Si­na­loa, el co­mien­zo

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - POR Mar­ce­lo Si­mo­net­ti

De un tiem­po a es­ta par­te, en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do, hay un de­por­te que vie­ne su­man­do adep­tos co­mo si de una ten­den­cia se tra­ta­ra. No im­por­ta si es­tás en San­tia­go, en Bue­nos Ai­res o Ciu­dad de Mé­xi­co, si es po­si­ble dar­le en el sue­lo a Die­go Armando Ma­ra­do­na, se le da. En­tien­do que el hom­bre, con su mo­do de ser, con sus di­chos, con su es­ti­lo de vi­da, ge­ne­ra odio­si­da­des. Tam­bién ocu­rre que él, Ma­ra­do­na, ca­li­fi­ca den­tro de una ca­te­go­ría que lo ha­ce blan­co pre­di­lec­to de quie­nes aman dis­pa­rar a la ban­da­da: el hé­roe caí­do en des­gra­cia.

Re­cuer­do que en los tiem­pos de Moha­med Ali, la afi­ción que iba a ver sus pe­leas al ring­si­de se di­vi­día en­tre aque­llos que que­rían ver­lo caer y aque­llos que que­rían ver có­mo de­rro­ta­ba a sus ri­va­les. A mu­cha gen­te le mo­les­ta­ba el ma­ne­jo de la iro­nía, cier­ta arro­gan­cia, pe­ro por en­ci­ma de to­do, ese dis­cur­so que reivin­di­ca­ba los de­re­chos ci­vi­les —y hu­ma­nos, en de­fi­ni­ti­va— de la po­bla­ción ne­gra en Es­ta­dos Uni­dos. Una de­rro­ta en el ring era tam­bién la de­rro­ta de su dis­cur­so, el de­cli­ve de to­do aque­llo que él re­pre­sen­ta­ba.

Es po­si­ble ten­der puen­tes en­tre la bio­gra­fía de Ali y la de Ma­ra­do­na: el ta­len­to pre­coz, el ori­gen mo­des­to, la re­sis­ten­cia de los otros, la voz de los sin voz, la re­bel­día. Pe­ro cla­ro, Ali nun­ca ca­yó —léa­se en sen­ti­do me­ta­fó­ri­co—, cuan­do me­nos no de la ma­ne­ra en que lo hi­zo Ma­ra­do­na: es­tig­ma­ti­za­do por la dro­ga y la tram­pa.

Es di­fí­cil sa­ber qué es aque­llo que la gen­te no le per­do­na a Ma­ra­do­na. Si su arro­gan­cia, si su adic­ción a las dro­gas, si el éxi­to que en al­gún mo­men­to tu­vo, si su po­si­ción po­lí­ti­ca. Lo cier­to es que na­da más ate­rri­zar en Mé­xi­co pa­ra ha­cer­se car­go de la di­rec­ción téc­ni­ca de Do­ra­dos, le ca­ye­ron en­ci­ma con to­do. Ya el he­cho de lle­gar a Si­na­loa, don­de tie­ne residencia uno de los cár­te­les de dro­ga más in­flu­yen­tes de Mé­xi­co —el mis­mo que re­gen­tó el Cha­po Guz­mán—, se pres­tó pa­ra un bull­ying de pro­por­cio­nes en las re­des so­cia­les. Lue­go fue el turno de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, so- bre to­do me­xi­ca­nos, que lo til­da­ron de téc­ni­co fra­ca­sa­do, en­fa­ti­zan­do lo po­co y na­da que ha­bía con­se­gui­do des­de que se ini­cia­ra co­mo DT.

Ma­ra­do­na lle­gó a un equi­po que prác­ti­ca­men­te se hun­día en la ta­bla de po­si­cio­nes de la se­rie B me­xi­ca­na. Con tres de­rro­tas y tres em­pa­tes, el fu­tu­ro se veía ne­gro. Pe­ro con él en la ban­ca, la his­to­ria cam­bió: es­ta se­ma­na, Do­ra­dos su­mó su quin­ta vic­to­ria con­se­cu­ti­va, la sex­ta des­de que el ar­gen­tino es­tá en Si­na­loa —so­lo ha per­di­do un par­ti­do—. A una fe­cha del tér­mino de la fa­se re­gu­lar, el club se po­si­cio­nó sép­ti­mo y ya es­tá cla­si­fi­ca­do pa­ra la liguilla de as­cen­so a la se­rie A.

Es cier­to, no es­tá di­ri­gien­do en la Pre­mier Lea­gue ni tam­po­co en Ita­lia… ¡Es la se­gun­da di­vi­sión me­xi­ca­na! Por lo de­más, ni si­quie­ra sa­be­mos qué tan bien di­ri­ge y tra­ba­ja ca­da una de las prác­ti­cas. Pe­ro ahí es­tán los re­sul­ta­dos y ahí tam­bién los vi­deos que lo mues­tran com­par­tien­do en ca­ma­ri­nes o al bor­de de la can­cha con los su­yos. Na­die po­dría po­ner en du­da cuán­to lo quie­ren sus ju­ga­do­res o la mis­ma hin­cha­da de El Gran Pez, co­mo se le co­no­ce al club. Guar­dan­do las pro­por­cio­nes, el fe­nó­meno es pa­re­ci­do a lo que en su mo­men­to vi­vió Ná­po­les con la lle­ga­da de un Ma­ra­do­na vein­tea­ñe­ro. La ciu­dad es­tá re­vo­lu­cio­na­da y con jus­ta ra­zón.

En­tre el mar de de­cla­ra­cio­nes, crí­ti­cas, di­chos y con­tra­di­chos, me quie­ro que­dar con una fra­se que acu­ñó el pro­pio Ma­ra­do­na a po­co de su lle­ga­da. Di­jo Die­go: “Quie­ro dar­le a Do­ra­dos lo que me per­dí. Es­tu­ve en­fer­mo 14 años. Hoy quie­ro ver el sol y acos­tar­me de no­che. An­tes no sa­bía lo que era una al­moha­da”. Y es que quien ha­bla es un hom­bre que es­tu­vo en­fer­mo y que quie­re sa­lir ade­lan­te. Que tie­ne que ha­cer­le fren­te a su pro­pia his­to­ria. Que hoy vi­ve me­di­ca­do —por eso, en oca­sio­nes, ha­bla co­mo ha­bla—. Es el hé­roe caí­do que in­ten­ta po­ner­se en pie cuan­do to­dos le han da­do en el sue­lo. Creo que por to­do lo que le en­tre­gó al fút­bol y a los que ama­mos el fút­bol, Die­go Armando Ma­ra­do­na se me­re­ce un fi­nal dis­tin­to. Me gus­ta pen­sar que en Si­na­loa ha co­men­za­do a es­cri­bir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.