Mes­si sal­va a Sam­pao­li

En uno de los me­jo­res par­ti­dos del as­tro, Ar­gen­ti­na ven­ció a un dis­cre­to Ecua­dor y ob­tu­vo el pa­sa­je di­rec­to pa­ra el Mun­dial. A pe­sar de co­men­zar per­dien­do an­tes del minuto, los trans­an­di­nos no se de­ses­pe­ra­ron y con­si­guie­ron el bo­le­to a Ru­sia.

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL / ELIMINATORIAS PARA RUSIA 2018 -

Con la de­ses­pe­ra­ción has­ta el cue­llo lle­ga­ba Ar­gen­ti­na al Es­ta­dio Atahual­pa de Quito a bus­car su cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial de Ru­sia fren­te a un Ecua­dor eli­mi­na­do y que só­lo bus­ca­ba una dig­na des­pe­di­da an­te su pú­bli­co.

Los 2.850 me­tros de al­ti­tud de la ca­pi­tal ecua­to­ria­na y el kar­ma de no ha­ber ga­na­do ahí ha­ce 17 años crea­ron un cli­ma de ten­sión má­xi­ma al otro la­do de la cor­di­lle­ra, pues la po­si­bi­li­dad de no par­ti­ci­par por cuar­ta vez en una Co­pa del Mun­do es­ta­ba la­ten­te. Los úl­ti­mos tres em­pa­tes, dos de ellos co­mo lo­cal, po­nían en du­da la ca­pa­ci­dad del equi­po de Jorge Sam­pao­li, que más en­ci­ma, te­nía que es­tar pen­dien­te de lo que su­ce­die­ra en otras can­chas. So­bre to­do, del de­ve­nir del par­ti­do en­tre Chi­le y Bra­sil.

Tal era la in­se­gu­ri­dad en la AFA, que los di­ri­gen­tes se las in­ge­nia­ron pa­ra lle­var a la con­cen­tra­ción ar­gen­ti­na al bru­jo Ma­nuel, quien tra­ba­ja en Es­tu­dian­tes de La Pla­ta y que fue re­co­men­da­do pa­ra la oca­sión por Juan Se­bas­tián Ve­rón. Es más, el “per­so­na­je mís­ti­co”, co­mo lo des­cri­be la pren­sa de su país, se dio la ma­ña de re­co­rrer el cam­po de jue­go en los mi­nu­tos pre­vios al tras­cen­den­tal co­te­jo.

To­do co­men­zó muy mal pa­ra los sub­cam­peo­nes de Amé­ri­ca. Ape­nas 41 se­gun­dos trans­cu­rrie­ron pa­ra que Ser­gio Romero tu­vie­ra que ir a bus­car el ba­lón den­tro del ar­co. Una rá­pi­da com­bi­na­ción en­tre Ro­ma­rio Iba­rra y Ro­ber­to Or­dó­ñez ter­mi­nó en un dis­pa­ro ra­san­te del pri­me­ro pa­ra abrir la cuen­ta. El jú­bi­lo era to­tal y el te­rror se apo­de­ra­ba de la ban­ca ar­gen­ti­na, que ni en sus peo­res pe- sa­di­llas te­nían com­tem­pla­do co­men­zar per­dien­do tan rá­pi­do.

Lue­go del tam­ba­leo ini­cial, Di Ma­ría y Mes­si se die­ron cuen­ta de que el flan­co de­re­cho ecua­to­riano era un ver­da­de­ro pa­sa­di­zo. Por ese sector, el ju­ga­dor del PSG tu­vo dos ti­ros des­via­dos, lo que se­ría un an­ti­ci­po de lo que ven­dría a los 12 mi­nu­tos. En ese mo­men­to Lio to­mó el ba­lón, hi­zo una pa­red con su com­pa­ñe­ro y de­fi­nió con un re­ma­te ba­jo.

A la luz de los re­sul­ta­dos que se es­ta­ban dan­do en ese mo­men­to, el em­pa­te no le ser­vía a la Al­bi­ce­les­te. Y eso lo en­ten­dió su má­xi­ma fi­gu­ra, quien to­mó el pro­ta­go­nis­mo que se le exi­ge a un ju­ga­dor de su ca­te­go­ría y en­con­tró la so­lu­ción al pro­ble­ma que atra­pa­ba a su equi­po. A los 20’, le ro­bó un ba­lón al ecua­to­riano Da­río Ai­mar, quien in­ten­tó ha­cer­le un tú­nel, y de­fi­nió con un zur­da­zo al­to e inata­ja­ble pa­ra Má­xi­mo Ban­gue­ra.

Con la ven­ta­ja a su fa­vor, Ar­gen­ti­na co­men­zó a ad­mi­nis­trar el ba­lón y a ex­plo­tar las subidas de la Tri­co­lor, que mos­tra­ba se­ve­ras li­cen­cias en el fon­do. In­clu­so, Di Ma­ría pu­do ano­tar el ter­ce­ro, a los 32’, pe­ro el por­te­ro lo­cal achi­có de gran ma­ne­ra pa­ra evi­tar la ter­ce­ra caí­da de su valla.

Con­ve­nien­te­men­te, Sam­pao­li y sus di­ri­gi­dos se re­tra­sa­ron lo más po­si­ble. Sin em­bar­go, esa mo­vi­da no fue ne­ce­sa­ria, ya que Mes­si no es­ta­ba dis­pues­to a so­por­tar la in­cer­ti­dum­bre y con su ma­gia anotó el ter­cer tan­to, a los 62’. Arran­có en ve­lo­ci­dad y sa­có un re­ma­te al­to que sor­pren­dió a Ban­gue­ra. Un ver­da­de­ro go­la­zo pa­ra lle­var a Ar­gen­ti­na al Mun­dial y con­ver­tir­se en el má­xi­mo ano­ta­dor de las Eli­mi­na­to­rias, con 20 tan­tos.

Lle­gó el pi­ta­zo fi­nal y el fes­te­jo des­afo­ra­do de Sam­pao­li, que ce­le­bró su pri­mer triun­fo en Eli­mi­na­to­rias con su país. Pe­ro prin­ci­pal­men­te de Mes­si, la fi­gu­ra del par­ti­do y el ab­so­lu­to res­pon­sa­ble de lle­var a la Al­bi­ce­les­te. Su ma­gia y je­rar­quía apa­re­cie­ron en el mo­men­to jus­to pa­ra en­tre­gar­le un fi­nal fe­liz a una se­lec­ción al bor­de del abis­mo y que des­pi­dió a dos téc­ni­cos en el ca­mino a Ru­sia.

El ex DT de la U no es­con­dió su ad­mi­ra­ción y agra­de­ci­mien­to ha­cia quien lo sal­vó del des­pe­ña­de­ro. “La char­la fi­nal fue que to­dos te­nía­mos que lle­var a Mes­si al Mun­dial, lle­var al me­jor ju­ga­dor del mun­do al Mun­dial”, ex­pli­có, pa­ra lue­go agre­gar: “Me emo­cio­na es­tar en el gru­po cer­ca de él, de en­tre­nar­lo, de di­ri­gir­lo”.

“Mes­si no le de­be un Mun­dial a Ar­gen­ti­na. El fút­bol le de­be un Mun­dial a Mes­si. Es el me­jor de la his­to­ria”. JORGE SAM­PAO­LI DT DE AR­GEN­TI­NA

“La ver­dad es que es­ta­ba el te­mor de que­dar afue­ra. Ha­bía­mos de­ja­do pa­sar opor­tu­ni­da­des im­por­tan­tes”. LIO­NEL MES­SI FI­GU­RA DE AR­GEN­TI­NA

Sam­pao­li abra­za a Mes­si des­pués de ob­te­ner la cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial.

Car­los Gon­zá­lez L.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.