Las ciu­da­des que an­he­la­mos

El desafío es­tá en acor­dar un nue­vo mo­de­lo de con­vi­ven­cia ur­ba­na. Un mo­de­lo que per­mi­ta avan­zar del con­flic­to aso­cia­do a las ten­sio­nes que pro­vo­ca el de­sa­rro­llo ur­bano a una ló­gi­ca de coope­ra­ción. Por: Sergio To­rret­ti Cos­ta, pre­si­den­te Cá­ma­ra Chi­le­na de l

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales de la Tercera -

La ciu­dad es el es­pa­cio don­de trans­cu­rre nues­tra co­ti­dia­ni­dad y gran par­te de nues­tras vi­das y des­de don­de nos pro­yec­ta­mos ha­cia el fu­tu­ro, co­mo in­di­vi­duos y co­mo co­mu­ni­dad.

De ahí que sea fun­da­men­tal que los dis­tin­tos ac­to­res que in­ter­vie­nen so­bre el te­rri­to­rio sea­mos ca­pa­ces de desa­rro­llar una mi­ra­da co­mún res­pec­to de có­mo so­ña­mos y cons­trui­mos me­jo­res ciu­da­des, más ama­bles y equi­ta­ti­vas, con in­fra­es­truc­tu­ra, ser­vi­cios, equi­pa­mien­tos y es­pa­cios pú­bli­cos de ca­li­dad y que nos per­mi­tan desen­vol­ver­nos ade­cua­da­men­te.

No ha­cer­lo tie­ne cos­tos. Al­tos cos­tos. Por ejem­plo, se­gún el Ín­di­ce de Ca­li­dad de Vi­da Ur­ba­na 2017, ela­bo­ra­do por la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción y el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos y Te­rri­to­ria­les de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, en los úl­ti­mos cin­co años se ha re­gis­tra­do un fuer­te de­te­rio­ro de la ca­li­dad de vi­da ur­ba­na de­bi­do, prin­ci­pal­men­te, a fa­len­cias en la pro­vi­sión de bie­nes y ser­vi­cios en co­mu­nas que han ex­pe­ri­men­ta­do un rá­pi­do cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal.

Por otra par­te, ca­be des­ta­car que no exis­ten es­tán­da­res ur­ba­nos mí­ni­mos que sean trans­ver­sa­les a to­das las co­mu­nas, in­de­pen­dien­te del ni­vel socioeconómico de sus ha­bi­tan­tes, y que per­mi­tan ga­ran­ti­zar al me­nos ni­ve­les bá­si­cos en cuan­to a mo­vi­li­dad, ca­li­dad de ca­lles y ve­re­das, lu­mi­na­rias y áreas ver­des, en­tre otros.

Pa­ra un país don­de ca­si el 90% de su po­bla­ción vi­ve en ciu­da­des, abor­dar es­tos pro­ble­mas es ur­gen­te.

Co­mo gremio, cree­mos que el cam­bio de­be co­men­zar por mo­di­fi­car el ac­tual sis­te­ma de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, in­cor­po­ran­do a la bre­ve­dad vi­sio­nes com­par- ti­das y de lar­go pla­zo, res­pec­to de lo que que­re­mos pa­ra nues­tros ba­rrios, co­mu­nas y ciu­da­des. Y es­tas de­ben que­dar plas­ma­das en pla­nos re­gu­la­do­res co­mu­na­les de­bi­da­men­te ac­tua­li­za­dos y que in­cor­po­ren par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ac­ti­va y opor­tu­na.

Un ejem­plo de lo prio­ri­ta­rio de es­ta dis­cu­sión es que só­lo en San­tia­go se de­man­da­rán 650.000 vi­vien­das nue­vas du­ran­te los pró­xi­mos 10 años. Una ci­fra que nos exi­ge de­fi­nir pron­ta­men­te dón­de las aco­ge­mos -pri­vi­le­gian­do zo­nas ya con­so­li­da­das- y en qué con­di­cio­nes, tan­to res­pec­to de la vi­vien­da mis­ma co­mo de su en­torno.

El desafío es­tá en acor­dar un nue­vo mo­de­lo de con­vi­ven­cia ur­ba­na. Un mo­de­lo que per­mi­ta avan­zar del con­flic­to aso­cia­do a las ten­sio­nes que pro­vo­ca el de­sa­rro­llo ur­bano a una ló­gi­ca de coope­ra­ción, en que el sec­tor pú­bli­co, los pri­va­dos y las co­mu­ni­da­des pue­den tra­ba­jar en con­jun­to pa­ra nues­tras ciu­da­des ca­da día sean un me­jor lu­gar pa­ra vi­vir.

Sergio To­rret­ti Cos­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.