Ver­güen­za o men­ti­ra

Con un es­pec­tácu­lo bochornoso que dio la vuel­ta al mun­do (el cam­peón pro­pi­nan­do pa­ta­das con­tra la pri­me­ra fi­la), la UFC dio más ar­gu­men­tos pa­ra ser vis­ta co­mo un vil show.

La Tercera - El Deportivo - - UFC - Juan B. Mar­chant

Cuan­do Co­nor McG­re­gor hi­zo la se­ñal de ren­di­ción a los tres mi­nu­tos del cuar­to round, Kha­bib Nur­ma­go­me­dov que­ría se­guir ahor­cán­do­lo. Al ru­so la vic­to­ria no le sa­tis­fa­cía, mu­cho me­nos le in­tere­sa­ba ce­le­brar el he­cho de se­guir im­ba­ti­do. Su úni­co de­seo era de­rra­mar san­gre, hu­mi­llar al ir­lan­dés y co­brar­se venganza por agravios pa­sa­dos. O eso que­ría ha­cer creer, con el pú­bli­co en­fer­vo­ri­za­do, en be­ne­fi­cio del ne­go­cio-es­pec­tácu­lo.

De ahí la ra­zón por la que Nur­ma­go­me­dov, in­me­dia­ta­men­te des­pués de que el ár­bi­tro lo se­pa­ra­ra y die­ra co­mo ga­na­dor, sal­tó del oc­tá­gono pa­ra re­par­tir pa­ta­das y com­bos en las gra­de­rías a los ami­gos de McG­re­gor, cual ora­te pró­fu­go de un ma­ni­co­mio. Y mien­tras desata­ba el caos en la pri­me­ra fi­la del T-Mo­bi­le Are­na, tres de sus com­pa­ñe­ros subie­ron al ring pa­ra gol­pear al ir­lan­dés por la es­pal­da y ter­mi­nar de man­char un po­co más el nom­bre de las ar­tes mar­cia­les mix­tas.

Era la pe­lea más im­por­tan­te de la his­to­ria del Ul­ti­ma­te Figh­ting Cham­pions­hip, la que en cin­co rounds de cin­co mi­nu­tos re­pre­sen­ta­ría to­da la po­pu­la­ri­dad que las MMA han al­can­za­do a ni­vel mun­dial. US$ 170 mi­llo­nes en ga­nan­cias por el pay-per-view, más 17,2 mi­llo­nes de dó­la­res so­lo por ven­ta de en­tra­das, pa­ra una no­che de sá­ba­do don­de el di­ne­ro y la ver­güen­za fue­ron los pro­ta­go­nis­tas y en la que no hu­bo ras­tro de va­lo­res de­por­ti­vos.

Es­ta mi­llo­na­da es la que arro­ja más tie­rra a un es­pec­tácu­lo de pri­me­ras po­co creí­ble. Ac­tual­men­te McG­re­gor no es el cam­peón, mas sí el res­pon­sa­ble de con­ver­tir a la UFC en la ma­yor em­pre­sa de MMA del mun­do. The No­to­rious, sir­vién­do­se de po­lé­mi­cas, pro­vo­ca­cio­nes e in­clu­so de­li­tos, con­si­guió una le­gión de fa­ná­ti­cos re­cal­ci­tran­tes que ido­la­tran su es­ti­lo irre­ve­ren­te y pro­fe­san odio a to­do aquel que ose desafiar­lo. Y con los se­gui­do­res lle­ga la pla­ta.

Por eso no ex­tra­ña que Da­na Whi­te, el pre­si­den­te de la UFC, no con­de­na­ra del to­do al ir­lan­dés cuan­do el pa­sa­do 5 de abril lan­zó un ca­rri­to de me­tal al bus que trans­por­ta­ba a Kha­bib, de­jan­do a tres per­so­nas en el hos­pi­tal. McG­re­gor fue acu­sa­do de tres car­gos por asal­to y uno por van­da­lis­mo, de los que se li­bró tras de­cla­rar­se cul­pa­ble por con­duc­ta inapro­pia­da. Desde la UFC no ca­yó san­ción al­gu­na. En cual­quier otra dis­ci­pli­na, McG­re­gor ha­bría si­do sus­pen­di­do o in­clu­so ex­pul­sa­do. Pe­ro Whi­te — quien fue ca­si su guar­des­pal­da du­ran­te la far­sa con May­weat­her— de­ci­dió dar­le la opor­tu­ni­dad de lle­var a ca­bo otra pan­to­mi­ma.

Por lo de ayer, an­te 20.034 es­pec­ta­do­res, tam­po­co ha­brá ma­yo­res cas­ti­gos. En­tre otras co­sas porque del mal pro­ce­der, el be­ne­fi­cia­do, quién sa­be si el im­pul­sor, es la pro­pia UFC. “No pue­do ase­gu­rar al 100% que Kha­bib si­ga sien­do el cam­peón. La in­ves­ti­ga­ción la es­tá lle­van­do la Comisión Atlé­ti­ca de Ne­va­da. Pue­de ha­ber san­cio­nes, mul­tas, sus­pen­sio­nes… po­de­mos ima­gi­nar de to­do”, se­ña­ló un am­bi­guo Whi­te tras la pe­lea. Los dos mi­llo­nes de dó­la­res que le co­rres­pon­dían a Nur­ma­go­me­dov por la vic­to­ria es­tán re­te­ni­dos por la Comisión. ¿Los de McG­re­gor? En­tre­ga­dos sin in­con­ve­nien­tes a su pro­pie­ta­rio.

Con el mor­bo por las nu­bes, los fa­ná­ti­cos ya quie­ren una se­gun­da ver­sión del show, que acer­ta­da­men­te se pu­bli­ci­tó co­mo Ma­la

San­gre. ¿Los pro­duc­to­res? Aún más, te­nien­do en cuen­ta que su crea­ción ya dio la vuel­ta al mun­do acom­pa­ña­da de che­ques abul­ta­dos y pa­la­bras de es­cán­da­lo.

Kha­bib se aba­lan­za con­tra el equi­po de McG­re­gor tras ga­nar el com­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.