El ar­que­ro ka­mi­ka­ze

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - EL AR­CHI­VO DE CHOMSKY

Su ins­tin­to y vo­ca­ción lo ha­cían arro­jar­se de ca­be­za so­bre el de­lan­te­ro, por lo que tu­vo una ca­rre­ra ac­ci­den­ta­da que lo de­jó afue­ra de dos Mun­dia­les: Chi­le 1962 e In­gla­te­rra 1966. Cons­tan­tino Án­gel Zaz­za­li Ba­rrios na­ció el 31 de di­ciem­bre de 1936 en Tal­tal (cum­plió 81 años). Me­día 1,80 me­tros y pe­sa­ba 72 ki­los.

Se ini­ció de ar­que­ro en los clu­bes Es­cu­do de Chi­le y Unión Ca­le­ta de su tie­rra na­tal. Fue a es­tu­diar a la Es­cue­la de Mi­nas de Co­pia­pó y allí era cen­tro­de­lan­te­ro go­lea­dor, se­lec­cio­na­do ju­ve­nil de bás­quet­bol y prac­ti­ca­ba atletismo: 100 y 200 me­tros pla­nos. Du­ran­te el ser­vi­cio mi­li­tar re­gre­só al ar­co y un co­man­dan­te le re­co­men­dó que via­ja­ra a San­tia­go, a Fa­mae, pa­ra que hi­cie­ra reali­dad su sue­ño. Lle­gó a la aven­tu­ra a la es­ta­ción Ma­po­cho. Lue­go de tres me­ses de di­fi­cul­ta­des, en una prue­ba en Fe­rro­bad­min­ton, en San Eu­ge­nio, se le­sio­nó fren­te al ar­gen­tino Ga­briel La­mas, con pér­di­da del co­no­ci­mien­to y frac­tu­ra de na­riz. Ju­gó en el Re­gio­nal cen­tral, por Ge­ne­ral IN­SA y re­ci­bió un pun­ta­pié en la fren­te con­tra CIC.

En 1959 y 1960 ac­tuó en San Luis de Qui­llo­ta, con el afa­ma­do por­te­ro Re­né Qui­tral co­mo en­tre­na­dor, y pron­to lla­mó la aten­ción, in­clu­so de Ser­gio Li­vings­to­ne: “La se­gu­ri­dad con que to­ma las pe­lo­tas más di­fí­ci­les, ésas que los ar­que­ros siem­pre tra­tan de ma­no­tear pa­ra evi­tar­se pro­ble­mas, Zaz­za­li se que­da con ellas”, di­jo el Sa­po.

Con mi­ras a la Co­pa del Mun­do 1962, Fer­nan­do Rie­ra lo ci­tó a la se­lec­ción B y allí fue fi­gu­ra en los triun­fos 4-1 a Pa­ra­guay, en Pla­ya An­cha, y 2-1 a Es­tre­lla Ro­ja de Bra­tis­la­va, en Ñu­ñoa, que ha­bía de­rro­ta­do 4-1 a la se­lec­ción A. Jun­to con sus com­pa­ñe­ros Carlos Con­tre­ras, Eladio Ro­jas y Carlos Cam­pos fue in­clui­do en la nó­mi­na de 40 ju­ga­do­res an­te la FIFA.

Ya en O’Hig­gins (1961 a 1967), un ro­di­lla­zo del trans­an­dino Jo­sé Gi­lli, de Unión Es­pa­ño­la, le frac­tu­ró la man­dí­bu­la en San­ta Laura. Po­co des­pués de re­apa­re­cer, un cho­que con Al­ber­to Foui­llioux, de Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, le pro­vo­có una le­sión que de­man­dó ocho pun­tos en la fren­te. Al ar­co tu­vo que po­ner­se el ata­can­te Jai­me Sa­la­man­ca, quien re­ci­bió los dos go­les en Ran­ca­gua (ju­lio de 1963).

Alis­tán­do­se pa­ra In­gla­te­rra, Fran­cis­co Hor­ma­zá­bal lo lla­mó a la se­lec­ción B jun­to con Elías Fi­gue­roa, Guillermo Yá­var y Or­lan­do Ra­mí­rez. Zaz­za­li fue ele­gi­do el me­jor ju­ga­dor de la can­cha en el 0-0 con Vé­lez Sars­field (sep­tiem­bre de 1965). Luis Ála­mos lo in­clu­yó en el plan­tel que se cla­si­fi­có so­bre Ecua­dor en Lima y que fue re­ci­bi­do por el pre­si­den­te Frei Mon­tal­va en el Pa­la­cio de La Mo­ne­da (oc­tu­bre de 1965). Con­tra Uni­ver­si­dad de Chi­le se le­sio­nó an­te el ar­gen­tino Juan Carlos Ole­niak y fue re­em­pla­za­do por el de­lan­te­ro Víc­tor Ze­la­da, a quien só­lo ba­tió Pe­dro Ara­ya en Ñu­ñoa (di­ciem­bre de 1965). En Ran­ca­gua su­frió la se­gun­da frac­tu­ra de man­dí­bu­la, an­te Ricardo Cue­vas, de Green Cross de Te­mu­co (fe­bre­ro de 1966).

Zaz­za­li (se pro­nun­cia Zá­za­li) ac­tuó en Unión Es­pa­ño­la (1968 a 1971) y en An­to­fa­gas­ta Por­tua­rio (1972 a 1976), don­de fi­na­li­zó su cam­pa­ña a los 40 años.

El par­ti­do inol­vi­da­ble de Zaz­za­li es la vic­to­ria de 2-1 de O’Hig­gins so­bre Co­lo Co­lo en el Es­ta­dio Na­cio­nal: “Se ele­vó a la al­tu­ra de cons­ti­tuir­se en el ju­ga­dor más im­por­tan­te del par­ti­do, con pa­ra­das in­creí­bles, pro­di­gio­sas, so­ber­bias, por lo reite­ra­das y fre­cuen­tes”, di­ce la re­vis­ta Es­ta­dio (no­viem­bre de 1966). Esa no­che, Luis Pino con­vir­tió el gol del triun­fo en los des­cuen­tos y mien­tras fes­te­ja­ba caí­do den­tro del ar­co, el Chi­ta Cruz se le lan­zó con las dos pier­nas so­bre la es­pal­da. El ar­que­ro su­plen­te de O’Hig­gins, Raúl Ra­mos, in­gre­só a la can­cha y em­pu­jó a Cruz, en ese ins­tan­te se dio vuel­ta el ar­que­ro de Co­lo Co­lo, Efraín San­tan­der, y al ver a Ra­mos for­ce­jean­do con Cruz que era 17 cen­tí­me­tros más ba­jo, no­queó a Ra­mos con un de­re­cha­zo...

Cons­tan­tino Zaz­za­li.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.