Es­treno de du­das y deu­das

La Tercera - El Deportivo - - 1ª FECHA DEL CAMPEONATO NACIONAL - Fe­li­pe POR Hur­ta­do

La pri­me­ra vez que se jun­ta­ron Ye­fer­son So­tel­do y Án­ge­lo Araos –una pa­red rá­pi­da por la iz­quier­da an­tes de los cin­co mi­nu­tos- una son­ri­sa aso­mó en las co­mi­su­ras de los fa­ná­ti­cos de Uni­ver­si­dad de Chi­le.

La prin­ci­pal con­tra­ta­ción de los azu­les mos­tra­ba esa ra­pi­dez y ta­len­to que lo lle­va­ron a trans­for­mar­se en el ma­yor ob­je­ti­vo del mer­ca­do lo­cal. Lo nue­vo de la U se es­tre­na­ba jo­ven, fres­co y mo­ve­di­zo. Pe­ro ca­be aquí una sal­ve­dad: la men­ta­da ju­ga­da en­tre los dos re­fuer­zos más im­por­tan­tes pa­ra es­ta tem­po­ra­da ter­mi­nó con un cen­tro del ve­ne­zo­lano al que le so­bró en- tu­sias­mo y le fal­tó pre­ci­sión.

El ex­tre­mo in­ten­tó ha­cer­se no­tar des­de el co­mien­zo, pe­ro fue­ron muy po­cas las oca­sio­nes en que lu­ció lo que se es­pe­ra­ba de él. Al­go por la ori­lla y muy po­co por el cen­tro, don­de se per­día en su afán de ex­hi­bir sus con­di­cio­nes con el ba­lón y jus­ti­fi­car su pre­sen­cia con la ca­mi­se­ta azul, son el es­cuá­li­do sal­do de su de­but ofi­cial.

Las ex­tre­mas di­fi­cul­ta­des de los uni­ver­si­ta­rios pa­ra te­ner la pe­lo­ta ex­pu­sie­ron aún más los in­ten­tos del ca­ri­be­ño de go­zar de ella más de lo acon­se­ja­do en oca­sio­nes.

Así fue co­mo es­ta nue­va U mos­tró mu­cho de la an­ti­gua. Y no pre­ci­sa­men­te lo me­jor.

Los cons­tan­tes erro­res en la sa­li­da, so­bre to­do en el pri­mer tiem­po y con tan­tos res­pon­sa­bles que es im­po­si­ble res­pon­sa­bi­li­zar a so­lo un nom­bre pro­pio, lle­vó a que fue­ra so­me­ti­da ca­si a tiem­po com­ple­to por Unión Es­pa­ño­la, con­fir­man­do la fra­gi­li­dad de­fen­si­va que mar­có a los azu­les en su trán­si­to por el se­mes­tre an­te­rior,

El buen pie que su­po­nía la pre­sen­cia de So­tel­do, Araos, Pizarro y Lo­ren­zet­ti no apa­re­ció nun­ca en un es­treno com­pli­ca­do, fren­te a un elen­co co­mo el his­pano, que su­po man­te­ner la am­bi­ción que mos­tró en el tor­neo pa­sa­do.

A la lar­ga, Mau­ri­cio Pi­ni­lla y Ma­tías Rodríguez fue­ron los más in­ci- si­vos del elen­co de Án­gel Guillermo Hoyos, con sus virtudes y tam­bién con sus li­mi­tan­tes.

So­tel­do, al que le que­dan ki­los por des­ha­cer­se, que­dó en deu­da. Pe­ro no so­lo él. El equi­po ca­si com­ple­to des­en­to­nó en su in­ten­to de za­far de las nu­me­ro­sas y jus­ti­fi­ca­das crí­ti­cas que sur­gie­ron por las de­rro­tas en la pre­tem­po­ra­da. Es más, só­lo las con­fir­ma­ron.

Po­drá es­con­der sus fa­len­cias en el ar­gu­men­to de que es­te cam­peo­na­to lar­go re­cién co­mien­za y tal vez ten­ga ra­zón, pe­ro la Co­pa Li­ber­ta­do­res es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y ni el ve­ne­zo­lano ni sus com­pa­ñe­ros se ven lis­tos pa­ra el desafío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.