PA­BLO QUIN­TA­NI­LLA , CAM­PEÓN MUN­DIAL DE RALLY CROSS COUNTRY POR SE­GUN­DO AÑO CON­SE­CU­TI­VO

El chi­leno, al que su­ma­ron 42 mi­nu­tos ayer an­tes de la úl­ti­ma eta­pa, pu­do man­te­ner la dis­tan­cia en Ma­rrue­cos y se co­ro­nó cam­peón mun­dial por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo.

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA -

“Es­te tí­tu­lo des­de el de­sier­to afri­cano se va de nue­vo pa­ra Chi­le y es al­go que real­men­te me lle­na de or­gu­llo”.

Las pa­la­bras son de Pa­blo Quin­ta­ni­lla y tie­nen mu­cho de ale­gría, al­go de re­van­cha y otro tan­to de ali­vio. Por­que su­frió ayer el chi­leno. An­tes de par­tir la úl­ti­ma eta­pa del Rally de Ma­rrue­cos los jue­ces se le acer­ca­ron y le in­for­ma­ron que los 42 mi­nu­tos que le ha­bían des­con­ta­do de su tiem­po el do­min­go, se los vol­vían a su­mar. Así no más.

Aquel pa­so por el agua, don­de ca­si se aho­ga, y que era por cul­pa del mal di­bu­jo del road­book por par­te de los or­ga­ni­za­do­res, ya era par­te del pa­sa­do. Pe­ro eso no les im­por­tó; a una jor­na­da, a mi­nu­tos, de ter­mi­nar la com­pe­ten­cia, el chi­leno re­ci­bía ese tre­men­do pe­so en su mo­chi­la, que le sig­ni­fi­ca­ba no sa­lir a ad­mi­nis­trar el li­de­ra­to de la fe­cha que tan­to le ha­bía cos­ta­do con­se­guir pa­ra que­dar­se con el tí­tu­lo mun­dial, sino que le obli­ga­ba a en­cen­der la cal­cu­la­do­ra. Des­de el no­veno pues­to de la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral de­bía po­ner­se a sa­car cálcu­los.

“Fue una se­ma­na muy du­ra. Des­pués del in­ci­den­te en el río en la se­gun­da eta­pa, la ca­rre­ra se me pu­so muy di­fí­cil, su­mán­do­le a es­to la de­ci­sión del ju­ra­do de de­vol­ver­me el tiem­po per­di­do ahí y lue­go qui­tán­do­me­lo. Pe­ro nun­ca per­dí el fo­co ni mi ob­je­ti­vo de ir por el cam­peo­na­to. Co­rrí de la mis­ma ma­ne­ra des­de el pri­mer día has­ta el úl­ti­mo y es­toy más que con­ten­to por mi ren­di­mien­to”, ana­li­zó más tar­de el pi­lo­to oriun­do de San An­to­nio.

Es cier­to que a la jor­na­da de mar­tes en Ma­rrue­cos no ha­bía lle­ga­do el bri­tá­ni­co (afin­ca­do en el de­sier­to asiá­ti­co) Sam Sun­der­land ni el por­tu­gués Pau­lo Go­nçal­ves, sus es­col­tas en la tem­po­ra­da. Am­bos su­frie­ron más que na­die del de­sier­to ma­gre­bí y aban­do­na­ron tem­pra­na­men­te la ca­rre­ra.

Pe­ro eso no quie­re de­cir que no ha­ya ha­bi­do com­pe­ten­cia. Sí que­da­ba con vi­da el ar­gen­tino Ke­vin Be­na­vi­des, quin­to en la cla­si­fi­ca­ción anual y otro po­si­ble cam­peón. Con más op­cio­nes aún, aho­ra que Quin­ta­ni­lla par­tía el día ba­jo el trans­an­dino en la ge­ne­ral del rally.

To­do eso, an­tes de co­rrer. Pa­blo Quin­ta­ni­lla se po­si­cio­na­ba en el par­ti­dor con un de­sier­to en­fren­te y un día com­pli­ca­do en las pre­vi­sio­nes. A los pi­lo­tos les es­pe­ra­ban las du­nas de Mer­zou­ga. Fue­ron 163 ki­ló­me­tros de una pri­me­ra es­pe­cial y otros 8.650 me­tros de cro­no­me­tra­da pa­ra ce­rrar con pe­que­ños ce­rros de are­na al nor­te de Er­foud.

Allí, la la ad­mi­nis­tra­ción del día fue fruc­tí­fe­ra. Quin­ta­ni­lla fue cuar­to en la eta­pa, fi­na­li­zó el Ra- lly de Ma­rrue­cos sép­ti­mo y con eso pu­do aguan­tar el ata­que de Be­na­vi­des, sex­to ayer, se­gun­do en la se­ma­na y sub­cam­peón del mun­do. El mo­nar­ca es, por se­gun­do año, Quin­ta­ni­lla.

“Es­toy más que fe­liz por el bi­cam­peo­na­to. Hi­ce una bue­na ca­rre­ra, me sen­tí fuer­te, se­gu­ro, to­mé bue­nas de­ci­sio­nes y su­pe man­te­ner la ca­be­za fría y el pro­fe­sio­na­lis­mo a pe­sar de las pe­na­li­da­des. Le agra­dez­co a Husq­var­na por dar­me la me­jor mo­to. Ttam­bién a mis com­pa­ñe­ros en el equi­po. A mi ami­go Pie­rre Re­net por apo­yar­me des­de la re­cu­pe­ra­ción en su ca­sa. A la fa­mi­lia y a los chi­le­nos”, agre­gó.

El Da­kar en la mi­ra

Es­ta­ba fe­liz el chi­leno. Una vez fi­na­li­za­da la ca­rre­ra, cuan­do le con­fir­ma­ron la co­ro­na y en la pre­mia­ción mis­ma tam­bién. Pe­ro el cross country no ter­mi­na con es­to. Tal vez sí se aca­bó la tem­po­ra­da, pe­ro no el ca­mino al más im­por­tan­te de los desafíos: el Da­kar 2018.

“Aho­ra quie­ro ga­nar el Da­kar, es mi sue­ño y tra­ba­ja­ré pa­ra eso”, se­ña­la a La Ter­ce­ra Quin­ta­ni­lla des­de Ma­rrue­cos. Des­de aho­ra y has­ta el 6 de enero la con­cen­tra­ción se­rá má­xi­ma con la mi­ra pues­ta en la prue­ba que pa­sa­rá por rutas de Ar­gen­ti­na, Bo­li­via y Pe­rú.

No par­ti­ci­pa­rá en más ca­rre­ras, aun­que sí en­tre­na­rá du­ra­men­te en Es­pa­ña, en no­viem­bre, y en Ma­rrue­cos, en di­ciem­bre. Por­que aun­que ayer cum­plió un sue­ño, un sue­ño do­ble, en enero pue­de con­sa­grar su ca­rre­ra.

Quin­ta­ni­lla po­sa con el tro­feo que re­ci­bió co­mo cam­peón de la tem­po­ra­da 2017 del rally cross country de la FIM.

Die­go Her­mo­si­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.