Adiós al Pa­lo Ca­va­lle­ri

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - EL ARCHIVO DE CHOMSKY

Fue un vo­lan­te zur­do, con el 10 en la es­pal­da, que pi­sa­ba la pe­lo­ta, ha­cía un tú­nel, me­tía el pe­lo­ta­zo… Fer­nan­do Ós­car Ca­va­lle­ri Gue­rre­ro na­ció el 8 de sep­tiem­bre de 1949 en Ro­sa­rio y fa­lle­ció el 3 de octubre de 2017 en San­tia­go (te­nía 68 años). Me­día 1,74 me­tros y pe­sa­ba 66 ki­los. Se ha­bía na­cio­na­li­za­do chi­leno ha­cía 37 años.

De­bu­tó en pri­me­ra di­vi­sión en Gim­na­sia y Es­gri­ma de La Pla­ta, Ar­gen­ti­na (1969) y ac­tuó en An­to­fa­gas­ta Por­tua­rio (1971 y 1973), Jorge Wils­ter­mann, de Co­cha­bam­ba (1972), Stor­mers, de Su­cre (1972), Unión San Fe­li­pe (1974), De­por­tes Con­cep­ción (1975, 1978 a 1980, 1982 y 1983), Pa­les­tino (1976), Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (1977), Ever­ton (1981) y Lo­ta Sch­wa­ger (1984).

Co­mo téc­ni­co di­ri­gió a Atlé­ti­co Pa­ra­ná (Ar­gen­ti­na), Pro­vin­cial Osorno (1987 y 1988), De­por­tes Con­cep­ción (1989 y 1990, 1993 a 1996, 2001, 2007 y 2009), Co­bre­loa (1991), Pa­les­tino (1992), Ital­cha­cao, de Ve­ne­zue­la (1998-1999), Co­quim­bo Uni­do (2000), De­por­tes Puer­to Montt (2003-2007) y Ran­gers (2010).

En 1971, Jorge Spe­da­let­ti, su com­pa­ñe­ro en el Mor­ning Star ro­sa­rino y en Gim­na­sia y Es­gri­ma de La Pla­ta, lo re­co­men­dó en Uni­ver­si­dad de Chi­le. El Pa­lo Ca­va­lle­ri via­jó a San­tia­go, pe­ro no pu­do in­cor­po­rar­se a los azu­les por­que la cuo­ta de ex­tran­je­ros la co­pa­ba el pa­ra­gua­yo Ela­dio Zá­ra­te. En­ton­ces, fue ci­ta­do a Cien­fue­gos 41, la se­de de Co­lo Co­lo. Allí, mien­tras aguar­da­ba que lo aten­die­ran, Cha­ma­co Val­dés lo con­ven­ció de irse jun­tos a An­to­fa­gas­ta Por­tua­rio.

La pri­me­ra vez que lo vi­mos con el jo­ven Igor Ochoa en el es­ta­dio San­ta Lau­ra, una tar­de de mu­cho sol, nos per­ca­ta­mos no só­lo de la ha­bi­li­dad de Ca­va­lle­ri, sino de su as­tu­cia pa­ra ju­gar ex­clu­si­va­men­te en las zo­nas en que ha­bía som­bra…

Pa­les­tino ad­qui­rió su pa­se an­tes de con­tra­tar al en­tre­na­dor Cau­po­li­cán Peña, en­ton­ces lo ce­dió a prés­ta­mo a Unión San Fe­li­pe en par­te de pa­go por Ós­car Fab­bia­ni. Cuan­do re­tor­nó en la Co­pa Li­ber­ta­do­res 1976, in­gre­sa­ba en los se­gun­dos tiem­pos en un me­dio­cam­po que reunía a Gui­do Cop­pa, Ser­gio Ra­mí­rez, Ser­gio Mes­sen y Nel­son Vás­quez. Ca­va­lle­ri ju­ga­ba muy bien y le pre­gun­té a Peña por qué no era ti­tu­lar: “Me gus­ta sa­ber que en la ban­ca cuen­to con una so­lu­ción”, di­jo.

La ca­rre­ra de Ca­va­lle­ri tu­vo al­tos y ba­jos, des­cen­dió con Unión San Fe­li­pe y Ever­ton (jun­to con Fab­bia­ni y Spe­da­let­ti en Vi­ña del Mar). En De­por­tes Con­cep­ción 1975 fue vi­ce­cam­peón, hi­zo una gran cam­pa­ña en 1980 (con Spe­da­let­ti) y cam­peón de segunda di­vi­sión en 1994. En la ban­ca dio la vuel­ta olím­pi­ca con el Ital­cha­cao ve­ne­zo­lano y sal­vó del des­cen­so a va­rios clu­bes, en­tre ellos Co­quim­bo Uni­do, De­por­tes Puer­to Montt y Ran­gers. Fue ayu­dan­te de Nel­son Acos­ta en 1993 y de Cé­sar Vac­cia en la se­lec­ción sub 20 de 2003.

Los téc­ni­cos sue­len re­fle­jar en sus equi­pos las ca­rac­te­rís­ti­cas que ellos tu­vie­ron co­mo ju­ga­do­res. El ar­que­ro Da­niel Mo­rón fue di­ri­gi­do por Ós­car Mal­ber­nat y por Ca­va­lle­ri y me co­men­tó que pa­re­cía que ca­da uno ha­bía asis­ti­do úni­ca­men­te a las cla­ses de de­fen­sa y el otro a las de ata­que en el Cur­so de En­tre­na­dor. El Ca­cho Mal­ber­nat fue un la­te­ral que mar­ca­ba muy bien en el Es­tu­dian­tes de La Pla­ta cam­peón de la Co­pa Li­ber­ta­do­res y de la In­ter­con­ti­nen­tal, y el Pa­lo Ca­va­lle­ri, un zur­do de jue­go ale­gre y ofen­si­vo: mien­tras uno pen­sa­ba en el ar­co pro­pio, el otro lo ha­cía en el de en­fren­te.

Siem­pre con un ci­ga­rri­llo, fue un gran char­la­dor de fút­bol y sus pu­pi­los ar­gen­ti­nos lo bau­ti­za­ron Pe­te­te, en alu­sión al pin­güino sa­be­lo­to­do de El li­bro gor­do de Pe­te­te.

En la Co­pa Amé­ri­ca Pa­ra­guay 1999, aban­do­né mi asien­to en el en­tre­tiem­po del par­ti­do Chi­le- Mé­xi­co, y mis ve­ci­nos Juan Cris­tó­bal Gua­re­llo, Fer­nan­do Ca­va­lle­ri y su her­mano Fa­bio no per­mi­tie­ron que un se­ñor ro­bus­to y mo­reno se sen­ta­ra en mi lu­gar. Con gentileza, in­sis­tió y di­jo que en cuan­to apa­re­cie­ra el due­ño, de­socu­pa­ría el pues­to. El des­co­no­ci­do re­sul­tó ser Hé­lio Car­do­so De­ren­ne, su­per­in­ten­den­te del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, en­car­ga­do de la se­gu­ri­dad de Bra­sil, con 150 hom­bres ba­jo su man­do, in­clu­yen­do he­li­cóp­te­ros, vehícu­los, mo­to­ci­cle­tas y pe­rros po­li­cia­les. De ha­ber­lo que­ri­do, Car­do­so mo­vía un de­do y des­alo­ja­ba a Ca­va­lle­ri y com­pa­ñía…

Fer­nan­do Ca­va­lle­ri, en 1975, con la ca­mi­se­ta de De­por­tes Con­cep­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.