La U no tie­ne res­pues­tas

Los azu­les caen en su es­treno an­te Unión y agu­di­zan la cri­sis fut­bo­lís­ti­ca que se vie­ne arras­tran­do des­de el año pa­sa­do. Los re­fuer­zos no aso­ma­ron y el equi­po vol­vió a mos­trar enor­mes fa­llas co­lec­ti­vas. Los his­pa­non im­po­nen su efec­ti­vi­dad.

La Tercera - El Deportivo - - 1ª FECHA DEL CAMPEONATO NACIONAL - Cris­tián Caa­ma­ño

El tiem­po jue­ga en con­tra de Hoyos. Y el fút­bol, to­da­vía más. A es­ta al­tu­ra, el téc­ni­co trans­an­dino tie­ne po­ca de­fen­sa y no só­lo por la fal­ta de hom­bres de je­rar­quía en el fon­do. Sim­ple­men­te, no pa­re­ce en­con­trar­le la vuel­ta a una si­tua­ción que que­dó en evi­den­cia el pa­sa­do se­mes­tre y que es­ta vez que­dó re­tra­ta­da en el es­treno del cam­peo­na­to fren­te a Unión Es­pa­ño­la. Los ro­jos, sin ha­cer un gran par­ti­do, se lle­va­ron el bo­tín des­de el Na­cio­nal, apro­ve­chan­do las enor­mes li­cen­cias que ofre­ció el cua­dro uni­ver­si­ta­rio.

A es­ta al­tu­ra, las ex­pli­ca­cio­nes so­bran, so­bre to­do to­man­do en cuen­ta la calidad del plan­tel que tie­ne Hoyos a su dis­po­si­ción. Las pa­la­bras de bue­na crian­za ya no pa­re­cen sur­tir efec­to y lo preo­cu­pan­te es que la idea no se al­te­ra con res­pec­to al año pa­sa­do. Y las de­rro­tas de la pre­tem­po­ra­da se tras­la­da­ron aho­ra al tor­neo ofi­cial, con el agra­van­te de que en po­co tiem­po más arran­ca la Co­pa Li­ber­ta­do­res, el gran exa­men pa­ra los azu­les.

Mien­tras la idea de la U era ape­lar a la po­se­sión y al tras­la­do sin ex­plo­sión, to­man­do en cuen­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas de Pizarro y Lo­ren­zet­ti, Unión apro­ve­cha­ba ca­da error en la sa­li­da pa­ra cor­tar y sa­lir rá­pi­do en ve­lo­ci­dad ha­cia cam­po con­tra­rio. Una y otra vez, tan­to Mén­dez co­mo Dá­vi­la sor­pren­dían en cam­po ri­val ga­nan­do te­rreno y ge­ne­ran­do su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca so­bre el fon­do azul. La lec­tu­ra pa­re­cía sim­ple, pe­ro no por ello me­nos efec­ti­va. Ayu­da­ba por la par­si­mo­nia de Hoyos de no mo­ver rá­pi­do las fi­chas. Ni si­quie­ra el par de mi­nu­tos que tu­vie­ron los equi­pos pa­ra hi­dra­tar­se al­te­ró el plan ori­gi­nal del téc­ni­co uni­ver­si­ta­rio, que una vez más se vio so­bre­pa­sa­do tác­ti­ca­men­te por el ri­val de turno.

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra la U, ese do­mi­nio del jue­go ejer­ci­do por el elen­co his­pano, no tan­to des­de lo po­si­cio­nal, pe­ro sí en cuan­to al con­ven­ci­mien­to de có­mo ha­cer da­ño en­fren­te y anu­lar las pie­zas im­por­tan­tes del ri­val,no se vio re­fle­ja­do en el mar­ca­dor an­tes del des­can­so. En par­te, por la ma­la to­ma de de­ci­sio­nes de sus de­lan­te­ros en el re­ma­te fi­nal. Y tam­bién por la bue­na ac­tua­ción de Johnny He­rre­ra. El ar­que­ro evi­tó con un par de in­ter­ven­cio­nes sen­dos go­les ro­jos, ha­cien­do ol­vi­dar al­go de su grue­so error en la aper­tu­ra de la cuen­ta de la vi­si­ta, al apu­rar mal la sa­li­da con un sa­que con la mano.

Aque­lla fal­ta de fi­ni­qui­to de los di­ri­gi­dos por Pa­ler­mo le per­mi­tió a la U se­guir con vi­da en el par­ti­do. Más allá de ha­ber con­se­gui­do la igual­dad jus­to en el cuar­to de ho­ra, a tra­vés de Pi­ni­lla, quien con­vir­tió des­de los 12 pa­sos por una in­frac­ción de Pa­vez so­bre Rodríguez, el cua­dro azul no po­día hil­va­nar ju­ga­das de ries­go. Ais­la­do So­tel­do y muy le­jos del área los vo­lan­tes de ge­ne­ra­ción, to­do que­da­ba su­pe­di­ta­do a al­gún arres­to in­di­vi­dual de Pi­ni­gol, que siem­pre es­tu­vo bien cus­to­dia­do por Piz­zorno y Ampuero.

Tan­to es­fuer­zo de los vo­lan­tes ro­jos en el pri­mer tiem­po les pa­só la cuen­ta en el com­ple­men­to. En­ton­ces, el par­ti­do co­men­zó a ju­gar­se más cer­ca del área del Mono Sán­chez. Arán­guiz y Ca­rre­ra no par­ti­ci­pa­ban del jue­go de su equi­po y los vo­lan­tes cen­tra­les ya só­lo co­rrían pa­ra ayu­dar en la úl­ti­ma lí­nea. Ahí cre­ció la U, más por pun­do­nor que por po­de­río co­lec­ti­vo. Los in­gre­sos de Arancibia y Schultz le die­ron más pro­fun­di­dad al equi­po. In­clu­so se creó un par de chan­ces cla­ras, con Pi­ni­lla es­tre­llan­do un ti­ro en el tra­ve­sa­ño y Rodríguez des­per­di­cian­do un gol en ple­na área chi­ca. Pa­re­cía que era cues­tión de tiem­po el des­ni­vel en fa­vor del lo­cal.

Pe­ro una vez más una des­aten­ción de­fen­si­va le ter­mi­nó cos­tan­do ca­ra a la U. Un cen­tro des­de la de­re­cha de Pa­vez en­con­tró des­ta­pa­do, sin mar­ca, a Fi­gue­roa en el se­gun­do pa­lo. El ar­gen­tino no tu­vo pro­ble­mas pa­ra de­cre­tar el 1-2, an­te la mi­ra­da com­pa­si­va de Schultz, quien ni si­quie­ra ati­nó a mo­les­tar­lo en el sal­to.

Ahí que­dó sen­ten­cia­do el par­ti­do. Qui­zás de­ma­sia­do pre­mio pa­ra el cua­dro his­pano, que de­bió sa­car ven­ta­jas en el pri­mer tiem­po y se en­con­tró con ese gol de Fi­gue­roa en el tra­mo fi­nal. Pa­ra la U, un du­ro ca­che­ta­zo en el peor mo­men­to de Hoyos, que aho­ra ten­drá que de­mos­trar si es ca­paz de le­van­tar un bar­co que co­mien­za a mos­trar grie­tas por to­dos la­dos. Por aho­ra, las res­pues­tas fut­bo­lís­ti­cas, las que va­len, no aso­man en su li­bre­to.

Fi­gue­roa ya co­nec­tó el ca­be­za­zo y fes­te­ja el 1-2 de­fi­ni­ti­vo de Unión Es­pa­ño­la en el Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.