Cam­peón

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - Mar­ce­lo POR Si­mo­net­ti

Sue­le no ser ha­bi­tual y, qui­zá, por ahí es­tá la gra­cia, el sa­bor dis­tin­to, inol­vi­da­ble, ca­si una ci­ca­triz, pe­ro de las bue­nas. Es­te sá­ba­do, Wan­de­rers con­quis­tó un nue­vo tí­tu­lo que lu­cir en sus vi­tri­nas, la ter­ce­ra vez en ga­nar una Co­pa Chi­le —pa­ra re­cor­dar las otras dos ha­bía que te­ner bue­na me­mo­ria: 1959 y 1961—, mo­ti­vo de so­bra pa­ra los abra­zos y el car­na­val.

Fue una ce­le­bra­ción ex­tra­ña. El equi­po ga­nó en Con­cep­ción, le­jos del puer­to prin­ci­pal. Los que no via­ja­ron a la Oc­ta­va Re­gión si­guie­ron el par­ti­do a dis­tan­cia. O lo vie­ron en te­le­vi­sión o lo es­cu­cha­ron por ra­dio. De se­gu­ro el Roma —ese bar que es­tá a un par de pa­sos del es­ta­dio Elías Fi­gue­roa y que tie­ne su co­ra­zón com­pro­me­ti­do con Val­pa­raí­so y los ver­des— es­ta­ba lleno y los brin­dis —a pun­ta de cer­ve­zas o vino— se re­pi­tie­ron has­ta bien en­tra­da la no­che.

El res­to de los por­te­ños vi­vió la ob­ten­ción de la co­pa a puer­tas ce­rra­das, en sus ca­sas, es­ti­ran­do la so­bre­me­sa sa­ba­ti­na. Fe­li­ces e in­cré­du­los, ha­bría que de­cir, por­que en la pre­via po­cos eran los que apos­ta­ban por Wan­de­rers. De ca­ra a la fi­nal, el pre­sen­te de la U cla­ra­men­te era más pro­mi­so­rio que el de los ca­tu­rros. Los de Ho­yos son can­di­da­tos al tí­tu­lo del cam­peo­na­to; los de Cór­do­va, aun­que cla­si­fi­ca­ron a la Co­pa Li­ber­ta­do­res, lu­chan por no des­cen­der. Si me per­mi­ten la me­tá­fo­ra se en­fren­ta­ba un atle­ta en la ple­ni­tud de su for­ma y un en­fer­mo ter­mi­nal. Y sin em­bar­go…

Tal vez, Wan­de­rers ter­mi­na­rá reac­cio­nan­do tar­día­men­te en el cam­peo­na­to y, por ahí, no le al­can­ce pa­ra ase­gu­rar su per­ma­nen­cia en la Di­vi­sión de Ho­nor. Oja­lá que no sea así. Ahon­dar en es­to se­ría me­ra es­pe­cu­la­ción. Pe­ro del mo­do en que ju­gó an­te la U —so­bre to­do con­si­de­ran­do los per­ga­mi­nos del ri­val— es un equi­po que no es­tá pa­ra an­dar su­frien­do y pren­dien­do ve­li­tas al san­to de turno pa­ra evi­tar una de­ba­cle al fi­nal de la tem­po­ra­da. El ri­gor en la eje­cu­ción del plan­teo tác­ti­co, el sa­cri­fi­cio co­mo con­sig­na, la efi­cien­cia ofen­si­va y la con­cen­tra­ción pa­ra apro­ve­char los erro­res del ri­val son ar­gu­men­tos que de ha­ber­los es­gri­mi­do con la solvencia del sá­ba­do hoy es­ta­rían en una si­tua­ción muy dis­tin­ta.

No ten­go una bo­la de cris­tal pa­ra sa­ber qué va a ocu­rrir en las tres fe­chas que que­dan. Tam­po­co es po­si­ble sa­ber si los ju­ga­do­res de es­te plan­tel se­rán re­cor­da­dos, en dos o tres dé­ca­das, con la pom­pa y cir­cuns­tan­cia que se re­cuer­dan los nom­bres de quie­nes ob­tu­vie­ron las co­pas an­te­rio­res —pien­so en Juan Oi­va­res, Raúl Sán­chez, Hu­go Berly, Ar­man­do To­bar, Je­sús Pi­có, Gui­ller­mo Díaz, por nom­brar al­gu­nos—. Lo que sí sé es que si re­pi­ten lo he­cho el sá­ba­do, si vuel­ven al ri­gor tác­ti­co y al sa­cri­fi­cio co­mo con­sig­na, en Val­pa­raí­so po­drán vol­ver a ce­le­brar, por­que de se­gu­ro el próximo año se­gui­rán en la ca­te­go­ría, con una se­rie de desafíos re­no­va­do­res, co­mo ju­gar Co­pa Li­ber­ta­do­res.

Na­da re­sul­ta fá­cil pa­ra los por­te­ños —ya la geo­gra­fía les im­po­ne cier­tos desafíos pa­ra el queha­cer dia­rio—. Se han acos­tum­bra­do al es­fuer­zo de ma­ne­ra na­tu­ral. Tam­bién a es­tas ale­grías im­pen­sa­das que los obli­gan a no de­jar de so­ñar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.