Há­bi­tos des­de la in­fan­cia

Los ni­ños to­do lo imi­tan, y es en es­te he­cho irre­fu­ta­ble don­de se en­cuen­tra la res­pues­ta del im­por­tan­te rol que jue­gan los pa­dres en el cui­da­do den­tal de sus hi­jos. Sa­ber si su desa­rro­llo va por buen ca­mino, así co­mo lle­var­los a que co­noz­can a quien se­rá

La Tercera - Especiales - - Front Page - Por: Macarena Pye B.

Cla­ves pa­ra pro­mo­ver la hi­gie­ne den­tal en los ni­ños.

Rea­li­zar la pri­me­ra vi­si­ta al den­tis­ta trans­cu­rri­do el pri­mer cum­plea­ños o sa­ber que los cam­bios den­ta­les se pro­du­cen en­tre los 5 y los 7 años de edad, de­bie­sen ser ma­te­ria de co­no­ci­mien­to pa­ra to­dos los pa­dres. Sin em­bar­go, si bien es un te­ma co­ti­diano, pues in­vo­lu­cra una ru­ti­na dia­ria de ce­pi­lla­do, lo cier­to es que en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo se co­me­ten múl­ti­ples erro­res.

Ja­vie­ra Ro­jas Ja­due, odon­to­pe­dia­tra en Clí­ni­ca Exss y blog­ge­ra de “Ma­má Odon­to­pe­dia­tra” en Fa­ce­book e Ins­ta­gram se ha de­di­ca­do a en­se­ñar -a tra­vés de es­tas pla­ta­for­mas di­gi­ta­les- có­mo rea­li­zar un co­rrec­to pro­ce­so de apren­di­za­je en tér­mi­nos de sa­lud den­tal con los me­no­res del ho­gar.

El rol de los pa­dres

Pa­ra la ex­per­ta, “lo prin­ci­pal es no tras­pa­sar los pro­pios mie­dos a nues­tros hi­jos, ya que ca­da ex­pe­rien­cia es di­fe­ren­te y es muy po­co pro­ba­ble que ellos vi­van his­to­rias si­mi­la­res a las que nos to­có vi­vir cuan­do éra­mos ni­ños.

Por el con­tra­rio, hay que ha­blar del te­ma co­mo al­go co­ti­diano y po­si­ti­vo. Un ejem­plo es con­tar­le que hoy fui a mi re­vi­sión con el den­tis­ta y me fue sú­per bien, me lim­pio los dien­tes y los re­vi­só”.

Lo que ocu­rre usual­men­te, es que los ni­ños lle­gan so­lo al mo­men­to de ex­pe­ri­men­tar una emer­gen­cia y ese in­ci­den­te pro­ba­ble­men­te sea trau­má­ti­co y do­lo­ro­so. Fren­te a ello, siem­pre es me­jor pre­ve­nir que cu­rar.

Por otro la­do, los pa­dres cum­plen una im­por­tan­te ta­rea co­mo fis­ca­li­za­do­res. “El rol del adul­to prin­ci­pal­men­te es el de ser el pri­mer exa­mi­na­dor, pues de­bie­sen ser quie­nes no­ten si al­go sa­le de la nor­ma­li­dad y con­sul­tar in­me­dia­ta­men­te”, afir­ma la odon­to­pe­dia­tra Ja­vie­ra Ro­jas. Y agre­ga que “ló­gi­ca­men­te los adul­tos son los en­car­ga­dos de edu­car so­bre há­bi­tos sa­lu­da­bles y no sa­lu­da­bles”.

Pa­ra ase­gu­rar una co­rrec­ta in­cor­po­ra­ción del há­bi­to de ce­pi­lla­do y lim­pie­za den­tal en ge­ne­ral, lo fun­da­men­tal es la cons­tan­cia. Es pro­ba­ble que el me­nor no quie­ra rea­li­zar la ru­ti­na a dia­rio, pe­ro exis­ten di­ver­sas téc­ni­cas y apo­yos di­dác­ti­cos que po­drán fa­ci­li­tar la ta­rea.

Ade­más, las vi­si­tas pe­rió­di­cas al den­tis­ta se­rán un apo­yo en es­te apren­di­za­je pa­ra el ni­ño, pues ge­ne­ra­rán ex­pe­rien­cias pla­cen­te­ras, des­vin­cu­la­das a pro­ce­di­mien­tos com­ple­jos, co­mo pue­de ser una sim­ple lim­pie­za o fluo­ri­za­ción.

Consejo ex­per­to

La es­pe­cia­lis­ta y blog­ge­ra de “Ma­má Odon­to­pe­dia­tra” en­tre­ga las si­guien­tes su­ge­ren­cias:

- Cam­biar el ce­pi­llo de dien­tes ca­da tres me­ses o cuan­do ya los “pe­li­tos es­tén muy chas­co­nes”. En ese mo­men­to de­jan de cum­plir su fun­ción y co­mien­zan a da­ñar las en­cías.

- Ele­gir pas­tas den­ta­les acor­des a la edad de ca­da ni­ño, pues con­tie­nen can­ti­da­des de flúor que va­rían de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des del ni­ño y op­tar por aque­llas que sean de un sa­bor agra­da­ble pa­ra ellos.

- Evi­tar el uso de chu­pe­tes y ma­ma­de­ras de for­ma pro­lon­ga­da, es de­cir, no pa­sar más allá de los dos años. Su uso pos­te­rior pue­de pro­vo­car mor­di­da cru­za­da (el pa­la­dar se ha­ce más pro­fun­do mien­tras que el ma­xi­lar su­pe­rior, más es­tre­cho) o mor­di­da abier­ta (es­pa­cio en­tre am­bas ar­ca­das den­ta­ris). Es­tas de­for­ma­cio­nes pro­du­cen que la len­gua no es­te pe­ga­da nor­mal­men­te al pa­la­dar y se em­pie­ce a me­ter en­tre­me­dio de los dien­tes, lo que pro­vo­ca que los ni­ños pro­nun­cien mal la le­tra “S”, en­tre otras con­se­cuen­cias, oca­sio­nan­do pro­ble­mas del ha­bla.

“Lo prin­ci­pal es no tras­pa­sar los pro­pios mie­dos a nues­tros hi­jos, ya que ca­da ex­pe­rien­cia es di­fe­ren­te y es muy po­co pro­ba­ble que ellos vi­van his­to­rias si­mi­la­res a las que nos to­có vi­vir cuan­do éra­mos ni­ños. Por el con­tra­rio, hay que ha­blar del te­ma co­mo al­go co­ti­diano y po­si­ti­vo. Un ejem­plo es con­tar­le que hoy fui a mi re­vi­sión con el den­tis­ta y me fue sú­per bien, me lim­pio los dien­tes y los re­vi­só”. Ja­vie­ra Ro­jas Ja­due, odon­to­pe­dia­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.