Un jue­go na­da sa­lu­da­ble

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL AMERICANO - Se­bas­tián Va­re­la

Amu­chos no les gus­tó. La ver­dad les do­lió co­mo re­pe­ti­dos gol­pes en la ca­be­za. Las re­ve­la­cio­nes tras los bri­llan­tes es­tu­dios de un mé­di­co ni­ge­riano cam­bia­ron el de­por­te más po­pu­lar de la na­ción más po­de­ro­sa del mundo y la NFL, la liga de las es­tre­llas del fút­bol ame­ri­cano, re­ci­bió una ra­ción di­fí­cil de di­ge­rir: sus ju­ga­do­res es­ta­ban mu­rien­do gra­cias a su pro­pio tra­ba­jo.

El Doc­tor Ben­net Ifea­kan­du Oma­lu (49) fue el res­pon­sa­ble de ta­ma­ño ha­llaz­go. El neu­ro­pa­tó­lo­go es­tu­dió el ce­re­bro de Mi­ke Webs­ter, mí­ti­co jugador de los Pit­ts­burgh Stee­lers, miem­bro del sa­lón de la fa­ma del fút­bol ame­ri­cano pro­fe­sio­nal y con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo el me­jor cen­tro de la his­to­ria. Tras su muer­te a los 50 años, en so­le­dad, con­su­mi­do por las dro­gas, la de­pre­sión y la de­men­cia, su au­top­sia fue el aso­mo de una ver­dad im­pac­tan­te. Iron Mi­ke fue el pri­mer caso del fút­bol ame­ri­cano con En­ce­fa­lo­pa­tía Trau­má­ti­ca Cró­ni­ca (CTE, por sus si­glas en in­glés), en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va gra­ve e irre­ver­si­ble que es oca­sio­na­da por reite­ra­dos im­pac­tos en la ca­be­za, que tiempo des­pués pue­de ma­ni­fes­tar­se en sín­to­mas ce­re­bra­les, co­mo ocu­rrió con Webs­ter y que sólo se pue­de ha­llar post-mor­tem.

Oma­lu no sólo lo com­pro­bó con el cua­tro ve­ces cam­peón del Su­per Bowl, sino que tam­bién en otras fi­gu­ras co­mo Terry Long (sui­ci­dio por be­ber an­ti­con­ge­lan­te a los 45 años), Jus­tin Strzel­czyk (cho­que en ca­rre­te­ra por con­du­cir a 140km/h eva­dien­do a la po­li­cía a los 36), An­drew Wa­ters (lue­go de una pro­fun­da de­pre­sión se pe­gó un ti­ro en la ca­be­za a los 44) y Tom McHa­le (so­bre­do­sis de me­di­ca­men­tos a los 45). “Los me­dios y la NFL me ha­cían sen­tir un alien que que­ría des­tro­zar su mundo. Me gol­pea­ron y me que­ma­ron. Pe­ro se­guí ade­lan­te por los ju­ga­do­res. Lo que ha­bía des­cu­bier­to po­día sal­var vi­das o, al me­nos, me­jo­rar­las», ex­pli­ca­ba el doc­tor. Lue­go de años de ba­ta­llas le­ga­les, ame­na­zas en con­tra del fo­ren­se y más de 4 mil de­man­das de los fa­mi­lia­res de ju­ga­do­res ha­cia la liga, a la NFL no le que­dó otra que ce­der. En 2009 re­co­no­ció la exis­ten­cia en­tre los gol­pes y los diag­nós­ti­cos del ni­ge­riano, ha­bién­do­los re­ne­ga­do por bas­tan­te tiempo.

La his­to­ria lla­mó la aten­ción de Hollywood. Will Smith in­ter­pre­tó a Oma­lu en la cin­ta Con­cus­sion (en es­pa­ñol, La ver­dad ocul­ta), pa­ra mu­chos, la gran au­sen­te en las no­mi­na­cio­nes a los pre­mios Ós­car el año pa­sa­do. La pe­lí­cu­la hi­zo aún más co­no­ci­da la his­to­ria del mé­di­co afri­cano y su lu­cha con­tra los poderosos de la in­dus­tria gran­de del de­por­te rey de EEUU en favor de la sa­lud pú­bli­ca. La úl­ti­ma gran ci­fra de un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Boston en ju­lio fue es­ca­lo­frian­te: 87,6% de ju­ga­do­res que en vi­da pre­sen­ta­ron al­gún ti­po de tras­tor­nos (en una mues­tra de 202) arro­ja­ron CTE, y en to­tal, 99% con al­gu­na en­fer­me­dad oca­sio­na­da por los cons­tan­tes gol­pes.

Oma­lu, des­de Da­vis, Ca­li­for­nia, atien­de a La Ter­ce­ra y ha­bla so­bre lo que sin que­rer­lo pu­so en ja­que a la po­de­ro­sa in­dus­tria y cam­bió el fút­bol ame­ri­cano pa­ra siem­pre: “Yo sólo hi­ce mi tra­ba­jo de for­ma inocen­te en fun­ción de la ver­dad. Nun­ca tu­ve nin­gu­na as­pi­ra­ción. La ver­dad siem­pre pre­va­le­ce­rá an­te cual­quier co­sa y des­pués de la au­top­sia de Mi­ke Webs­ter, el foot­ball nun­ca vol­ve­rá a ser el mis­mo”, afir­ma. El es­pe­cia­lis­ta acla­ra que nun­ca ha que­ri­do fre­nar el de­por­te: “Muy por el con­tra­rio, quie­ro sal­var­lo y pro­te­ger a sus ju­ga­do­res”.

El neu­ro­pa­tó­lo­go no du­da res­pec­to a las me­di­das que se de­ben adop­tar en be­ne­fi­cio de la sa­lud. “Ju­gar fút­bol ame­ri­cano no es sa­lu­da­ble. Cual­quier de­por­te de con­tac­to de­be es­tar re­ser­va­do ex­clu­si­va­men­te a los adul­tos. Es­tá la na­ta­ción, el atletismo, bás­quet­bol, vó­lei­bol, béis­bol, te­nis, et­cé­te­ra. La NFL es una cor­po­ra­ción y uno de sus ob­je­ti­vos es ga­nar di­ne­ro, no preo­cu­par­se de la sa­lud pú­bli­ca. Por en­de, no hay que es­pe­rar que im­plan­te me­di­das drás­ti­cas. Es el de­ber de ca­da in­di­vi­duo cui­dar de sus hi­jos y de uno mis­mo. Es mi de­ber co­mo doc­tor im­pul­sar a la gen­te a lle­var una vi­da sa­lu­da­ble”, co­men­ta ta­jan­te.

Ju­ga­do­res jó­ve­nes y con aus­pi­cio­so fu­tu­ro en la liga nor­te­ame­ri­ca­na op­ta­ron por el re­ti­ro, co­mo el in­si­de li­ne­bac­ker Ch­ris Bor­land, quien con 24 años re­nun­ció sien­do uno de los me­jo­res de­fen­si­vos de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.