LA ODI­SEA DEL RE­GRE­SO DE LOS HÉ­ROES VER­DES A VAL­PA­RAÍ­SO

El plan­tel de San­tia­go Wan­de­rers ce­le­bró el tí­tu­lo de la Co­pa Chi­le con una ce­na ín­ti­ma y en fa­mi­lia. Tras el co­ti­llón, los abra­zos y dis­cur­sos, ca­si to­do el equi­po ca­tu­rro re­gre­só de ma­dru­ga­da a Val­pa­raí­so. Cin­co de ellos lo hi­cie­ron ayer por la ma­ña­na,

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA - Gonzalo Con­tre­ras Oli­va­res, Con­cep­ción

Al rit­mo de la mú­si­ca de Joe Vas­con­ce­llos y su in­ter­pre­ta­ción de la Joya del Pa­cí­fi­co, el plan­tel de San­tia­go Wan­de­rers se re­ti­ró del es­ta­dio Es­ter Roa de Con­cep­ción lue­go de ga­nar­le la Co­pa Chi­le a la U. Ima­gi­na­ria­men­te, los cam­peo­nes pa­san de ce­rro a ce­rro, fes­te­jan­do a jun­to a los por­te­ños un tí­tu­lo des­pués de 16 años. De los Pla­ce­res, al Ba­rón, del Cor­di­lle­ra al Ce­rro Ale­gre, co­mo re­la­ta el vals que se trans­for­mó en himno de Val­pa­raí­so, la ce­le­bra­ción es­tá lle­na de sím­bo­los. Atrás que­da una tar­de so­ña­da.

La sa­li­da del ves­tua­rio triun­fa­dor fue len­ta. Los ju­ga­do­res no sen­tían ese apu­ro ha­bi­tual por su­bir­se al bus que los lle­va­ba de re­gre­so al Puer­to. Aho­ra ha­bía mo­ti­vos pa­ra di­la­tar la sa­li­da de la can­cha, don­de se ti­tu­la­ron cam­peo­nes des­pués de tan­to tiem­po.

En­tre el es­ta­dio y el ho­tel don­de con­ti­nua­ría el fes­te­jo, el bus de­mo­ró 10 mi­nu­tos. La es­ca­sa lo­co­mo­ción le ju­gó una ma­la pa- sa­da al pa­dre de Jean Paul Pineda, quien in­clu­so con una bo­ta or­to­pé­di­ca en la pier­na iz­quier­da de­ci­dió ca­mi­nar ha­cia el si­tio de la ce­le­bra­ción.

Un sa­lón en el pri­mer sub­te­rrá­neo del ho­tel Ra­dis­son es­ta­ba pre­pa­ra­do con co­ti­llón in­clui­do pa­ra pro­lon­gar la ale­gría. Es­ta vez jun­to con la fa­mi­lia por­te­ña, tal co­mo lo de­fi­nie­ron sus pro­ta­go­nis­tas.

Los dis­cur­sos fue­ron bre­ves. La pa­la­bra es­tu­vo re­ser­va­da só­lo pa­ra tres: el pre­si­den­te, el en­tre­na­dor y el ca­pi­tán del equi­po.

El ti­mo­nel ca­tu­rro, Jor­ge La­frentz, fue el pri­me­ro. Agra­de­ció el es­fuer­zo y les se­ña­ló con fuer­za a los ju­ga­do­res: “Us­te­des han en­tra­do a la his­to­ria de Val­pa­raí­so”. Bre­ve y con­tun­den­te.

Ni­co­lás Cór­do­va pre­fi­rió des­ta­car el tra­ba­jo y la con­fian­za que tan­to los ju­ga­do­res co­mo los di­rec­ti­vos han de­po­si­ta­do en el pro­yec­to que él en­ca­be­za. “Quie­ro agra­de­cer­les a los ju­ga­do­res por el es­fuer­zo que hi­cie­ron y a nues­tras fa­mi­lias por acom­pa­ñar­nos en es­to”, sen­ten­ció.

Y fue­ron pre­ci­sa­men­te las fa­mi­lias las que via­ja­ron des­de Val­pa­raí­so pa­ra es­tar en Con­cep­ción y ha­cer del fes­te­jo al­go to­da­vía más inol­vi­da­ble.

Con­cep­ción des­pi­dió a los cam­peo­nes, quie­nes de­ja­ron la ciu­dad du­ran­te la ma­dru­ga­da pa­ra lle­gar al Puer­to, que no pa­ró de ce­le­brar el nue­vo tí­tu­lo. Ese que les ase­gu­ró un lu­gar en la pró­xi­ma Sú­per Co­pa, por­que la pre­sen­cia en la Li­ber­ta­do­res 2018 ya es­ta­ba fir­ma­da con el pa­so a la fi­nal.

En el bus de re­gre­so a Val­pa­raí­so no es­ta­ban to­dos, fal­ta­ban cin­co. El go­lea­dor y hé­roe de la jor­na­da co­pe­ra, Enzo Gu­tié­rrez, jun­to a Ga­briel Cas­te­llón, Luis Gar­cía, Ma­rio Ló­pez y Ke­vin Valenzuela se que­da­ron en la ca­pi­tal pen­quis­ta. De an­te­mano, in­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do, ellos te­nían pla­ni­fi­ca­do con au­to­ri­za­ción del cuer­po téc­ni­co re­gre­sar con sus fa­mi­lias el do­min­go por la ma­ña­na, en un bus de re­co­rri­do nor­mal.

La pre­sen­cia de los cam­peo­nes al­te­ró la tran­qui­li­dad ma­ti­nal de la ter­mi­nal de bu­ses de Co­llao. Los ju­ga­do­res fue­ron re­que­ri­dos por los po­cos pe­ro sor­pren­di­dos hin­chas ca­tu­rros, quie­nes evi­den­cia­ban su no­che de fes­te­jos.

Cas­te­llón bus­ca­ba el bus que lo lle­va­ría a su puer­to que­ri­do y no da­ba con la má­qui­na has­ta que por fin la en­con­tró en el an­dén 22. Chi­llán, Tal­ca, San­tia­go, Vi­ña del Mar y Val­pa­raí­so mos­tra­ba el le­tre­ro elec­tró­ni­co. “Va­mos a lle­gar ma­ña­na”, di­jo en­tre ri­sas el por­te­ro de San­tia­go Wan­de­rers con su hi­jo en los bra­zos. El día an­te­rior, des­pués de ga­nar la Co­pa Chi­le, el guar­da­me­ta le pro­pu­so ma­tri­mo­nio a su po­lo­la en la mis­ma can­cha pen­quis­ta.

El lar­go ca­mino de re­gre­so a ca­sa da­ba lo mis­mo pa­ra los cam­peo­nes. Na­da les bo­rra­ba la son­ri­sa, na­da les po­día qui­tar el or­gu­llo de me­ter al De­cano nue­va­men­te en la ga­le­ría de los gran­des.

La pa­ra­da en Chi­llán sir­vió pa­ra es­ti­rar las pier­nas. Mien­tras que la es­ca­la en Tal­ca fue apro­ve­cha­da pa­ra com­prar re­fres­cos y al­go pa­ra pre­miar la pa­cien­cia de sus hi­jos. Luis Gar­cía, con un cho­co­la­te en su mano, de­mo­ra­ba al con­duc­tor del bus. La es­po­sa de Enzo Gu­tié­rrez mi­ra­ba con an­gus­tia, mien­tras le co­bra­ban sus be­bi­das.

“Fue un via­je tran­qui­lo, sin pro­ble­mas”, se­ña­ló Gu­tié­rrez.

Ke­vin Valenzuela ba­jó jun­to a su hi­ja en San­tia­go, tam­bién pa­ra com­prar al­gu­nas pro­vi­sio­nes pa­ra en­fren­tar la úl­ti­ma par­te del eterno via­je. “Ya no que­da na­da. Es­ta­mos tan fe­li­ces, que el via­je lar­go da lo mis­mo” se­ña­ló.

El eterno re­gre­so de los cin­co cam­peo­nes que op­ta­ron por vol­ver en fa­mi­lia, ya es un re­cuer­do más en una de las jor­na­das más fe­li­ces pa­ra la que di­cen es la hin­cha­da más fiel de Chi­le.

Cien­tos de hin­chas de San­tia­go Wan­de­rers ce­le­bran el tí­tu­lo de la Co­pa Chi­le en las ca­lles de Val­pa­raí­so.

Ro­bles, Me­del y Pineda fes­te­jan en el Es­ter Roa con la ba­rra ca­tu­rra.

Cas­te­llón y su hi­jo, en el ter­mi­nal es­pe­ran­do la sa­li­da de su bus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.