Tras la hue­lla de car­bono

Cal­cu­lar la emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en la at­mós­fe­ra con el fin de ges­tio­nar su dis­mi­nu­ción es una efec­ti­va ma­ne­ra de fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co y sus con­se­cuen­cias.

La Tercera - Especiales - - Cambio Climático - Por: Elia­na Chong

La me­di­ción de la hue­lla de car­bono tie­ne co­mo ob­je­ti­vo rea­li­zar un cálcu­lo es­tan­da­ri­za­do de la can­ti­dad de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI, en­tre ellos el CO2) emi­ti­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te a la at­mós­fe­ra en ca­da ac­ción. “Es­to per­mi­te pos­te­rior­men­te ana­li­zar cuánto son las dis­mi­nu­cio­nes que se pue­den ge­ne­rar me­dian­te ges­tión de es­te ti­po de emi­sio­nes”, ase­gu­ra Ro­dri­go Ve­lás­quez, di­rec­tor de Sus­ten­ta­bi­li­dad de Cam­bio Cli­má­ti­co de Pri­ce­wa­ter­hou­seCoo­pers Chi­le (PwC).

Se­gún Pa­lo­ma To­ran­zos, ofi­cial de Me­dio Am­bien­te y Ener­gía de Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das para el De­sa­rro­llo (PNUD) Chi­le, “des­car­bo­ni­zar el de­sa­rro­llo y el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía es la úni­ca vía para po­ner freno al cam­bio cli­má­ti­co y a las ca­tas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias aso­cia­das a él, que son el prin­ci­pal y más gra­ve cos­to que las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono ge­ne­ran, ade­más de gas­tos para la sa­lud pú­bli­ca y per­jui­cios me­dioam­bien­ta­les”.

Ve­lás­quez, ase­gu­ra que en­tre es­tra­te­gias ge­ne­ra­les ocu­pa­das a ni­vel cor­po­ra­ti­vo es­tá la dis­mi­nu­ción de con­su­mo de ener­gía me­dian­te po­lí­ti­cas de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. “En for­ma in­ci­pien­te exis­ten com­pa­ñías que es­tán in­cor­po­ran­do den­tro de su ma­triz ener­gé­ti­ca las ener­gías re­no­va­bles apun­tan­do con ello a lo­grar que sus ope­ra­cio­nes o pro­ce­sos pro­duc­ti­vos se acer­quen lo más po­si­ble a la com­pen­sa­ción to­tal de sus emi­sio­nes”.

To­ran­zos acla­ra que, ade­más, es fun­da­men­tal fo­men­tar los cir­cui­tos de pro­duc­ción lo­ca­les y mi­ni­mi­zar el im­pac­to del trans­por­te y la dis­tri­bu­ción en la hue­lla de car­bono de los bie­nes y ser­vi­cios que se con­su­men. “Si nos re­fe­ri­mos al sis­te­ma pro­duc­ti­vo, es­ta trans­for­ma­ción de­be ba­sar­se en la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca por par­te del sec­tor pri­va­do y en un en­torno ins­ti­tu­cio­nal fa­vo­ra­ble que la im­pul­se, pe­ro tam­bién en una mo­di­fi­ca­ción de los pa­tro­nes de con­su­mo a ni­vel so­cial y per­so­nal”.

Mer­ca­do del car­bono

Fue desa­rro­lla­do co­mo un sis­te­ma a tra­vés del cual per­so­nas ju­rí­di­cas o na­tu­ra­les pue­den ven­der o ad­qui­rir re­duc­cio­nes de GEI, y tu­vo una fuerte al­za des­pués del tratado de Kio­to, la cual fue de­ca­yen­do en el tiem­po. “Ac­tual­men­te, con la conciencia del cam­bio cli­má­ti­co, la COP 21 (Pa­rís) nue­va­men­te es­tá to­man­do fuer­za. En Chi­le exis­te la ini­cia­ti­va de fi­jar el va­lor a las to­ne­la­das de car­bón lo que per­mi­ti­rá me­jo­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas re­la­cio­na­das con es­te ti­po de mer­ca­do”, ase­gu­ra Ve­lás­quez. Ca­na­dá, Mé­xi­co, Co­lom­bia y Chi­le han es­ta­do a la ca­be­za en la fi­ja­ción del pre­cio del car­bono en nues­tro con­ti­nen­te. “En el ca­so de Chi­le ha es­ta­ble­ci­do un im­pues­to al car­bono en 2017”, fi­na­li­za.

“Des­car­bo­ni­zar el de­sa­rro­llo y el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía es la úni­ca vía para po­ner freno al cam­bio cli­má­ti­co y a las con­se­cuen­cias aso­cia­das a él, que son el prin­ci­pal y más gra­ve cos­to que las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono ge­ne­ran, ade­más de gas­tos para la sa­lud pú­bli­ca y per­jui­cios me­dioam­bien­ta­les”. Pa­lo­ma To­ran­zos, ofi­cial de Me­dio Am­bien­te y Ener­gía del PNUD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.