A DIEZ AÑOS DEL ÚNI­CO TRIUN­FO OFI­CIAL EN TIEM­PO RE­GLA­MEN­TA­RIO SO­BRE AR­GEN­TI­NA

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA - De­nís Fer­nán­dez

Hoy se cum­plen 10 años del pri­mer y úni­co triun­fo lo­gra­do por la se­lec­ción chi­le­na an­te Ar­gen­ti­na en el tiem­po re­gla­men­ta­rio de un par­ti­do ofi­cial. Un de­ce­nio de una vic­to­ria se­lla­da con gol de Ore­lla­na, pe­ro sus­ten­ta­da en el tra­ba­jo de un pu­ña­do de ac­to­res de re­par­to cu­yas ac­tua­cio­nes cam­bia­ron la his­to­ria.

El 15 de oc­tu­bre de 2008, en el Es­ta­dio Na­cio­nal, Chi­le no ven­ció a Ar­gen­ti­na, se ven­ció a sí mis­mo, por más que aquel triun­fo, gra­ba­do a fue­go en la re­ti­na y la me­mo­ria co­lec­ti­va de una so­cie­dad en­te­ra, va­ya a pa­sar a la pos­te­ri­dad por lo pri­me­ro. La deu­da his­tó­ri­ca con­traí­da, al fin y al ca­bo, era ex­clu­si­va­men­te pro­pia. Has­ta que la sal­da­ron los sol­da­dos de Biel­sa.

Al triun­fo con­quis­ta­do por la Ro­ja aque­lla tar­de de pri­ma­ve­ra, mer­ced al so­li­ta­rio tan­to de Fa­bián Ore­lla­na a los 35 mi­nu­tos, si­guie­ron, de he­cho y en ri­gor, dos vic­to­rias más (2015 y 2016), ja­lo­na­das ade­más con la con­se­cu­ción en sen­das tan­das de pe­na­les de dos Co­pas Amé­ri­ca, pe­ro aquel en­cuen­tro del que hoy se cum­plen exac­ta­men­te 10 años, con­ti­núa sien­do el úni­co en que el Equi- po de To­dos fue ca­paz de do­ble­gar a la Al­bi­ce­les­te en el tiem­po re­gla­men­ta­rio de un due­lo ofi­cial tras ca­si 100 años de en­fren­ta­mien­tos.

Pe­ro por más que aquel iné­di­to fes­te­jo na­cio­nal ha­ya si­do ad­ju­di­ca­do siem­pre a la mis­ma ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas que pro­ta­go­ni­zó des­pués la do­ble con­quis­ta del sub­con­ti­nen­te, lo cier­to (y tam­bién lo lla­ma­ti­vo) es que al­gu­nos de los gran­des nom­bres pro­pios de ese pri­mer co­te­jo no con­ta­ban en­ton­ces con el car­tel de ac­to­res prin­ci­pa­les en la Ro­ja, no for­ma­ron par­te des­pués, en mu­chos ca­sos, de los triun­fos co­lec­ti­vos ve­ni­de­ros o, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, bri­lla­ron con luz pro­pia ese día an­te Ar­gen­ti­na y des­pués, sen­ci­lla­men­te, des­apa­re­cie­ron. Un pu­ña­do de ac­to­res se­cun­da­rios (no tan­to des­de una di­men­sión fut­bo­lís­ti­ca co­mo des­de un pris­ma me­diá­ti­co y par­tien­do por el pro­pio au­tor del úni­co gol del en­cuen­tro) que fue­ron los ver­da­de­ros en­car­ga­dos de re­es­cri­bir la his­to­ria. Y es que al fin y al ca­bo las bue­nas his­to­rias no son las que tie­nen so­lo bue­nos ac­to­res prin­ci­pa­les, sino un re­par­to ex­ce­len­te. Y eso es pre­ci­sa­men­te lo que te­nía en sus ma­nos, aquel 15 de oc­tu­bre, el bueno de Mar­ce­lo Biel­sa.

Si hay un fut­bo­lis­ta ca­paz de per­so­ni­fi­car a la per­fec­ción la ex­cep­cio­na­li­dad de aquel due­lo li­bra­do an­te la es­cua­dra trans­an­di­na, ese es, sin lu­gar a du­das, Hu­go Dro­guett (36), que no so­lo dis­pu­tó an­te la Al­bi­ce­les­te el que fue, pro­ba­ble­men­te, su me­jor par­ti­do con la Ro­ja, sino tam­bién el úl­ti­mo. Y to­do ello tras ves­tir­se de pro­ta­go­nis­ta li­te­ral­men­te por ac­ci­den­te. “Yo es­ta­ba en la ban­ca y, aun­que uno siem­pre va a que­rer en­trar, de una ma­ne­ra u otra no lo es­pe­ra­ba, por­que con­tra Ecua­dor no me ha­bía ni ves­ti­do. En­ton­ces, mu­cha es­pe­ran­za no te­nía”, co­mien­za a re­me­mo­rar, un de­ce­nio des­pués de aquel en­cuen­tro y en con­ver­sa­ción con el­de­por­ti­vo de La Ter­ce­ra, el hoy me­dio­cam­pis­ta de Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción. “Pe­ro en­ton­ces se da la ju­ga­da for­tui­ta de Mark (Gon­zá­lez), de la que sa­le muy las­ti­ma­do (con un TEC ce­rra­do tras un bru­tal cho­que con Ni­co­lás Bur­dis­so), y Mar­ce­lo (Biel­sa) me man­da a ca­len­tar”, pro­si­gue. “Y re­cuer­do que es­ta­ba muy ner­vio­so, por­que ade­más la gen­te pe­día que en­tra­ra Val­di­via, qui­zás por­que Val­di­via tie­ne más ca­li­dad, qué sé yo, pe­ro en el mo­men­to que ca­len­ta­ba, pen­sa­ba: ‘Bueno, el pro­fe va a re­cu­lar y va a cam­biar su de­ci­sión’. Pe­ro, por suer­te pa­ra mí, no fue así y me ra­ti­fi­có”. Se ha­bían con­su­mi­do so­lo 20 mi­nu­tos de par­ti­do en el Na­cio­nal. De una in­ten­si­dad inusi­ta­da. “En la pri­me­ra pe­lo­ta que to­co, tra­bé, me acuer­do, con Mas­che­rano, y la ga­né. La gen­te mur­mu­lló y eso me lle­nó de con­fian­za. Esa ju­ga­da fue muy im­por­tan­te, ga­nar esa tra­ba­da, por­que se es­ta­ba ju­gan­do a un ni­vel al­tí­si­mo y te­mía que el equi­po se re­sin­tie­se por­que Mark lo es­ta­ba ha­cien­do muy bien”, agre­ga.

Pe­ro el equi­po no es­ta­ba dis­pues­to a re­sen­tir­se, en nin­gu­na de sus lí­neas. Ni si­quie­ra en esa osa­da re­ta­guar­dia for­ma­da por tres ju­ga­do­res y co­man­da­da, des­de su po­si­ción de lí­be­ro, por Wal­do Pon­ce (35). “Nun­ca pen­sa­mos que por es­tar con lí­nea de tres íba­mos a es­tar ex­pues­tos. Era un es­que­ma que ma­ne­já­ba­mos. Te­nía­mos cla­ro a quién nos en­fren­tá­ba­mos y creo que esa fue nues­tra prin­ci­pal ven­ta­ja. Te­nía­mos muy cla­ro lo que te­nía­mos que ha­cer y lo que no te­nía­mos que ha­cer”, ma-

ni­fies­ta, con con­vic­ción, el ex­za­gue­ro, re­ti­ra­do de la ac­ti­vi­dad el pa­sa­do año y res­pon­sa­ble hoy de una lí­nea de za­pa­ti­llas lla­ma­da Área y de una em­pre­sa de ser­vi­cios au­to­mo­vi­lís­ti­cos.

El fren­te de ata­que ar­gen­tino, sin em­bar­go, in­fun­día res­pe­to; Ser­gio Agüe­ro, Die­go Mi­li­to y Leo Mes­si. Aun­que pa­ra tra­tar de neu­tra­li­zar al as­tro del Bar­ce­lo­na, Biel­sa ya ha­bía da­do con el an­tí­do­to. Otro per­so­na­je se­cun­da­rio que iba a dis­fra­zar­se de prin­ci­pal en la no­che ñu­ñoí­na. “Re­cuer­do que fue un par­ti­do re­don­do y lue­go re­cuer­do si­tua­cio­nes cla­ve. El gol, cla­ro, lo que le pa­só a Mark o el es­tar ha­blan­do cons­tan­te­men­te con Mar­co Es­tra­da, que te­nía que es­tar siem­pre cer­ca de Mes­si. Mar­co hi­zo un muy buen par­ti­do”, res­ca­ta Pon­ce. El vo­lan­te qui­llo­tano, hoy fut­bo­lis­ta del Ju­ven­tud El Ba­jío, un mo­des­to club ama­teur de la Quin­ta Re­gión, hi­zo un par­ti­do pa­ra el re­cuer­do.

Con el de­ve­nir de los mi­nu­tos, la pre­sión chi­le­na co­men­za­ba a tor­nar­se as­fi­xian­te pa­ra los pu­pi­los del cues­tio­na­do Co­co Ba­si­le y, tras un ca­be­za­zo al tra­ve­sa­ño de otro his­tó­ri­co sin pla­ca de aque­lla inol­vi­da­ble jor­na­da, Pa­blo Con­tre­ras, lle­gó el an­sia­do pre­mio del gol. “El equi­po es­ta­ba to­can­do y la pe­lo­ta lle­gó en dia­go­nal ha­cia mí. La pe­lo­ta se iba, pe­ro yo no la de­jo sa­lir y co­mo de me­dia vuel­ta la des­pe­jo y por la pre­sión de un ju­ga­dor ar­gen­tino le lle­ga a un ju­ga­dor nues­tro. Ahí se em­pie­zan a ge­ne­rar to­dos los mo­vi­mien­tos que lle­va­ron a la fi­na­li­za­ción, de muy bue­na ma­ne­ra, de Ore­lla­na”, ex­pli­ca Dro­guett. “Yo me acuer­do de la pa­sa­da del Gary por fue­ra, del cen­tro atrás y de la de­fi­ni­ción de Fa­bián, con mu­cha tran­qui­li­dad. Eso no se me ol­vi­da”, com­ple­men­ta Pon­ce. Un tan­to que a la pos­tre terminaría sien­do de­ci­si­vo y dan­do lu­gar al na­ci­mien­to de un nue­vo so­bre­nom­bre fut­bo­lís­ti­co que so­bre­vi­ve has­ta nues­tros días: “Fa­bi tu­vo la suer­te de con­ver­tir y de ga­nar­se un apo­do de por vi­da. E His­tó­ri­co, qué apo­do ¿no? Bueno, to­dos ayu­da­mos un po­co a lo­grar un re­sul­ta­do que nos po­ne en la his­to­ria del fút­bol. Y que mar­có tam­bién un pun­to de in­fle­xión pa­ra to­do lo que vino lue­go”, ex­pli­ca el exdefensor.

Con ven­ta­ja en el mar­ca­dor des­de aquel re­cor­da­do mi­nu­to 35, la Se­lec­ción de Biel­sa se las in­ge­nió co­mo pu­do pa­ra re­sis­tir y pa­ra con­ser­var su ren­ta du­ran­te to­do el se­gun­do tiem­po. Y ter­mi­nó ven­cien­do. Y aun­que el apo­do se lo que­dó so­lo uno, hoy son muy po­cos los que du­dan de que aque­lla no­che en el Na­cio­nal fue­ron al me­nos 14 los his­tó­ri­cos chi­le­nos. “No hu­bo un ju­ga­dor que re­sal­ta­ra más de lo que re­sal­tó el equi­po. Mar­co hi­zo un buen par­ti­do, Hu­go (Dro­guett) que en­tró por lo que le pa­só a Mark, tam­bién lo hi­zo, y atrás con Pa­blo (Con­tre­ras), con Clau­dio (Bra­vo)... fue un par­ti­do re­don­do”, sin­te­ti­za Pon­ce.

“Fui­mos to­tal­men­te do­mi­na­do­res de un en­cuen­tro in­creí­ble. El mis­mo téc­ni­co de la se­lec­ción ar­gen­ti­na re­co­no­ció des­pués que, a la ho­ra de ana­li­zar el par­ti­do, pa­re­cía­mos 14 ju­ga­do­res (chi­le­nos) den­tro del cam­po. Me­ti­mos una pre­sión in­ten­sa”. El que ha­bla es Pa­blo Con­tre­ras, otro pro­ta­go­nis­ta de aquel due­lo im­bo­rra­ble. Al igual que sus com­pa­ñe­ros en la za­ga, él de­bió fre­nar a Mes­si y com­pa­ñía. “Es­tu­ve sú­per con­cen­tra­do an­te un gran­dí­si­mo ju­ga­dor co­mo era Leo Mes­si, ade­más del Kun Agüe­ro y Die­go Mi­li­to”.

Pe­ro aquel par­ti­do no fue tan re­don­do pa­ra to­dos. Tras el que apun­ta­ba a ser su en­cuen­tro con­sa­gra­to­rio con la ca­sa­qui­lla na­cio­nal, Dro­guett, el fa­ro que en es­tos días tra­ta de guiar a la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción ha­cia la con­se­cu­ción de un iné­di­to tí­tu­lo, no vol­vió ja­más a ser ci­ta­do a la Ro­ja. “Ca­mino a mi ca­sa re­cuer­do que la gen­te es­ta­ba vuel­ta lo­ca por las ca­lles, no se po­día pa­sar y ha­ber per­te­ne­ci­do a ese equi­po que de­rri­bó tan­tos años de frus­tra­ción, que de­rri­bó una his­to­ria gi­gan­te que te­nía en con­tra, es la ale­gría más gran­de que me pu­do pa­sar ju­gan­do por la Se­lec­ción, más aún tra­tán­do­se de mi úl­ti­mo par­ti­do. Por qué no hu­bo más lla­ma­dos es di­fí­cil sa­ber­lo. En las de­ci­sio­nes del téc­ni­co uno no pue­de me­ter­se. O al­go ha­bré he­cho mal, no lo re­cuer­do, pe­ro de una u otra ma­ne­ra pre­fie­ro que­dar­me con eso, con que mi úl­ti­ma par­ti­ci­pa­ción fue bue­na y que per­te­nez­co a un gru­po que cam­bió en ese mo­men­to la his­to­ria de los due­los con­tra Ar­gen­ti­na”, sen­ten­cia el vo­lan­te, quien pe­se a su gran mo­men­to en el tor­neo do­més­ti­co ya da de­fi­ni­ti­va­men­te por ce­rra­da, 10 años des­pués de su úl­ti­mo con­cur­so, su aven­tu­ra en la Se­lec­ción: “Ese ca­pí­tu­lo pa­ra mí es­tá ce­rra­do ha­ce bas­tan­te tiem­po y me que­do tran­qui­lo con lo que pu­de ha­cer. ¿Pu­de ha­cer­lo me­jor? Se­gu­ro, pe­ro no me pue­do cues­tio­nar na­da. Así que dis­fru­tan­do de es­tos úl­ti­mos mo­men­tos que me que­dan en el fút­bol. Uno ya no es un ni­ño y co­mo se van dan­do las nó­mi­nas es al­go ló­gi­co pen­sar que yo no es­toy pa­ra la Se­lec­ción. Es­toy en una edad avan­za­da y por más que mi ren­di­mien­to sea al­to, sé que no se­ré con­si­de­ra­do. Si no era con­si­de­ra­do cuan­do es­ta­ba más jo­ven y en un gran mo­men­to, ima­gí­na­te aho­ra que ten­go 36 años”, con­clu­ye.

Y Pon­ce, que sí que al­can­zó a de­fen­der a la Ro­ja en Su­dá­fri­ca, cie­rra, a mo­do de con­clu­sión: “Ese par­ti­do nos hi­zo con­ven­cer­nos de que éra­mos un gran equi­po y que te­nía­mos las con­di­cio­nes pa­ra ga­nar­le a cual­quie­ra, por­que aun­que ob­via­men­te es­tán tam­bién las co­pas Amé­ri­ca, ese si­gue sien­do des­pués de to­do el par­ti­do que se le ga­nó a Ar­gen­ti­na”. El en­cuen­tro, tal vez, que mar­có el co­mien­zo de to­do, que la Ro­ja ven­ció gra­cias a la co­la­bo­ra­ción ines­ti­ma­ble de sus Es­tra­das, Dro­guetts, Ore­lla­nas, Pon­ces o Con­tre­ras; con Ale­xis sus­pen­di­do, Arán­guiz, Díaz y Val­di­via fue­ra de jue­go y Ar­tu­ro Vidal su­man­do ape­nas tres mi­nu­tos. “El 15 de oc­tu­bre se­rá un día im­bo­rra­ble pa­ra el pue­blo chi­leno, pa­ra mí y pa­ra to­dos los ju­ga­do­res”, cie­rra Con­tre­ras.

El triun­fo del co­lec­ti­vo en un día, el 15 de oc­tu­bre de 2008, en que Chi­le no so­lo de­rro­tó a Ar­gen­ti­na sino que des­cu­brió, no sin cier­ta sor­pre­sa, que po­día ga­nar­le a cual­quie­ra.

“Re­cuer­do que es­ta­ba muy ner­vio­so, por­que ade­más la gen­te pe­día que en­tra­ra Val­di­via”. HU­GO DRO­GUETT EX­VO­LAN­TE DE LA RO­JA

“El 15 de oc­tu­bre se­rá un día im­bo­rra­ble pa­ra el pue­blo chi­leno, pa­ra mí y pa­ra to­dos los ju­ga­do­res”. PA­BLO CON­TRE­RAS EXDEFENSOR DE LA RO­JA

“Ese par­ti­do nos hi­zo con­ven­cer­nos de que éra­mos un gran equi­po”. WAL­DO PON­CE EXDEFENSOR DE LA RO­JA

El ar­que­ro Juan Pa­blo Ca­rri­zo y sus com­pa­ñe­ros mi­ran im­po­ten­tes có­mo el dis­pa­ro de Fa­bián Ore­lla­na en­tra en el ar­co ar­gen­tino.

Wal­do Pon­ce se lle­va el ba­lón an­te el Kun Agüe­ro; atrás, Lio­nel Mes­si.

Hu­go Dro­guett es se­gui­do por Die­go Mi­li­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.