El po­der del fút­bol

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - Mar­ce­lo POR Si­mo­net­ti

Des­de fue­ra, so­bre to­do en tem­po­ra­da de com­pra y ven­ta de ju­ga­do­res, so­le­mos ver a los clu­bes de fút­bol pro­fe­sio­nal co­mo unas efi­cien­tes —o no tan efi­cien­tes, se­gún sea el ca­so— má­qui­nas de ha­cer di­ne­ro. Las cifras que exi­gen u ofer­tan por la jo­yi­ta de turno, las lar­gas tra­ta­ti­vas, las alian­zas co­mer­cia­les, to­do obli­ga a ver­los ba­jo el pris­ma em­pre­sa­rial. In­clu­so, la for­ma­ción de fut­bo­lis­tas de di­vi­sio­nes me­no­res se ex­pli­ca en fun­ción de la ren­ta­bi­li­dad que les pue­dan sa­car una vez que el mu­cha­cho tal o cual des­co­lle con la pe­lo­ta en los pies. ¿Quién po­dría ha­cer un re­pro­che an­te un club que ofrez­ca una ges­tión eco­nó­mi­ca efi­cien­te?, ¿quién po­dría que­jar­se an­te una ins­ti­tu­ción por ha­cer bue­nos ne­go­cios? Ob­vio que na­die. El con­flic­to apa­re­ce cuan­do to­dos los es­fuer­zos es­tán orien­ta­dos so­lo en esa di­rec­ción, cuan­do la úni­ca fuer­za ca­paz de guiar a los clu­bes, de mo­ver­los a la ac­ción, es la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar di­ne­ro.

Ha­ce po­co, con­vo­ca­do por la Fun­da­ción Fút­bol Más, par­ti­ci­pé en la ela­bo­ra­ción de una guía pa­ra clu­bes de fút­bol pro­fe­sio­nal, en el mar­co de una ini­cia­ti­va de Es­ta­dio Se­gu­ro: «Guía de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na pa­ra Clu­bes de Fút­bol Pro­fe­sio­nal». Den­tro de ese tra­ba­jo, me to­có leer so­bre la ex­pe­rien­cia de los clu­bes eu­ro­peos en torno a la crea­ción de es­pa­cios de vin­cu­la­ción con otros ac­to­res co­mo los hin­chas, las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, las au­to­ri­da­des, los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les y los es­pa­cios for­ma­ti­vos li­ga­dos al fút­bol, a la vez que tam­bién hu­bo que re­vi­sar las orien­ta­cio­nes y acuer­dos que or­ga­nis­mos eu­ro­peos han dis­pues­to so­bre el de­por­te rey.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va es sig­ni­fi­ca­ti­vo lo que, por ejem­plo, dis­pu­so el Con­se­jo de Eu­ro­pa en 2006: “La re­le­van­cia de los clu­bes de­por­ti­vos co­mo pun­tos de re­fe­ren­cia so­cial den­tro de su co­mu­ni­dad y de su en­torno so­cial no se li­mi­ta úni- ca­men­te a los mo­men­tos en que se ce­le­bran en­cuen­tros y com­pe­ti­cio­nes”.

O lo que es­ta­ble­ció la Unión Eu­ro­pea en 2016 en el sen­ti­do que el de­por­te en ge­ne­ral, y el fút­bol en par­ti­cu­lar, ayu­da­rá “a cons­truir so­cie­da­des uni­das e in­clu­si­vas, a des­pla­zar ba­rre­ras y a per­mi­tir que las per­so­nas se res­pe­ten mu­tua­men­te me­dian­te la cons­truc­ción de puen­tes en­tre cul­tu­ras y por en­ci­ma de di­vi­sio­nes ét­ni­cas y so­cia­les, así co­mo a im­pul­sar un men­sa­je po­si­ti­vo de va­lo­res com­par­ti­dos, co­mo el res­pe­to mu­tuo, la to­le­ran­cia, la com­pa­sión, el li­de­raz­go, la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y el Es­ta­do de De­re­cho”.

Los clu­bes eu­ro­peos no han de­ja­do de ser unas má­qui­nas de ha­cer di­ne­ro, pe­ro a la vez se han com­pro­me­ti­do con las so­cie­da­des don­de es­tán in­ser­tos, asu­mién­do­se co­mo agen­tes claves del cam­bio so­cial, en aten­ción, pre­ci­sa­men­te, a la pe­ne­tra­ción que tie­nen.

Por so­lo nom­brar al­gu­nos ca­sos, en los úl­ti­mos dos años Bo­rus­sia Dort­mund ha im­ple­men­ta­do más de 50 pro­gra­mas so­cia­les orien­ta­dos a co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles de Ale­ma­nia; en Ho­lan­da, Fe­ye­noord ha en­fo­ca­do su tra­ba­jo so­cial re­cu­pe­ran­do a los ado­les­cen­tes de Rot­ter­dam con pro­ble­mas con­duc­tua­les; Man­ches­ter Uni­ted ha in­ter­ve­ni­do zo­nas con­flic­ti­vas de la ciu­dad que su­fren por el con­su­mo de dro­gas y la de­lin­cuen­cia; y el City ha to­ma­do la ban­de­ra de la ali­men­ta­ción sa­na pa­ra com­ba­tir el so­bre­pe­so que es uno de los ma­les más acu­cian­tes de Man­ches­ter.

Más allá de las di­fe­ren­tes ac­cio­nes ais­la­das que al­gu­nos clu­bes chi­le­nos han im­ple­men­ta­do, ¿se­rán ca­pa­ces de vis­lum­brar los be­ne­fi­cios que pue­den ob­te­ner de la ren­ta­bi­li­dad so­cial?, ¿es­ta­rán dis­pues­tos a asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad que los tiem­pos ac­tua­les de­man­dan?, ¿cuán­to les to­ma­rá ag­gior­nar­se pa­ra con­ver­tir­se en ver­da­de­ros ac­to­res so­cia­les? Son ellos los que aho­ra tie­nen la pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.