El jugador in­des­ci­fra­ble

La his­to­ria de Gian­nis An­te­to­kounm­po pa­re­ce sa­ca­da de un li­bre­to holly­woo­den­se. La es­tre­lla de los Bucks, eso sí, quie­re es­cri­bir su pro­pia pe­lí­cu­la en la NBA.

La Tercera - El Deportivo - - TENIS - Cris­tian Caamaño

Si uno rea­li­za una en­cues­ta en­tre los ha­bi­tua­les afi­cio­na­dos de la NBA so­bre quién es el me­jor jugador de la liga, los nom­bres que más se re­pe­ti­rán se­gu­ra­men­te se­rán los de Step­hen Curry, Leb­ron Ja­mes, Ke­vin Du­rant, Ja­mes Har­den o Rus­sell West­brook. Es cier­to, los nú­me­ros que ca­da uno de ellos gra­ba en ca­da par­ti­do de sus equi­pos los ha­ce me­re­ce­do­res de cual­quier elo­gio. Y qui­zás to­dos se que­dan cor­tos a la ho­ra de enu­me­rar sus vir­tu­des.

Pe­ro fue­ra del ra­dar de las me­ga­es­tre­llas exis­te un chi­co de 22 años dis­pues­to a re­cla­mar a la bre­ve­dad su lu­gar en el Olim­po de la NBA. Un ti­po con un jue­go tan in­des­ci­fra­ble co­mo su ape­lli­do. Por­que Gian­nis An­te­to­kounm­po, con sus 2,11 me­tros de es­ta­tu­ra, es ca­paz de ha­cer de to­do: pa­sar, re­bo­tear, anotar, lle­var el ba­lón co­mo si fue­se un ar­ma­dor. Un re­per­to­rio que le sa­le na­tu­ral, co­mo si hu­bie­se ma­ma­do bás­quet­bol des­de la cu­na. Aun­que se­gún pro­pia con­fe­sión re­cién co­no­ció el de­por­te a los 13 años.

Ni si­quie­ra el he­cho de ju­gar en los Mil­wauk­ke Buck, una fran­qui­cia pe­que­ña que no con­vi­ve se­gui­do con el éxi­to, le qui­ta bri­llo a sus nú­me­ros. Los ex­per­tos no du­dan en nom­brar­lo en el le­gí­ti­mo he­re­de­ro de Leb­ron. In­clu­so se atre­ven a ase­gu­rar que no veían na­da igual des­de los tiem­pos de Ma­gic John­son Sin exa­ge­rar, ase­gu­ran téc­ni­cos y ana­lis­tas, An­te­to­kounm­po tie­ne el ta­len­to su­fi­cien­te pa­ra com­pe­tir por el pues­to al jugador más de­ter­mi­nan­te de la his­to­ria del bás­quet­bol. “Con esa al­tu­ra es­tá ha­cien­do co­sas que na­die ha­bía he­cho an­tes en el ba­lon­ces­to”, di­jo ha­ce po­co el coach de los Hous­ton Roc­kets, Mi­ke D’An­to­ni, di­men­sio­nan­do el va­lor de es­te ale­ro.

Pe­ro de­trás de es­ta fi­gu­ra atra­pan­te des­de lo de­por­ti­vo, exis­te una his­to­ria de ca­ren­cia y de so­bre­vi­ven­cia que bien po­dría ser­vir pa­ra un li­bre­to ci­ne­má­to­grá­fi­co. Por­que es­te jo­ven na­ci­do en Grecia y de pa­dres ni­ge­ria- nos, vi­vió mu­chos años ba­jo el más ab­so­lu­to des­am­pa­ro, ga­nán­do­se la vi­da en la ca­lle ven­dien­do re­lo­jes y sin­tién­do­se fe­liz por lle­var diez dó­la­res ca­da no­che a su ca­sa. Una ci­fra que pa­re­ce ri­dí­cu­la des­pués de ver el úl­ti­mo con­tra­to que fir­mó por los Bucks, que le va­lie­ron 100 mi­llo­nes de dó­la­res.

Los pa­dres de Gian­nis lle­ga­ron a Atenas en 1991, tres años an­tes de su na­ci­mien­to en La­gos, con el sue­ño de en­con­trar una me­jor vi­da. Pe­ro la reali­dad los gol­peó de in­me­dia­to. Sin tra­ba­jo ni documentos, tu­vie­ron que per­ma­ne­cer en la ca­lle pa­ra so­bre­vi­vir. En ese con­tex­to, sin más es­pe­ran­zas que lle­gar con al­go de di­ne­ro pa­ra la fa­mi­lia, An­te­to­kounm­po em­pe­zó a uti­li­zar el bás­quet­bol co­mo vál­vu­la de es­ca­pe. A par­tir de ahí, co­men­za­ría su me­teó­ri­co as­cen­so en el de­por­te, que tu­vo su pre­mio el 30 de oc­tu­bre de 2013, cuan­do de­bu­tó ofi­cial­men­te en la NBA. Atrás que­da­ban los 15 años de in­do­cu­men­ta­do del Fe­nó­meno Grie­go co­mo lo apo­dan en la liga.

La vi­da cier­ta­men­te ha cam­bia­do des­de en­ton­ces. Es­te mu­cha­cho, que con ape­nas cua­tro años en la fran­qui­cia es­tá rom­pien­do las mar­cas de los Bucks, si­gue cons­tru­yen­do su par­ti­cu­lar his­to­ria. Más cer­ca de las es­tre­llas de la liga, co­mo Curry o Leb­ron, que de los re­cuer­dos de una in­fan­cia du­ra, en la que de­bió deam­bu­lar por las ca­lles de Atenas jun­to con su her­mano ven­dien­do cual­quier co­sa pa­ra tra­tar de ayu­dar a sus pa­dres a com­prar comida, y así no acos­tar­se con el es­tó­ma­go va­cío.

Gian­nis An­te­to­kounm­po y una es­pec­ta­cu­lar cla­va­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.