El ar­que­ro elás­ti­co

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - EL ARCHIVO DE CHOMSKY

Se ini­ció en el club de ba­rrio Co­lo Co­lo, en las iqui­que­ñas ca­lles Se­rrano y Die­ci­ocho. Más tar­de pa­só al Iqui­tao, de los fe­rro­via­rios. Prac­ti­có atletismo, 110 y 400 me­tros con va­llas y sal­to lar­go.

Ma­nuel Mi­guel As­tor­ga Ca­rre­ño na­ció el 15 de ma­yo de 1937 en Iqui­que (cum­plió 80 años). Me­día 1,75 me­tros y pe­sa­ba 66 ki­los. Su ídolo era el ar­que­ro Mi­sael Es­cu­ti, a quien se­guía a tra­vés de la ra­dio. Lle­gó a San­tia­go co­mo es­tu­dian­te be­ca­do y fir­mó en Uni­ver­si­dad de Chi­le, de­bu­tó en pri­me­ra di­vi­sión an­te O’Hig­gins, empate a dos goles en Ran­ca­gua (sep­tiem­bre de 1956). In­te­gró el plan­tel del Ba­llet Azul en el tí­tu­lo de 1959, don­de no ju­gó nin­gún par­ti­do. Dio las vuel­tas olím­pi­cas de 1962, 1964, 1965 y 1967. De­fen­dió cua­tro tem­po­ra­das a Hua­chi­pa­to (1968 a 1971), dos a Ma­ga­lla­nes (1972 y 1973), re­tor­nó a Uni­ver­si­dad de Chi­le (1974) y fi­na­li­zó su cam­pa­ña en Au­dax Ita­liano (1975).

Fue se­lec­cio­na­do na­cio­nal en­tre 1960 y 1970. Hi­zo su es­treno en la gi­ra a Eu­ro­pa 1960 y ac­tuó fren­te a Bél­gi­ca (1-1) e In­ter­na­zio­na­le de Mi­lan (3-3). Un par­ti­do flo­jo an­te Bra­sil en Río de Janeiro (de­rro­ta de 40) lo de­jó afue­ra de los dos due­los an­te Es­pa­ña en el Es­ta­dio Na­cio­nal, en los que re­gre­só al ar­co Mi­sael Es­cu­ti (ju­lio de 1960): “Lo ad­mi­ra­ba por su pre­sen­cia, es­ti­lo, agi­li­dad”. En la Co­pa del Mundo 1962 fue ins­cri­to con el nú­me­ro 22: “El ter­cer pues­to fue la ma­yor emo­ción de mi ca­rre­ra”.

Par­ti­ci­pó en las eli­mi­na­to­rias que die­ron los pa­sa­jes al Mun­dial de In­gla­te­rra 1966 y a úl­ti­ma ho­ra no lo in­clu­ye­ron en el via­je: “Lo peor fue en­te­rar­me por los dia­rios. To­das las se­lec­cio­nes lle­va­ron tres ar­que­ros, Chi­le so­la­men­te dos y am- bos se le­sio­na­ron (Adán Go­doy y Juan Oli­va­res)”.

En el ve­rano de 1979 se re­ci­bió de ki­ne­sió­lo­go en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Sin el fút­bol de por me­dio se de­di­có al an­di­nis­mo y for­mó par­te de la se­lec­ción na­cio­nal que as­cen­dió los Hi­ma­la­yas en 1983. Co­mo ki­ne­sió­lo­go es­tu­vo en Co­lo Co­lo cam­peón de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, Re­co­pa Su­da­me­ri­ca­na e In­te­ra­me­ri­ca­na.

Apo­da­do Go­ma por su elas­ti­ci­dad, As­tor­ga lla­ma­ba la aten­ción por su coor­di­na­ción pa­ra cor­tar los cen­tros por so­bre las ca­be­zas de ri­va­les y com­pa­ñe­ros.

¿Un par­ti­do inol­vi­da­ble? “La de­fi­ni­ción con Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca por el tor­neo 1962. Ven­ci­mos 5-3 an­te 80 mil es­pec­ta­do­res (mar­zo de 1963)”.

¿Su me­jor ata­ja­da? “En un clá­si­co con Co­lo Co­lo, ga­ná­ba­mos 4-3 y en los des­cuen­tos el ár­bi­tro san­cio­nó un pe­nal (ju­nio de 1965). Lo pa­teó Cha­ma­co Val­dés y me lan­cé a la de­re­cha pa­ra ata­jar el ti­ro (la re­vis­ta Flash le de­di­có dos pá­gi­nas): “Dos de mis hi­jos se ha­lla­ban hos­pi­ta­li­za­dos gra­ves con bron­co­neu­mo­nía”.

¿El me­jor gol re­ci­bi­do? “La chi­le­na de Pe­lé la ten­go en la ca­be­za. Fue en el ar­co nor­te del Es­ta­dio Na­cio­nal, cen­tro de Dor­val en la tri­bu­na An­des, Pe­lé se acos­tó en el ai­re a me­dia al­tu­ra, en reali­dad fue una ti­je­ra, me miró a mí, no a la pe­lo­ta y la pu­so jun­to al pos­te derecho. La U se im­pu­so 4-3 a San­tos (fe­bre­ro de 1963)”.

¿Un de­lan­te­ro? “Ho­no­rino Lan­da. Por su ale­gría de ju­gar, por su ha­bi­li­dad, drib­bling, pi­que y gol”.

¿Un jugador? “Leo­nel Sánchez. Fue el me­jor, te­nía con­fian­za en sí mis­mo, cu­bría muy bien el ba­lón y ano­ta­ba goles con su dis­pa­ro po­ten­te y bien ubi­ca­do”.

Tar­dó 35 años en con­fe­sar una mal­dad: “Des­pués del 1-0 a Yu­gos­la­via en el Mun­dial 1962, arro­ja­ron pe­tar­dos a la puer­ta de la ha­bi­ta­ción del en­tre­na­dor Fer­nan­do Rie­ra. Él re­tó al Nino Lan­da. Sólo en 1997 le con­fe­sé que ha­bía si­do yo”.

Ma­nuel As­tor­ga y el vuelo de Íca­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.