“No jus­ti­fi­co el do­pa­je, pe­ro sí la de­ses­pe­ra­ción por no per­der la be­ca”

El man­da­más del atle­tis­mo chi­leno ana­li­za el pre­sen­te de su dis­ci­pli­na, con el fon­do del do­pa­je que abo­chor­na al país. Tam­bién en­se­ña el pro­yec­to pa­ra los pró­xi­mos Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de San­tia­go 2023.

La Tercera - El Deportivo - - ATLETISMO - Ig­na­cio Leal

Re­pú­bli­ca 517. Pa­re­ce pa­ra­dó­ji­co que don­de hoy es una Uni­ver­si­dad -la de Los La­gos­ha­ce un par de dé­ca­das fue­ra la ex se­de cen­tral de la Di­na. Todo cam­bia. Aho­ra flu­yen ideas. Y en la mis­ma ofi­ci­na don­de es­tu­vo sen­ta­do Gui­ller­mo Con­tre­ras, el Ma­mo, hoy se apo­sen­ta Juan Luis Car­ter. Pe­ro hoy no se ha­bla­rá de vio­la­cio­nes a De­re­chos Hu­ma­nos. Sí de vio­la­cio­nes al re­gla­men­to que con de­ma­sia­da fre­cuen­cia en­su­cian al de­por­te chi­leno. La úl­ti­ma co­no­ci­da, la del ve­lo­cis­ta Se­bas­tián Val­di­via. El re­elec­to pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Atlé­ti­ca de Chi­le, que ga­nó con 10 de los 14 vo­tos po­si­bles, ex­pli­ca có­mo di­bu­ja la ru­ta pa­ra el atle­tis­mo na­cio­nal.

¿Ima­gi­na­ba ga­nar con esa ven­ta­ja?

Sí, la es­pe­ra­ba. En un in­for­me que rea­li­za­mos, nos di­mos cuen­ta que se han ba­ti­do 224 ré­cords has­ta la fe­cha… En los 10 años an­te­rio­res nun­ca se ha­bían ba­ti­do tan­tos. Eso sí, se in­cor­po­ra­ron ca­te­go­rías nue­vas, co­mo ca­de­tes, pe­ro tam­bién se ba­tie­ron en adul­tos y so­bre todo en ju­ve­ni­les. No pue­do de­cir que los re­sul­ta­dos en los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos y Olímpicos son los me­jo­res, pe­ro sí es­tán den­tro de los tres me­jo­res de la his­to­ria; la can­ti­dad de atle­tas que lo­gran el ni­vel (pa­ra com­pe­tir) fue la más al­ta. Ade­más for­ma­mos nues­tra Es­cue­la Na­cio­nal de En­tre­na­do­res, úni­ca en Su­da­mé­ri­ca. Tam­bién Es­cue­las de Jue­ces… Han si­do mu­chas las cosas que he­mos me­jo­ra­do.

¿Se eva­lúa con no­ta sie­te en su ges­tión, en­ton­ces?

Bueno, tam­bién hay ta­reas pen­dien­tes y ésas vie­nen en los pró­xi­mos años. La ver­dad es que no­so­tros hi­ci­mos po­ca cam­pa­ña, pe­ro no te­nía­mos pa­ra qué de­mos­trar cosas a úl­ti­ma ho­ra.

Pe­ro el atle­tis­mo si­gue con los mis­mos re­sul­ta­dos. ¿Qué fal­ta pa­ra des­pe­gar?

Hay que pro­fe­sio­na­li­zar­se. Las úl­ti­mas me­da­llas olím­pi­cas pa­ra Chi­le las en­tre­ga­ron los de­por­tes pro­fe­sio­na­les; no va­mos a lle­gar a nin­gún la­do si no nos pro­fe­sio­na­li­za­mos. Chi­le tie­ne 60 po­si­bi­li­da­des de me­da­lla, ima­gí­ne­se si se in­vir­tie­ra en atle­tis­mo. Hi­ci­mos un es­tu­dio de po­ten­cial de de­sa­rro­llo pa­ra ver a qué ni­vel po­de­mos lle­gar. En Su­da­mé­ri­ca, Chi­le va a es­tar fuer­te, lo que no sig­ni­fi­ca que no mi­re­mos los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos u Olímpicos.

Chi­le bri­lla en ca­te­go­rías me­no­res, pe­ro de­cae en adul­tos. ¿Có­mo man-

te­ner

El ma­yor pro­ble­ma son los CER (Cen­tros de En­tre­na­mien­to Re­gio­na­les). La ley di­ce que esos re­cin­tos de­ben ser ad­mi­nis­tra­dos por las fe­de­ra­cio­nes y el Es­ta­do, pe­ro re­sul­ta que a no­so­tros nos de­jan par­ti­ci­par bien po­co. Se ha avan­za­do, es cier­to, pe­ro si no­so­tros pu­dié­ra­mos te­ner una li­ga­zón di­rec­ta se­ría mu­cho mejor. Si al fi­nal, los que sa­be­mos de atle­tis­mo so­mos no­so­tros. A no­so­tros nos bas­ta­ría con ser in­te­gra­dos a los CER.

los re­sul­ta­dos? ¿Por qué no los de­jan en­trar?

Por ce­los del Es­ta­do, por des­con­fian­za en las Fe­de­ra­cio­nes. Lo que pue­de ser ló­gi­co en al­gu­nos ca­sos, pe­ro tam­bién por ig­no­ran­cia, de­re­cha­men­te.

Pe­ro el mi­nis­tro Sque­lla fue atle­ta, es en­tre­na­dor, co­no­ce lo que us- ted re­cla­ma.

Se han he­cho es­fuer­zos, pe­ro entra en la di­ná­mi­ca pro­pia del or­ga­nis­mo. Hay es­fuer­zos de al­gu­nos fun­cio­na­rios, pe­ro que­dan en na­da por­que no hay vo­lun­tad.

¿Có­mo me­jo­rar los ren­di­mien­tos de atle­tas en me­ga­even­tos?

Hay un te­ma del ma­ne­jo in­di­vi­dual de los de­por­tis­tas. Sa­be­mos que si nos opo­ne­mos a un pro­yec­to, el atle­ta va a re­cla­mar que la Fe­de­ra­ción se opu­so. Nin­gu­na fe­de­ra­ción quie­re es­tar mal con sus de­por­tis­tas, pe­ro cree­mos que es ahí don­de te­ne­mos que te­ner más atri­bu­cio­nes. Hay una co­mi­sión don­de su­pues­ta­men­te es­ta­mos re­pre­sen­ta­dos por el Co­mi­té Olím­pi­co, pe­ro don­de po­cas ve­ces han pre­va­le­ci­do nues­tros in­tere­ses. Mien­tras las fe­de­ra­cio­nes no ten­gan la ca­pa­ci­dad de res­pon- der a sus de­por­tis­tas, va­mos a se­guir te­nien­do me­da­llas olímpicos en el fút­bol y el te­nis, que son fi­nan­cia­dos por pri­va­dos o por los pa­pás y no por sus fe­de­ra­cio­nes.

El mo­de­lo lo im­po­ne el Es­ta­do.

Te­ne­mos una política na­cio­nal que fue apro­ba­da. La ana­li­cé en pro­fun­di­dad y da su­fi­cien­tes so­por­tes pa­ra avan­zar en los pró­xi­mos años. Lo que fal­ta es vo­lun­tad política, tam­bién la co­mu­ni­ca­ción en­tre el IND, el Min­dep y el COCh. To­dos sa­be­mos que hay re­cur­sos que pro­vie­nen del 2 por cien­to de los Fon­dos Re­ser­va­dos del Co­bre a re­gio­nes, que van di­rec­ta­men­te al de­por­te. Pe­ro esa pla­ta nor­mal­men­te no es­tá de acuer­do con los in­tere­ses de las re­gio­nes. El de­por­te no pue­de se­guir so­por­tan­do el ma­no­seo po­lí­ti­co.

¿Ya se es­tá pre­pa­ran­do a los atle­tas que es­ta­rán pa­ra San­tia­go 2023?

Tra­ba­ja­mos de la mano de las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro tam­bién con nues­tros pro­pios re­cur­sos. Que­re­mos for­ta­le­cer los CER, te­ner uno en ca­da zo­na. Ya te­ne­mos uno en Te­mu­co, que es es­pe­cia­li­za­do en lan­za­mien­to, pe­ro que­re­mos más. Es­ta­rán ubi­ca­dos en los prin­ci­pa­les cen­tros de­mo­grá­fi­cos del país. Ya eva­lua­mos a to­dos los atle­tas de pro­yec­ción, con con­su­mo de oxígeno, de todo. Eso nun­ca se ha­bía he­cho.

¿Te­ne­mos en­tre­na­do­res pa­ra eso?

El ma­yor or­gu­llo que ten­go es que a nues­tro cam­peón mun­dial de dis­co lo en­tre­nó un chi­leno, Jor­ge So­to­ma­yor. No­so­tros siem­pre pen­sa­mos que él era el nú­me­ro uno y lo de­mos­tró. Ade­más, ha si­do siem­pre abier­to, re­co­no­ce sus erro­res, sus cam­bios de pa­ra­dig­mas de en­tre­na­mien­to.

¿Se re­cu­pe­ra­rá el fon­dis­mo tras la des­con­fian­za por do­pa­je?

Los me­dio­fon­dis­tas era un gru­po con el que ha­bía­mos par­ti­do con mu­cha es­pe­ran­za, pe­ro los ma­tó. Pri­me­ro, la fal­ta de co­la­bo­ra­ción en­tre los en­tre­na­do­res; pe­ro lo que más les per­ju­di­có fue el do­pa­je. Nues­tros me­jo­res atle­tas apa­re­cie­ron in­vo­lu­cra­dos en es­to. Aho­ra, Ma­rio Ro­drí­guez ha to­ma­do el área, él tie­ne una vi­sión muy am­plia y edu­ca­ti­va. Va­mos a to­mar a un gru­po más joven, aun­que igual va­mos a con­si­de­rar a otros fon­dis­tas, que en­tre­nen fue­ra del sis­te­ma.

Y aho­ra ha si­do un ve­lo­cis­ta. El do­pa­je es un pro­ble­ma in­dis­cu­ti­ble pa­ra su Fe­de­ra­ción.

Sien­to que Chi­le to­mó bien la ini­cia­ti­va al prin­ci­pio, por­que au­men­ta­mos en diez ve­ces las can­ti­da­des de con­tro­les. Eso pue­de ser una ate­nuan­te a tan­tos ca­sos, pe­ro se­ría ab­sur­do pen­sar así; qui­zás siem­pre hu­bo y nun­ca se con­tro­ló. Tam­bién po­dría de­cir que hay otros paí­ses con mu­chos más ca­sos. Y agre­gar­le que en el atle­tis­mo hay me­nos ca­sos que otros cin­co depor- tes por lo me­nos, pe­ro eso es el con­sue­lo de ton­tos. Lo co­rrec­to es pen­sar que hay que au­men­tar los con­tro­les y tam­bién la cul­tu­ra. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en un do­cu­men­to en que pro­pon­dre­mos que to­dos los atle­tas que ten­gan pro­yec­tos con el Es­ta­do o pri­va­dos, pe­ro que es­tén en el gru­po de al­to ren­di­mien­to, de­ban fir­mar un com­pro­mi­so éti­co en que si re­sul­ta do­pa­do, no­so­tros tam­bién apli­ca­re­mos san­cio­nes.

¿Qué cla­se de san­cio­nes?

Pue­den ser la sus­pen­sión u otras. Tam­bién cas­ti­ga­re­mos a los en­tre­na­do­res, por­que mu­chas ve­ces se per­si­gue só­lo al de­por­tis­ta, pe­ro el en­tre­na­dor tam­bién es cul­pa­ble. Du­ran­te todo es­te tiem­po no pu­di­mos tra­ba­jar con los atle­tas, por­que es­ta­ban sien­do in­ves­ti­ga­dos, pe­ro sí lo hi­ci­mos con los en­tre­na­do­res. Ahí nos di­mos cuen­ta que los en­tre­na­do­res que si­guen muy bien a sus atle­tas, sa­ben per­fec­ta­men­te cuan­do se es­tán do­pan­do.

¿Jus­ti­fi­ca el do­pa­je?

No, pe­ro mu­chas ve­ces jus­ti­fi­co la de­ses­pe­ra­ción del de­por­tis­ta por no per­der la be­ca, por que­dar com­ple­ta­men­te so­lo y de un éxi­to apa­ren­te. Pe­ro no, no jus­ti­fi­co el do­pa­je.

Las fe­de­ra­cio­nes se be­ne­fi­cian del éxi­to de los atle­tas ¿có­mo sa­ber que lo suyo no es só­lo un do­ble dis­cur­so?

To­dos sa­be­mos que en el de­por­te de al­ta com­pe­ten­cia lo más im­por­tan­te es ga­nar. Yo pro­ven­go del mun­do de la edu­ca­ción, don­de la éti­ca for­ma a las per­so­nas pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos; pe­ro es­tá tam­bién el mun­do de los ne­go­cios, don­de es un buen ne­go­cio ga­nar un mi­llón de dó­la­res dan­do po­si­ti­vo. Eso me lo di­jo un co­rre­dor y es al­go que yo no con­ci­bo.

¿Cuá­les son los lí­mi­tes?

La ayu­da er­go­gé­ni­ca la acep­to. Todo lo que apo­ye a los de­por­tis­tas, que no es­té prohi­bi­do y que no le ha­ga da­ño a los de­por­tis­tas, lo acep­to. Ne­ce­si­ta­mos me­jo­res apo­yos cien­tí­fi­cos. Pe­ro cla­ro, uno pue­de de­cir que jus­ti­fi­ca a un atle­ta que por ser po­bre y ga­nar se jus­ti­fi­ca, pe­ro no es lo co­rrec­to. La ley es la ley y eso di­ce que el que apa­re­ce do­pa­do, es­tá do­pa­do.

Se acer­ca el Ma­ra­tón de San­tia­go. Qué ob­se­sión tie­ne us­ted con qui­tár­se­lo a la cor­po­ra­ción.

Es­tá en ma­nos de la Jus­ti­cia. He­mos re­ca­ba­do nue­va in­for­ma­ción, que le en­tre­ga­mos a la Fis­ca­lía. No va­mos a ha­blar más de es­to, só­lo a es­pe­rar que la Jus­ti­cia ha­ga lo suyo. He­mos si­do cri­ti­ca­dos por­que no lle­ga­mos a acuer­dos, pe­ro no po­de­mos lle­gar a un acuer­do con gen­te que te qui­ta al­go que es tu­yo y des­pués vie­ne a pro­po­ner có­mo lo va a re­par­tir. No co­rres­pon­de. Só­lo que­re­mos que el atle­tis­mo crez­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.