Ser­gio Ve­laz­co, el Mono

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER -

“Siem­pre los dia­rios y re­vis­tas es­cri­bie­ron mi ape­lli­do con ese, pe­ro soy Ve­laz­co, con ze­ta”, di­ce Ser­gio del Car­men Ve­laz­co Bei­za, quien na­ció el 20 de ma­yo de 1943 en Pa­pu­do (cum­plió 75 años). Me­día 1,68 me­tros y pe­sa­ba 65 ki­los.

Ve­laz­co no tu­vo ído­los, por­que no co­no­cía el fút­bol pro­fe­sio­nal. “Mi úni­ca cer­ca­nía fue cuan­do al­gu­nos equi­pos ve­nían al bal­nea­rio du­ran­te la se­ma­na pa­pu­da­na. En el club de ba­rrio Mi­ra­flo­res ju­ga­ba en to­dos los pues­tos y con un ami­go me fui a pro­bar de pun­te­ro de­re­cho a San Luis de Qui­llo­ta, pe­ro an­tes pa­sa­mos por La Ca­le­ra y allí el To­ño Var­gas, Fi­del Zuleta y Héc­tor Lei­va nos di­je­ron que se­ría me­jor que nos pro­bá­ra­mos de de­fen­sas, por­que los la­te­ra­les de San Luis, Raúl Mena y Al­ber­to Gar­cés, se ha­lla­ban en la Bol­sa de Ju­ga­do­res (el club les po­nía pre­cio y los in­tere­sa­dos de­bían ha­cer sus ofer­tas)”.

En la prue­ba ren­di­da an­te el en­tre- na­dor Re­né Qui­tral (exar­que­ro se­lec­cio­na­do), Ve­laz­co anotó un gol y fue con­tra­ta­do. “De­bu­té en pri­me­ra di­vi­sión co­mo la­te­ral de­re­cho, mar­can­do a Jai­me Al­caíno, de Ever­ton. En la fe­cha si­guien­te, An­drés Prie­to me di­jo que de­bía ir de la­te­ral iz­quier­do, an­te Cho­co­li­to Ra­mí­rez, de UC, en el es­ta­dio In­de­pen­den­cia”.

Ve­laz­co era dies­tro, pe­ro hi­zo ca­si to­da su ca­rre­ra en la iz­quier­da. “La zur­da la te­nía so­lo pa­ra su­bir a la mi­cro, pe­ro prac­ti­qué y prac­ti­qué con ella y me adap­té. Mis ca­rac­te­rís­ti­cas eran ra­pi­dez, mar­car muy de cer­ca y su­bir al ata­que. El en­tre­na­dor que me dio ma­yor li­ber­tad en ese sen­ti­do fue Dan­te Pes­ce. Y nun­ca pe­gué pa­ta­das, aun­que hu­bo téc­ni­cos que me ame­na­za­ron con mul­tas por no ha­cer­lo, co­mo Fran­cis­co To­rres”.

De San Luis (1962 a 1965), pa­só a Ran­gers (1966 a 1971), don­de fue vi­ce­cam­peón en 1969 y ju­gó la Co­pa Li­ber­ta­do­res 1970. “Te­nía­mos un equi­po con seis de­lan­te­ros con ape­lli­dos que em­pe­za­ban con B: Bej­cek, Be­ní­tez, Ba­rrue­to, Be­go­rre, Ba­rría y Briones”.

Ac­tuó en An­to­fa­gas­ta Por­tua­rio (1972) y lue­go via­jó a Bo­li­via, don­de ter­mi­na­ría de vo­lan­te, con el 8 en la es­pal­da: “Es­tu­ve seis me­ses en el Fí­ga­ro, de La Paz (1973), un club fun­da­do por los pe­lu­que­ros y que des­pués fue Mu­ni­ci­pal, de La Paz. Un año y me­dio en San Jo­sé, de Oru­ro (1973 y 1974). Ju­gué en De­por­tes La Se­re­na (1975), y re­gre­sé a Bo­li­via, a The Stron­gest, de La Paz, y Jor­ge Wils­ter­mann, de Co­cha­bam­ba (1976) y a ENAF, de Oru­ro, em­pre­sa na­cio­nal de fun­di­ción de es­ta­ño (1977). Me re­ti­ré en Tra­san­dino (1978)”.

¿Quién le pu­so Mono? “Mi com­pa­ñe­ro Iván Azó­car, el Po­cho­lo, de Ran­gers”. ¿Cuál es su par­ti­do inol­vi­da­ble? “Fren­te a Co­lo Co­lo en Qui­llo­ta, en la úl­ti­ma fe­cha del tor­neo 1962. Per­día­mos 3-0 y con ese re­sul­ta­do des­cen­día­mos. Anoté el pri­mer des­cuen­to, a Misael Es­cu­ti (58’), y fue la lla­ve que abrió las puer­tas, por­que con­ver­ti­mos cin­co go­les en 18 mi­nu­tos, ga­na­mos 5-3 y nos sal­va­mos (mar­zo de 1963)”.

¿Un pun­te­ro di­fí­cil? “Ma­rio Mo­reno, el Su­per­cla­se, por­que subía con pe­lo­ta do­mi­na­da. Cas­zely cuan­do era pun­te­ro de­re­cho. Con Pe­dro Ara­ya tu­ve due­los muy bue­nos ju­gan­do por Ran­gers. Mo­to­ne­to Ra­mí­rez. Pe­droPe­dro Aran­ci­bia. Y Su­lan­tay”.

¿Llo­ró en la can­cha al­gu­na vez? “La pri­me­ra fue cuan­do el Cha­cha Aven­da­ño, de Unión Es­pa­ño­la, frac­tu­ró a Luis Briones, de Ran­gers, en la li­gui­lla (enero de 1970). La se­gun­da, al per­der un pe­nal de­ci­si­vo por San Jo­sé de Oru­ro an­te Orien­te Pe­tro­le­ro, de San­ta Cruz”.

¿Un or­gu­llo? “Fi­gu­rar en el equi­po ideal de Ran­gers. En otra en­cues­ta, sa­lí se­gun­do, con un vo­to me­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.