In­gla­te­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.