Los 22 pa­sos ha­cia el abis­mo

El par­ti­do se vi­vió más in­ten­sa­men­te fue­ra que den­tro de la can­cha. Con un ta­ble­ro mar­ca­dor que anun­cia­ba ca­da gol en Su­da­mé­ri­ca. Y con Piz­zi apla­nan­do el área téc­ni­ca a pu­ro ner­vio, sin que los ju­ga­do­res le pres­ta­ran aten­ción.

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL / ELIMINATORIAS PARA RUSIA 2018 -

Piz­zi ele­va sus ma­nos pa­ra in­ten­tar des­per­tar al equi­po. Co­mo si­mu­lan­do un vue­lo. Qui­zás ya no que­ría es­tar más ahí co­mo téc­ni­co de la Se­lec­ción. Pau­lin­ho aca­ba de abrir la cuen­ta y to­do el equi­po chi­leno mi­ra el pi­so. Bra­vo in­ten­ta un ti­bio re­cla­mo al ár­bi­tro, pa­ra qui­zás es­con­der su grue­so error tras el ti­ro li­bre de Da­ni Al­ves. Sus com­pa­ñe­ros no lo quie­ren mi­rar. Ma­ca­nu­do con­ti­núa con su as­pa­vien­to, pe­ro na­die lo ve. O qui­zás na­die quie­re ha­cer­lo. El téc­ni­co se que­da so­lo, sin que na­die le pres­te aten­ción.

Se­ría el prin­ci­pio del fin de la Ro­ja en Sao Pau­lo. El prin­ci­pio del fin pa­ra Piz­zi co­mo se­lec­cio­na­dor. Na­die lo pue­de creer en la can­cha. Ni los ju­ga­do­res ni el en­tre­na­dor. Tam­po­co los hin­chas, que re­par­ti­dos por el Allianz Par­que vi­ven su pro­pio fu­ne­ral. Pa­ra col­mo, re­ci­bien­do las bur­las del pú­bli­co bra­si­le­ño, al son del gri­to: “e- li­mi­na­dos, e- li­mi­na­dos”. Si has­ta Val­di­via se con­vir­tió en blan­co pre­di­lec­to de los tor­ce­do­res, quie­nes le re­cor­da­ban su pa­so por Pal­mei­ras. Un ver­da­de­ro cal­va­rio pa­ra to­dos, es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llos que abra­za­ron la gloria en to­dos es­tos años.

El gol­pe de no­cáut ven­dría ape­nas al­gu­nos mi­nu­tos des­pués, con la con­quis­ta de Ga­briel Je­sús. Ahí Piz­zi que­ría ir­se del es­ta­dio. Los ju­ga­do­res tam­bién, aun­que no sin an­tes dar­le un par de pa­ta­das a Ney­mar, pro­vo­ca­dor has­ta el can­san­cio. Piz­zi ya no re­par­tía ins­truc­cio­nes. Y el equi­po, a la de­ri­va, no sa­bía qué ha­cer en la can­cha. Una ra­dio­gra­fía cla­ra de lo que fue es­ta Se­lec­ción des­pués de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes. Sin ideas. Sin al­ma.

Piz­zi no da­ba se­ña­les de vi­da. No des­per­ta­ba. Su par­ti­cu­lar vía cru­cis, eso sí, ha­bía arran­ca­do con el pi­ta­zo ini­cial de Roddy Zam­brano. Des­de ese mo­men­to no de­jó de ca­mi­nar de un la­do a otro del área téc­ni­ca. Vein­ti­dós pa­sos pa­ra un la­do. Vein­ti­dós pa­sos pa­ra el otro. Co­mo una te­ra­pia de au­to­con­trol. Co­mo una cá­ba­la. Só­lo él lo sa­be. Eso sí, de al­gu­na in­di­ca­ción ha­cia el cam­po de jue­go, muy po­co. Ca­si na­da, sal­vo cuan­do se le acer­ca­ba su ayu­dan­te Ma­nuel Suá­rez pa­ra mar­car­le al­gu­nas co­rre­cio­nes.

Y mien­tras el par­ti­do se ju­ga­ba du­ran­te bue­na par­te a un rit­mo par­si­mo­nio­so, con Bra­sil ha­cién­do­lo ver co­mo un en­tre­na­mien­to, con Chi­le ju­gan­do a no per­der sin otra idea que ha­cer pa­sar el tiem­po, Piz­zi se­guía su ru­ti­na. Vein­ti­dós pa­sos pa­ra la de­re­cha. Otros vein­ti­dós pa­ra la iz­quier­da.

En ese tran­si­tar an­da­ba cuan­do, de pron­to, le pres­tó aten­ción a la voz del es­ta­dio. Era el ter­cer anun­cio de gol. Ha­bía ano­ta­do Ar­gen­ti­na. El se­gun­do de Mes­si. Ahí le­van­tó la vis­ta y de in­me­dia­to le pu­so freno a la mar­cha. Lo sa­có de su tran­ce. Y de pa­so, tam­bién apa­gó a los hin­chas chi­le­nos, quie­nes has­ta ese mo­men­to can­ta­ban co­mo si el par­ti­do es­tu­vie­se dos a ce­ro a su fa­vor.

El en­cuen­tro en esa pri­me­ra par­te cla­ra­men­te no era bueno. Al­gún lu­jo de Ney­mar, va­rios de ellos so­lo pa­ra la ga­le­ría. En­tre tan­ta pe­lo­ta per­di­da, Arán­guiz ha­cía lo im­po­si­ble pa­ra so­por­tar el do­lor. Su pre­sen­cia, en­ten­día Piz­zi, era cla­ve aún cuan­do es­ta­ba evi­den­te­men­te dis­mi­nui­do. Ca­da qui­te del Prín­ci­pe era se­gui­da de un aplau­so del téc­ni­co, co­mo una for­ma de agra­de­ci­mien­to por el es­fuer­zo rea­li­za­do de sal­tar a la can­cha en esas con­di­cio­nes. Aguan­tó to­do el pri­mer lap­so.

Pe­ro sa­lió Arán­guiz y des­per­tó el mons­truo. Sin pre­vio avi­so. Por­que Bra­sil, a di­fe­ren­cia de lo que se pre­veía, se lo to­mó en se­rio. Y bien en se­rio. Y Chi­le nun­ca lo vio ve­nir. Ese gi­gan­te ves­ti­do de ama­ri­llo, que en una rá­fa­ga le re­ga­ló a su pú­bli­co dos go­les. Que de pa­so sen­ten­cia­ron la suer­te de Chi­le. Y tam­bién de Piz­zi, que se­guía ca­mi­nan­do de un la­do a otro. Vein­ti­dós pa­sos pa­ra un la­do. Vein­ti­dós pa­ra el otro. Co­mo bus­can­do la puer­ta de sa­li­da. El úl­ti­mo ca­rre­rón de Ga­briel Je­sús rum­bo al ter­cer gol ya no lo vio. Su al­ma ya es­ta­ba fue­ra del es­ta­dio. Aho­ra, los 22 pa­sos se­rían rum­bo al ca­ma­rín.

Piz­zi se re­ti­ra del cam­po, se­gui­do por Ale­xis, tras la de­rro­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.