El ma­ta­gi­gan­tes aho­ra llo­ra por su des­cen­so

Ibe­ria de Los Ángeles fue in­ca­paz de ven­cer a San Mar­cos y ca­yó a la ter­ce­ra ca­te­go­ría. Valdivia re­vir­tió el due­lo an­te La Se­re­na pa­ra sal­var­se.

La Tercera - El Deportivo - - COPA CHILE - Ch­ris­tian González A.

La ex­pre­sión de Die­go Ruiz re­fle­ja el do­lor que afec­ta a to­da una ciu­dad. En Los Ángeles llo­ran. Ibe­ria no fue ca­paz de su­pe­rar a San Mar­cos de Ari­ca y, con el 1-1, vol­ve­rá a ju­gar en Se­gun­da Di­vi­sión, la ca­te­go­ría que ha­bía aban­do­na­do ha­ce tres años. El de­lan­te­ro es­tá des­con­so­la­do. Va a la tri­bu­na a pe­dir­les per­dón a los hin­chas. La ma­yo­ría en­tien­de su ges­to. Fue un de los po­cos que dio la ca­ra en el amar­go mo­men­to. El úl­ti­mo en sa­lir de la can­cha. Igual­men­te hu­bo al­guno que no se guar­dó los re­pro­ches. Ruiz lo es­cu­chó, re­sig­na­do. No que­da­ba más que ha­cer.

La Pri­me­ra B ter­mi­nó con una jor­na­da de in­far­to. Que obli­ga­ba te­ner la aten­ción di­vi­di­da en tres par­tes. Y que en to­das ofre­cía cam­bios cons­tan­tes que afec­ta­ban a los de­más. Los azul­gra­nas, de he­cho, par­tie­ron en ven­ta­ja con el gol de Die­go Ruiz. Has­ta ese mo­men­to, to­do era op­ti­mis­mo, pues la es­cua­dra de Luis Lan­de­ros con­se­guía el ob­je­ti­vo que se ha­bía pro­pues­to, al me­nos pa­ra el día. La igual­dad, ano­ta­da por Ja­vier Ca­be­zas, ins­ta­ló el mie­do y, más tar­de, el dra­ma.

Ruiz, el go­lea­dor del equi­po que se ha­bía trans­for­ma­do en la sen­sa­ción de la Co­pa Chi­le al eli­mi­nar a Co­lo Co­lo en la se­gun­da ron­da del tor­neo, bus­ca­ba al­gu­na ex­pli­ca­ción pa­ra la des­gra­cia. Re­cla- mó, por ejem­plo, el gol que le anularon, por un mi­li­mé­tri­co y equi­vo­ca­do off­si­de, en un in­ten­to por re­ver­tir lo que ya no te­nía so­lu­ción. “Es lo peor que me ha pa­sa­do en mi ca­rre­ra. De acá no me mue­vo. Ter­mi­na­ré mi ca­rre­ra en es­te club. Me due­le que un gol le­gí­ti­mo, que me anularon, ter­mi­ne en es­to. Nos de­jan sin pe­ga. Sien­to mu­cha im­po­ten­cia. Hi­ci­mos to­do, pe­ro no al­can­zó”, di­jo el ata­can­te ar­gen­tino, an­tes de acer­car­se a la ga­le­ría.

En Valdivia, en cam­bio, to­do fue ale­gría. El equi­po del Ca­lle Ca­lle era, al ini­cio de la jor­na­da, el que ce­rra­ba la ta­bla de los pro­me­dios y, pa­ra col­mo, ini­ció en des­ven­ta­ja el due­lo fren­te a La Se­re­na, que se ade­lan­tó a tra­vés de Pa­tri­cio Ru­bi­na. En la se­gun­da eta­pa, vino una reac­ción con tin­tes épi­cos en la Cuar­ta Re­gión. Ch­ris­top­her Oje­da mar­có el em­pa­te e ins­ta­ló la ilu­sión, que se trans­for­mó en desaho­go con el tan­to de Da­go­ber­to Cu­rri­mi­lla, quien vol­vió a su ciu­dad na­tal, des­pués de que Mar­tín Pa­ler­mo no lo con­si­de­ra­ra en Unión Es­pa­ño­la pa­ra ayu­dar­le al To­rreón a man­te­ner­se en la se­gun­da ca­te­go­ría del fút­bol chi­leno. Y ter­mi­nó, co­mo sus com­pa­ñe­ros y el téc­ni­co Jor­ge Ara­ve­na, ce­le­bran­do un lo­gro que pa­re­cía im­po­si­ble.

Ñu­blen­se, aun­que ca­yó por 1-0 con Unión San Fe­li­pe, tam­bién sal­vó el año.

El des­con­so­la­do Die­go Ruiz aban­do­na la can­cha en Los Ángeles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.