Ga­rin se borra de San­tia­go

El te­nis­ta na­cio­nal ce­rró la tem­po­ra­da, en bus­ca de re­cu­pe­rar las sen­sa­cio­nes y en­con­trar la con­fian­za que le per­mi­ta por fin des­pe­gar el pró­xi­mo año.

La Tercera - El Deportivo - - TENIS - M. Alar­cón y C. Gon­zá­lez

La irrup­ción de Ch­ris­tian Ga­rin ha­ce cua­tro años fue ex­plo­si­va. Con ape­nas 16 años, el te­nis­ta na­cio­nal ven­cía al ser­bio Du­san La­jo­vic y avan­za­ba a octavos de fi­nal del ATP de Vi­ña del Mar. Ese mis­mo tor­neo en el que es­tu­vo Ra­fael Na­dal y en el que su equi­po se enamo­ró de las vir­tu­des de la jo­ven pro­me­sa crio­lla. Tres me­ses des­pués, ga­na­ría la ver­sión ju­ve­nil de Ro­land Ga­rros, de­rro­tan­do en la fi­nal a Ale­xan­der Zve­rev, hoy nú­me­ro tres del mundo.

To­do era ale­gría pa­ra el chi­leno y lue­go de va­rios cam­bios de en­tre­na­dor y una mu­dan­za a Es­pa­ña, pa­só a ser el alumno es­tre­lla de la Aca­de­mia de Na­dal, en­tre­nan­do con el tío To­ni y ha­cien­do las pre­tem­po­ra­das con el ma­na­co­rí. Los pri­me­ros re­sul­ta­dos in­vi­ta­ban a la ilu­sión: ga­nó su pri­mer cha­llen­ger en Lima y ven­ció a Ni­co­lás Al­ma­gro, 44 del or­be en ese mo­men­to, en cuar­tos de fi­nal de Mon­te­vi­deo. Pa­re­cía que al fin lle­ga­ría su des­pe­gue. In­clu­so, la pri­me­ra mi­tad de es­ta tem­po­ra­da tu­vo bue­nos ma­ti­ces, co­mo las se­mi­fi­na­les de Bang­kok y el pa­so al cua­dro prin­ci­pal de Wim­ble­don, don­de le sa­có un set a Jack Sock. Es­to lo lle­vó a al­can­zar su me­jor ran­king pro­fe­sio­nal (187º).

Pe­ro al­go se­guía fal­tan­do. El Tan­que no lo pa­sa­ba bien en la can­cha y su ni­vel era muy in­ter­mi­ten­te. No lo­gró de­fen­der el tí­tu­lo de Lima, por lo que sa­lió del gru­po de los 250 del mundo. Esa cri­sis de con­fian­za lo lle­vó a bo­rrar­se de Mon­te­vi­deo y tam­bién de San­tia­go, don­de era uno de los dos ju­ga­do­res que in­gre­sa­ron di­rec­to (el otro es Ni­co­lás Jarry). Es­ta de­ci­sión lo ha­rá des­cen­der más allá del pues­to 300, una po­si­ción que no le per­mi­ti­rá in­gre­sar a to­dos los cha­llen­gers ni a las cla­si­fi­ca­cio­nes de los grand slams.

Co­no­ce­do­res de la si­tua­ción del jugador na­ci­do en Ari­ca, ad­mi­ten que “ha si­do una de­ci­sión muy ma­du­ra y di­fí­cil, pe­ro ne­ce­sa­ria”. En ese sen­ti­do, la apues­ta de su equi­po es bus­car la tran­qui­li­dad e ini­ciar una fuer­te pre­tem­po­ra­da, que le per- mi­ta re­cu­pe­rar sen­sa­cio­nes y re­en­can­tar­se con un de­por­te del que se es­pe­ra mu­cho de él.

De re­gre­so en Ma­llor­ca, se en­con­tra­rá con To­ni Na­dal, quien des­pués de la par­ti­ci­pa­ción de su so­brino en Lon­dres se en­fo­ca­rá cien­to por cien­to en la aca­de­mia. El men­tor de Ra­fa tie­ne cla­ro el diag­nós­ti­co. “Ch­ris­tian Ga­rin tie­ne un pro­ble­ma: le ha fal­ta­do con­vic­ción. Yo cuan­do lo vi ju­gar por pri­me­ra vez en Chi­le…¡jo­der! En­con­tré que ju­ga­ba muy bien a aque­lla edad. Tú tie­nes que te­ner con­vic­ción de vic­to­ria y ga­nas de triun­far. Yo creo que ten­dría que in­ten­si­fi­car su men­ta­li­dad en el jue­go. Tie­ne que ir más a por to­das, a es­tar to­tal­men­te cen­tra­do en lo que es el te­nis (...). Tie­ne gol­pes muy bue­nos: su de­re­cha y su sa­que son muy po­ten­tes. Se des­pla­za bien y mue­ve muy rá­pi­do la mano. He ha­bla­do con él bas­tan­tes ve­ces es­te te­ma”, ex­pli­ca­ba a el­de­por

ti­vo en el úl­ti­mo Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos.

A los 21 años, Ga­rin lo si­gue in­ten­tan­do, pues tie­ne tiempo to­da­vía pa­ra dar el an­sia­do sal­to y cuen­ta con el res­pal­do de un en­tre­na­dor de ni­vel mun­dial. Sin em­bar­go, aún de­be lu­char con los fan­tas­mas que en­tram­pan su des­pe­gue.

Ch­ris­tian Ga­rin, eje­cu­tan­do un de­re­cha­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.