Co­lo Co­lo no tie­ne pie­dad

Los albos go­lea­ron a Unión Es­pa­ño­la y vol­vie­ron a la ci­ma del Tran­si­ción, que aho­ra com­par­ten pre­ci­sa­men­te con los ro­jos y Uni­ver­si­dad de Chi­le, a fal­ta de tres fe­chas. Val­dés, en dos oca­sio­nes, Ri­ve­ro, Opa­zo y Morales, con­vir­tie­ron pa­ra el Ca­ci­que.

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL / 12ª FECHA DEL TRANSICIÓN - Cris­tián Caamaño

La fi­nal tan anun­cia­da en el Mo­nu­men­tal, con el li­de­ra­to en jue­go del Tran­si­ción, sólo tu­vo un par­ti­ci­pan­te. Co­lo Co­lo lle­gó a la ci­ta en Ma­cul con la con­vic­ción de que era la úl­ti­ma chan­ce de su­bir­se al tren del tí­tu­lo. Y de en­tra­da di­jo pre­sen­te lle­ván­do­se por de­lan­te el par­ti­do. En­te­rran­do los fan­tas­mas que apa­re­cie­ron en Te­mu­co ha­ce sie­te días. Vol­vien­do a lo más al­to del tor­neo a fal­ta de tres fe­chas.

Del otro asis­ten­te, en es­te caso Unión Es­pa­ño­la, ape­nas hu­bo se­ña­les. Chis­pa­zos mí­ni­mos, so­bre to­do cuan­do la di­fe­ren­cia en el mar­ca­dor era ca­si irre­mon­ta­ble y mien­tras su ri­val le re­ga­la­ba el te­rreno, aga­za­pa­do a la es­pe­ra de un con­tra­gol­pe le­tal. Que­dó la sen­sa­ción co­mo si los ro­jos nun­ca le hu­bie­sen to­ma­do el pe­so al com­pro­mi­so. O sim­ple­men­te, les que­dó gran­de el desafío. Y la carátula de pun­te­ro con la que arran­có el en­cuen­tro sin du­da que le pe­só más de la cuen­ta.

En­ton­ces, con ta­ma­ña di­fe­ren­cia de ac­ti­tud, era ló­gi­co que las fut­bo­lís­ti­cas que­da­ran plan­tea­das des­de el arran­que. Ni si­quie­ra las au­sen­cias de Pa­re­des, Zal­di­via y Me­za, por enu­me­rar las más im­por­tan­tes, mi­na­ron el po­de­río de Co­lo Co­lo, que más allá del 5-2 fi­nal, es­ta­ble­ció una enor­me dis­tan­cia con Unión Es­pa­ño­la. No sólo des­de la for­ma de en­ca­rar el com­pro­mi­so, sino que en el jue­go. Mien­tras los de Gue­de te­nían va­rios ca­mi­nos pa­ra lle­gar al gol, los de Pa­ler­mo ape­nas apos­ta­ban a al­gún ba­lo­na­zo que pu­die­ra ba­jar Ca­na­les, pa­ra des­de ahí co­men­zar a bus­car la se­gun­da pe­lo­ta. O de al­gún ti­ro libre en las in­me­dia­cio­nes del área de Orión pa­ra sor­pren­der con al­gu­na ju­ga­da pre­pa­ra­da. Pe­ro a la pos­tre, no su­ce­dió ni lo uno ni lo otro.

Es cier­to que a la rá­pi­da aper­tu­ra de la cuen­ta de Ri­ve­ro, tras una ge­nial asis­ten­cia de Jai­me Val­dés, vino la in­me­dia­ta reac­ción de los ro­jos, be­ne­fi­cia­dos por un au­to­gol de Clau­dio Bae­za, lue­go de un arran­que de Hau­che. Pe­ro aque­llo ape­nas fue un es­pe­jis­mo. A los pu- pi­los de Pa­ler­mo les cos­tó siem­pre lle­gar a in­quie­tar a Orión. Ca­si siem­pre de­trás de la pe­lo­ta, los vo­lan­tes de Unión no en­tra­ban en jue­go. Y así, era im­po­si­ble equi­pa­rar en par­te el trá­mi­te que des­de el ini­cio siem­pre es­tu­vo del la­do de Co­lo Co­lo.

El equi­po de Gue­de no ne­ce­si­tó de un gran par­ti­do de Val­di­via pa­ra rom­per el fon­do vi­si­tan­te. Sí, el Ca­ci­que dis­fru­tó de una gran ver­sión de Ri­ve­ro, Val­dés y Opa­zo, quie­nes ca­da vez que se lo pro­pu­sie­ron des­ar­ma­ron to­do el an­da­mia­je de­fen­si­vo de Unión. Más allá de ser los au­to­res de los goles en el pri­mer tiempo, siem­pre en­ten­die­ron bien có­mo de­bía ju­gar­se el par­ti­do. El uru­gua­yo hi­zo ol­vi­dar de bue­na ma­ne­ra al sus­pen­di­do Pa­re­des, re­ga­lan­do es­fuer­zo y ta­len­to en can­ti­da­des igua­les, siem­pre bien se­cun­da­do por Morales, que hi­zo un gran des­gas­te pa­ra que otros bri­lla­ran. El cuar­to gol de los albos es la fo­to­gra­fía per­fec­ta de la sin­cro­nía que hu­bo en­tre am­bos: lar­go ca­rre­rón del cha­rrúa y el jo­ven arie­te ape­nas tu­vo que em­pu­jar­la pa­ra sen­ten­ciar el par­ti­do.

Ahí se aca­bó el en­cuen­tro, más allá de que el mar­ca­dor si­guió mo­vién­do­se. Co­lo Co­lo ya ha­bía he­cho la ta­rea tem­prano. Ra­yán­do­le la can­cha al equi­po de Pa­ler­mo y de­jan­do una se­ñal cla­ra pa­ra el cie­rre del Tran­si­ción. Los albos pa­re­cen es­tar más vi­vos que nun­ca, in­clu­so sin Pa­re­des en la can­cha. Ha­brá que ver aho­ra có­mo Pa­ler­mo logra le­van­tar a un equi­po que no aso­mó en la ci­ta más im­por­tan­te del año. Por­que ju­gan­do co­mo lo hi­zo en el Mo­nu­men­tal, el tí­tu­lo pa­re­ce una uto­pía pa­ra los ro­jos.

Ri­ve­ro ya re­ci­bió de Val­dés y se apres­ta a de­fi­nir de zur­da an­te la sa­li­da de Sánchez. Era el 1-0 pa­ra Co­lo Co­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.