El pun­to del tí­tu­lo

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL / 28ª FECHA DEL CAMPEONATO NACIONAL - POR Ro­dri­go Gold­berg

Ape­nas em­pe­za­ba el par­ti­do del Cal­vo y Bas­cu­ñán, las mi­ra­das es­ta­ban pues­tas en lo que iba a ha­cer la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, en un par­ti­do de pu­ras obli­ga­cio­nes, lo que se vio exa­cer­ba­do con el tem­pra­ne­ro gol del vo­lan­te Pa­blo Bec­ker. El fan­tas­ma del “to­dos con­tra no­so­tros” aho­ra se ha­cía tan­gi­ble pa­ra la UC en un par­ti­do ás­pe­ro, cam­bian­te en sus rit­mos y de im­po­si­ble pro­nós­ti­co.

Se­guí mi­ran­do el par­ti­do y mien­tras más tra­ta­ba de en­con­trar al cru­za­do que iba a cam­biar to­do, más me en­con­tra­ba con uno que se mul­ti­pli­ca­ba en ta­reas. Era el ca­si si­len­te Au­gus­to Ba­rrios de An­to­fa­gas­ta. Al la­do de su fiel es­cu­de­ro Gon­za­lo Vi­lla­gra ba­rrió la can­cha a lo an­cho pa­ra in­ter­cep­tar cual­quier atis­bo de in­su­rrec­ción cru­za­da. Qui­tó, alar­gó y le otor­gó la ha­bi­tual so­li­dez al blo­que me­dio de los Pumas. Co­mo si fue­ra po­co, su­po ma­nia­tar a Lu­ciano Aued, la pri­me­ra sa­li­da de la Ca­tó­li­ca.

Si hu­bie­se si­do más am­bi­cio­so, per­fec­ta­men­te pu­do ha­ber lle­ga­do a po­si­cio­nes de re­ma­te. En es­te asun­to, el efi­cien­te vo­lan­te tie­ne un mar­gen de me­jo­ra im­por­tan­te.

Y mien­tras el par­ti­do en su pri­me­ra eta­pa se­guía en do­mi­nio lo­cal, las ins­truc­cio­nes de Be­ñat San Jo­sé via­ja­ban en­tre Aued y Buo­na­not­te, sin en­con­trar res­pues­ta apa­ren­te.

La Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca vie­ne con lo jus­to ha­ce ra­to, im­pro­vi­san­do una que otra for­ma­ción y co­que­tean­do con el ries­go al usar ju­ga­do­res que no ha­bían apa­re­ci­do en to­da la se­gun­da rueda. Sin em­bar­go, tie­ne una gran gra­cia. Que a di­fe­ren­cia de otros años ha de­mos­tra­do re­bel­día en los mo­men­tos du­ros. Se va en bús­que­da del triun­fo a ojos ce­rra­dos sin con­si­de­rar lo que pa­se atrás. Y así co­mo lo pu­do ga­nar en los pies de Fuenzalida o Buo­na­not­te, tam­bién lo pu­do per­der si Ciam­pi­chet­ti acer­ta­ba una de las dos cla­rí­si­mas que tu­vo so­bre el fi­nal del par­ti­do.

A la ho­ra del ba­lan­ce el em­pa­te aso­ma co­mo jus­to por los do­mi­nios re­par­ti­dos y tam­bién por las oca­sio­nes ma­rra­das. Na­die se pue­de atri­buir más mé­ri­tos pa­ra que­dar­se con los tres pun­tos.

Cuan­do fal­ta­ban 5 fe­chas pa­ra el tér­mino exis­tía coin­ci­den­cia en que los cru­za­dos te­nían el fix­tu­re más com­ple­jo. Pa­sa­ron el de­sier­to (las pri­me­ras 3) con ma­gu­lla­du­ras, pe­ro pun­te­ros. Si­gue con lo jus­to, pe­ro mien­tras al­gu­nos lo ven co­mo dos pun­tos per­di­dos, creo que Ca­tó­li­ca res­ca­tó en An­to­fa­gas­ta el pun­to que le pue­de dar de­fi­ni­ti­va­men­te el tí­tu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.