Ce­rea­les in­te­gra­les

Fuen­te de pro­pie­da­des sa­lu­da­bles y ener­gía.

La Tercera - Especiales - - Front Page - Por: Ma­ca­re­na Uriar­te Mu­ñoz

Ade­más de ser ri­cos en fi­bra, los gra­nos in­te­gra­les son ali­men­tos que apor­tan hi­dra­tos de car­bono de ab­sor­ción len­ta, mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas. Me­jo­rar el trán­si­to in­tes­ti­nal y pro­du­cir sa­cie­dad, son al­gu­nos de sus be­ne­fi­cios en el or­ga­nis­mo.

En con­cre­to, un ce­real in­te­gral es el grano que es­tá en­te­ro y no ha pa­sa­do por un pro­ce­so de re­fi­na­mien­to. Por es­ta ra­zón, se ca­rac­te­ri­zan por con­ser­var to­dos los com­pues­tos que apor­tan los ce­rea­les, trans­for­mán­do­los en una im­por­tan­te fuen­te de ener­gía y nu­trien­tes pa­ra el or­ga­nis­mo, y pro­du­cen sa­cie­dad, ya que apor­tan hi­dra­tos de car­bono com­ple­jos que nues­tro or­ga­nis­mo tar­da más en di­ge­rir­los. De he­cho, los ce­rea­les in­te­gra­les han de­mos­tra­do ser bastante efi­cien­tes en cuan­to a cuidar la salud de la per­so­na que los in­gie­re re­gu­lar­men­te.

Así tam­bién lo ase­gu­ra Ma­ría del Ro­cío Berlanga, nu­trió­lo­ga, aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les y ma­gís­ter en Nu­tri­ción Hu­ma­na del INTA, quien sos­tie­ne que a di­fe­ren­cia de los ce­rea­les re­fi­na­dos, los in­te­gra­les nos apor­tan una ma­yor can­ti­dad de pro­teí­nas, por­que no se ha per­di­do el ger­men don­de se en­cuen­tra es­te ele­men­to. “Ade­más, con­tie­nen una se­rie de mi­ne­ra­les que no se en­cuen­tran en los re­fi­na­dos y po­seen al­to con­te­ni­dos de fi­bra, que es un com­po­nen­te im­por­tan­te den­tro de nues­tra ali­men­ta­ción que ayu­da a evi­tar cier­tas en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer de co­lon y dis­mi­nu­ye el ex­ce­so de co­les­te­rol, entre otras”, di­ce.

Al­gu­nos de los mi­ne­ra­les que con­tie­nen es­tos ce­rea­les son el hie­rro, zinc, co­bre, mag­ne­sio, se­le­nio y fós­fo­ro. Ade­más, son ri­cos en vi­ta­mi­nas del gru­po B, en vi­ta­mi­na E, tia­na­mi­na, ri­bo­fla­vi­na y nia­ci­na.

Pa­ra los ni­ños

Sin du­da, los ce­rea­les in­te­gra­les son la al­ter­na­ti­va ideal pa­ra quie­nes bus­can ob­te­ner las cualidades com­ple­tas de los gra­nos. Ade­más, en el ca­so es­pe­cí­fi­co de los ni­ños, son una gran fuen­te de ener­gía. Pe­ro, ¿Có­mo in­cor­po­rar­los en la die­ta dia­ria? La es­pe­cia­lis­ta acon­se­ja que el con­su­mo de grano co­mien­ce re­cién a par­tir del año. “En ese pe­rio­do, el me­nor se va in­cor­po­ran­do a la ali­men­ta­ción de la ca­sa y de la fa­mi­lia, por lo que es im­por­tan­te in­cluir los ce­rea­les en la die­ta dia­ria de los ni­ños en for­ma de arroz in­te­gral, ave­na y qui­noa, entre otros”, re­co­mien­da Berlanga.

Otra op­ción bue­na y nu­tri­ti­va pa­ra in­cor­po­rar es­tos gra­nos en la die­ta ha­bi­tual son las ba­rri­tas de ce­real. Se pue­den pre­pa­rar en ca­sa pa­ra evi­tar que con­ten­gan gran­des can­ti­da­des de azú­car. “Se pue­den ha­cer con ave­na, se­mi­llas, gra­no­la, evi­tan­do el azú­car re­fi­na­da. Tam­bién es posible usar gra­nos in­te­gra­les co­mo el tri­go o el tri­go mo­te y con eso se pre­pa­ran las ba­rri­tas co­mo co­la­ción sa­lu­da­ble pa­ra los ni­ños, por­que el mo­te es un ce­real in­te­gral”, co­men­ta la nu­trió­lo­ga.

Con­su­mir ce­rea­les in­te­gra­les pue­de ayu­dar a que los ni­ños man­ten­gan un pe­so sa­lu­da­ble y el ries­go de te­ner so­bre­pe­so sea me­nor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.