LA RU­TI­NA EN MA­DRID DE IG­NA­CIO ARRO­YO, EL BA­SE DE ORO

El ba­se de los Chi­cos de Oro, la hor­na­da chi­le­na del tí­tu­lo en el ju­ve­nil Sud­ame­ri­cano, bri­lla en el ti­ro. Has­ta aho­ra su úni­co error en Ma­drid ha si­do un exa­men de Quí­mi­ca. En Es­tu­dian­tes, su equi­po, im­por­ta tan­to el jue­go co­mo las no­tas.

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA - Al­fre­do Va­ro­na, Ma­drid

Ha­ce unas se­ma­nas, Ig­na­cio Arro­yo Va­re­la no sa­bía dón­de me­ter­se. “Yo creo que es­ta­ba me­dio aver­gon­za­do”, re­cuer­da sin per­der el sen­ti­do del hu­mor Ja­vier Zamora, que, a los 33 años, es al­go más que el en­tre­na­dor en Es­tu­dian­tes, equi­po ma­dri­le­ño de mu­cha so­le­ra, del ba­se ti­tu­lar de Los Chi­cos de Oro, la hor­na­da chi­le­na del tí­tu­lo ju­ve­nil sud­ame­ri­cano. Tam­bién es el hom­bre que es­tá pen­dien­te de su for­ma­ción aca­dé­mi­ca. “Ig­na­cio sa­be que de­bo es­tar muy en­ci­ma de sus no­tas y lo acep­ta. Por eso aquel día no sa­bía có­mo de­cir­me que ha­bía sa­ca­do un ce­ro en un exa­men de Quí­mi­ca. Así que, an­tes de que yo pu­die­se re­ga­ñar­le, se me ade­lan­tó y me di­jo que el mo­ti­vo fue que hi­zo el exa­men con lá­piz (mi­na) cuan­do ha­bía que ha­cer­lo con bo­lí­gra­fo (pas­ta)”. Pe­ro Ja­vier, enemi­go de las excusas, le con­tes­tó que “no vol­vie­se a ocu­rrir y que no se lo con­ta­se a su ma­dre”. “Aun­que si lee es­te ar­tícu­lo”, re­pa­ra lue­go, “la mu­jer se va a en­te­rar aho­ra. Pe­ro, bueno, tam­po­co hay que dar­le ma­yor tras­cen­den­cia por­que Ig­na­cio es un buen es­tu­dian­te. Nos in­vi­ta a creer en él, en su es­fuer­zo, a la es­pe­ra de que se de­ci­da a ver qué es lo que quie­re ha­cer. Ma­ne­ja va­rias ideas y, ex­cep­to esa vez, no me ha da­do mo­ti­vos pa­ra des­con­fiar”.

En reali­dad, no po­dría ser en un club co­mo el Es­tu­dian­tes. Un mi­to vi­vien­te del ba­lon­ces­to es­pa­ñol des­de que na­ció en 1948. Un mi­to, don­de la for­ma­ción aca­dé­mi­ca se cui­da tan­to co­mo la de­por­ti­va. De he­cho, el club aho­ra tie­ne más de 1.500 cha­va­les ve­ni­dos de ca­si to­das las par­tes del mundo. El cui­da­do que se ejer­ce so­bre ellos es in­men­so y en­tre las me­di­das que es­ta­ble­ce el ga­bi­ne­te de co­mu­ni­ca­ción es la prohi­bi­ción de ha­blar con los me­dios has­ta que no sean ma­yo­res de edad. Ig­na­cio tie­ne 17 años y, por lo tan­to, la úni­ca for­ma de sa­ber de él es a tra­vés de sus su­pe­rio­res. “Yo fui a bus­car­le al ae­ro­puer­to el día que vino a Ma­drid con su ma­dre”, ex­pli­ca Pa­blo Bo­rrás, coor­di­na­dor de la can­te­ra. Lo re­cuer­da: “Aquel día Ig­na­cio me lla­mó la aten­ción por su edu­ca­ción, su se­rie­dad, su sa­ber es­tar: la tran­qui­li­dad que trans­mi­tía des­pués de un via­je tan lar­go. Lue­go, me di cuen­ta que qui­zá él ju­ga­ba con ven­ta­ja res­pec­to a otros cha­va­les. El año pa­sa­do ya es­tu­vo fue­ra de ca­sa, en Es­ta­dos Uni­dos. A es­tas eda­des, eso es al­go que se no­ta de ve­ras. Má­xi­me pa­ra no­so­tros, que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a tra­tar con mu­cha­chos de tan­tas par­tes del mundo”.

“Co­mo si mi­die­se 2 me­tros”

La reali­dad es que Ig­na­cio lleva ya me­ses en Ma­drid. Sin ir más le­jos, hoy es­tá al man­do de las ope­ra­cio­nes de su equi­po, en el par­ti­do fren­te al Fuen­la­bra­da, en la Liga EBA (la cuar­ta en im­por­tan­cia de las que se dispu­tan en Es­pa­ña; Es­tu­dian­tes jue­ga en ella con el equi­po fi­lial). La tar­de es­tá muy apre­ta­da, pe­ro en la in­cer­ti­dum­bre se ad­vier­te lo que el club esperaba de él y lo que cuen­tan los en­tre­na­do­res. La bue­na ca­be­za de Ig­na­cio, sin mie­do a ti­rar a ca­nas­ta ni a ter­mi­nar las po­se­sio­nes. Ja­vier Zamora ya ha­bía avi­sa­do de que “es muy, muy crea­ti­vo” y en su dis­cur­so ha­bía res­ta­do im­por­tan­cia a las es­ta­dís­ti­cas que, “aún sien­do bue­nas”, hoy no se­rán las pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria. “A es­tas eda­des, no hay que de­jar­se lle­var por los nú­me­ros, sino por las sen­sa­cio­nes”, ex­pli­ca Zamora. “En ese sen­ti­do nues­tras ideas de cuan­to le vi­mos en los Su­da­me­ri­ca­nos se es­tán con­fir­man­do. Arro­yo es un ba­se con ca­pa­ci­dad pa­ra anotar, pa­ra an­ti­ci­par­se a las ju­ga­das y, so­bre to­do, muy rá­pi­do de ma­nos fí­si­ca­men­te”.

Y, aun­que a los 17 años to­da­vía es­tá en edad de cre­cer, Willy Vi­llar, el di­rec­tor de­por­ti­vo, es­ti­ma: “En su caso no es ni tan si­quie­ra ne­ce­sa­rio. La al­tu­ra nun­ca se­rá pro­ble­ma pa­ra Ig­na­cio. Con 1,85 tie­ne una en­ver­ga­du­ra de dos me­tros. No hay más que ver sus bra­zos. Por eso en la prác­ti­ca es más al­to de lo que in­di- ca su ta­lla, y eso es al­go que se per­ci­be y que no­so­tros lo cap­ta­mos rá­pi­do, acos­tum­bra­dos a ver mi­les de en­tre­na­mien­tos o de par­ti­dos. Nues­tra vi­da es és­ta”.

Vi­llar, que a los 48 años res­pi­ra ba­lon­ces­to, se nie­ga a com­pa­rar a Ig­na­cio con na­die: “A es­tas eda­des, las com­pa­ra­cio­nes sólo lle­van a mal puer­to, por­que es tan pre­ma­tu­ro…. Aún es­ta­mos en ese pro­ce­so de co­rre­gir sus de­fec­tos y de po­ten­ciar sus vir­tu­des. Pe­ro, eso sí, de lo que no ca­be du­da es que, si si­gue así, Ig­na­cio se­rá un gran ti­ra­dor”.

Ja­vier Zamora es su en­tre­na­dor, su guía, su her­mano ma­yor en Ma­drid. “Mi tra­to con él, efec­ti­va­men­te, se pue­de pro­lon­gar las 24 ho­ras del día”. El in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción es­tá sien­do muy agra­de­ci­do. “Se no­ta que Ig­na­cio ha he­cho mu­cho ca­ris­ma den­tro y fue­ra del cam­po en po­co tiempo. Por eso ne­ce­si­to de las dos ver­tien­tes pa­ra ex­pli­car­le a él. So­bre to­do, por­que en Ma­drid le que­da muy po­co tiempo libre. No sólo es­tá aquí pa­ra ser un jugador, sino tam­bién pa­ra es­tu­diar”. De he­cho, vi­ve en un co­le­gio ma­yor, ro­dea­do de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, y muy pró­xi­mo a su ins­ti­tu­to, el Ortega y Gas­set, en la zo­na oes­te de Ma­drid, en­tre el río Man­za­na­res y la Ca­sa de Cam­po, es­pe­cia­li­za­do en es­co­la­ri­zar a jó­ve­nes de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to, co­mo es el caso de Ig­na­cio Arro­yo. “Po­dría ha­ber ido al Ra­mi­ro de Maez­tu, que es el ins­ti­tu­to en el que se for­mó nues­tro club y que es­tá pe­ga­do a nues­tra can­cha de jue­go, el po­li­de­por­ti­vo Ma­ga­ri­ños”, in­di­ca Pa­blo Bo­rras, el coor­di­na­dor de la can­te­ra; “pe­ro te­nía que en­trar ca­da día a las ocho de la ma­ña­na y eso no pue­de ser pa­ra un cha­val que tan­tos días aca­ba de en­tre­nar a las on­ce de la no­che o que tie­ne tan­tos via­jes. Por eso fue al Ortega y Gas­set, don­de los ho­ra­rios es­tán adap­ta­dos a los de­por­tis­tas, a sus ne­ce­si­da­des o a su vi­da, que no es co­mo la de cual­quier otro cha­val de su edad”.

La ex­pe­rien­cia ha de ser inol­vi­da­ble pa­ra Ig­na­cio. “Al me­nos, así lo pien­so yo”, jus­ti­fi­ca Ja­vier Zamora, “por­que no pue­de vi­vir en un cli­ma más sano, ro­dea­do de gen­te jo­ven que en­tien­den lo que pa­sa por su ca­be­za y que com­par­ten la ne­ce­si­dad de la­brar­se un fu­tu­ro”. En reali­dad, Ja­vier po­dría ha­cer un dia­rio de Ig­na­cio Arro­yo en Ma­drid, don­de, a me­nu­do, ejer­ce has­ta de chofer su­yo. “En los des­pla­za­mien­tos cer­ca­nos, en los par­ti­dos que ju­ga­mos en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, sí, por­que no va­mos en au­to­bús. Ca­da jugador lle­ga por su cuen­ta y a los que no son de Ma­drid, co­mo Ig­na­cio, voy a bus­car­les yo. Pe­ro si se tra­ta de un en­tre­na­mien­to por la tar­de en­tre se­ma­na y to­ca en el Ma­ga­ri­ños vie­nen ellos mis­mos en Me­tro. Son cua­tro pa­ra­das, des­de Me­tro­po­li­tano has­ta Re­pú­bli­ca Argentina, lo que tam­bién les ayu­da a desen­vol­ver­se por sí mis­mos en una ciu­dad co­mo Ma­drid”. De he­cho, ésa es una de las ideas que Ja­vier Zamora de­jó cla­ras al cha­val y a su ma­dre, su tu­to­ra le­gal, aque­lla se­ma­na en la que “vi­nie­ron a ver to­do es­to, pa­ra ver si se adap­ta­ba a lo que ellos bus­ca­ban o no”.

Pe­ro en­ton­ces, ma­dre e hi­jo se con­ven­cie­ron rá­pi­do. “Hoy en día, es po­si­ble que la gen­te no se­pa el quin­te­to ti­tu­lar de Es­tu­dian­tes. Pe­ro Es­tu­dian­tes es co­mo una mar­ca re­gis­tra­da”, ex­pli­ca Pa­blo Bo­rrás. “Es­ta­mos en con­tac­to con otros paí­ses pa­ra inau­gu­rar es­cue­las. La úl­ti­ma ha si­do en Chi­na, y no sólo eso, sino que aquí vie­nen con­ti­nua­men­te en­tre­na­do­res ex­tran­je­ros pa­ra co­no­cer nues­tro mé­to­do de tra­ba­jo”. El re­sul­ta­do de tan­tos años de tra­ba­jo que re­su­men una for­ma de ser, un pro­ce­so tan lar­go has­ta que ese jugador, que hoy es Ig­na­cio Arro­yo, lle­gue al pri­mer equi­po, el fin úl­ti­mo de to­do es­to.

“A su edad, ya es­tá ju­gan­do con adul­tos, con clu­bes de ciu­da­des de La Man­cha o de Ca­na­rias. Al­gu­nos son, in­clu­so, vie­jos di­no­sau­rios, lo que ca­si es co­mo una cla­se prác­ti­ca”, iro­ni­za Willy Vi­llar, que tie­ne un con­tac­to se­ma­nal con Arro­yo: “Ya me ha pre­gun­ta­do si po­drá vol­ver a ca­sa por Na­vi­dad”. Pe­ro eso se da por he­cho, por­que una de las le­yes de Es­tu­dian­tes es que es tan im­por­tan­te es­for­zar­se co­mo des­can­sar pa­ra re­cu­pe­rar la fuer­za pa­ra so­ñar el día de ma­ña­na.

“Lo que le vi­mos en los Su­da­me­ri­ca­nos se es­tá con­fir­man­do: es un ba­se con ca­pa­ci­dad pa­ra anotar, an­ti­ci­par­se a las ju­ga­das y muy rá­pi­do de ma­nos fí­si­ca­men­te”, di­ce su en­tre­na­dor.

Ig­na­cio Arro­yo po­sa jun­to a su en­tre­na­dor, Ja­vier Zamora.

Arro­yo ti­ra a ca­nas­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.