Desafíos y pers­pec­ti­vas de un sec­tor en cons­tan­te cam­bio

Nue­vas for­mas de ha­bi­tar y con­vi­vir, desafían a un sec­tor que de­be adap­tar­se a una de­man­da ca­da vez más va­ria­da.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales de la Tercera - Por: Tan­ya Ore­lla­na C.

Con un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, el de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio en los úl­ti­mos 20 años ha cam­bia­do la ca­ra de los po­los ur­ba­nos del país. Ac­tual­men­te, con un mer­ca­do que ha al­can­za­do cier­ta es­ta­bi­li­dad en los vo­lú­me­nes ven­di­dos, la ten­den­cia va ha­cia la di­ver­si­fi­ca­ción de la ofer­ta, con so­lu­cio­nes com­pe­ti­ti­vas pa­ra ne­ce­si­da­des va­ria­das.

La ma­du­ra­ción del sec­tor in­mo­bi­lia­rio ha si­do po­si­ble por un con­jun­to de cam­bios so­cia­les, eco­nó­mi­cos e ins­ti­tu­cio­na­les que han acom­pa­ña­do el cre­ci­mien­to del país en las úl­ti­mas dé­ca­das, co­men­ta el pre­si­den­te del Co­mi­té In­mo­bi­lia­rio de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción, Ber­nar­do Eche­ve­rría: “Te­ne­mos un con­jun­to de con­di­cio­nes que han fa­vo­re­ci­do es­te pro­ce­so de ma­du­ra­ción, co­mo una pre­sión de­mo­grá­fi­ca po­si­ti­va, la es­ta­bi­li­dad en el em­pleo, cam­bios so­cia­les y cul­tu­ra­les en los ho­ga­res, y un mer­ca­do de ca­pi­ta­les pro­fun­do que per­mi­te ac­ce­so, en con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles, a cré­di­tos hi­po­te­ca­rios pa­ra com­pra­do­res, fac­to­res to­dos que dan sus­ten­to y es­ta­bi­li­dad a la de­man­da y sin los cua­les es­ta ac­ti­vi­dad no po­dría ha­ber ma­du­ra­do”.

Con­for­me cre­ce el país tam­bién se pro­du­cen cam­bios cul­tu­ra­les y en las for­mas de con­vi­vir. Más per­so­nas vi­ven en la ciu­dad y, de la vi­vien­da pa­ra una fa­mi­lia am­plia­da, que aco­gía a nue­vos miem­bros y se man­te­nía por ge­ne­ra­cio­nes, se da pa­so a di­ver­sos ti­pos de ho­ga­res: jó­ve­nes que sa­len de la ca­sa de los pa­dres y bus­can una vi­vien­da pro­pia, per­so­nas ma­du­ras que eli­gen vi­vir so­las, com­pa­ñe­ros que com­par­ten de­par­ta­men­to y fa­mi­lias que cuan­do los hi­jos se van, bus­can una op­ción más pe­que­ña, por so­lo men­cio­nar al­gu­nos. Se ha pa­sa­do del ideal de “una vi­vien­da pa­ra to­da la vi­da”, a “una so­lu­ción pa­ra ca­da eta­pa de vi­da”, ge­ne­rán­do­se una di­ná­mi­ca de creciente mo­vi­li­dad re­si­den­cial.

Por otro la­do, y en for­ma com­ple­men­ta­ria, el com­pra­dor no so­lo es­tá re­pre­sen­ta­do por el usua­rio fi­nal, sino se ha desa­rro­lla­do tam­bién una im­por­tan­te de­man­da por vi­vien­da pa­ra fi­nes de ren­ta.

“Son los nue­vos mo­dos de vi­da de los chi­le­nos y a ellos se ha ido adap­tan­do la ofer­ta de la in­dus­tria in­mo­bi­lia­ria, con al­ter­na­ti­vas pa­ra dis­tin­tos gus­tos, y am­plia di­ver­si­dad de pre­cios y ubi­ca­cio­nes”, pre­ci­sa Eche­ve­rría.

Ha­cia la den­si­fi­ca­ción

Hoy, las per­so­nas bus­can vi­vir en lu­ga­res cen­tra­les, con bue­nos ac­ce­sos y mo­vi­li­dad, con ac­ce­so a ser­vi­cio e in­fra­es­truc­tu­ra, co­mer­cio, ser­vi­cios edu­ca­cio­na­les, sa­lud, y en­tre­ten­ción al al­can­ce de la mano.

Es por ello que en los úl­ti­mos años, pre­do­mi­na el cre­ci­mien­to en den­si­dad, don­de se apro­ve­cha de me­jor for­ma el te­rri­to­rio y se dis­mi­nu­yen los des­pla­za­mien­tos, en be­ne­fi­cio de la ca­li­dad de vi­da de los ha­bi­tan­tes.

El pro­ce­so re­pre­sen­ta un desafío. No hay más que to­mar no­ta de los nue­vos con­flic­tos con las co­mu­ni­da­des re­si­den­tes en ba­rrios tra­di­cio­na­les o al­gu­nos cri­ti­ca­dos desa­rro­llos en al­tu­ra. En tér­mi­nos prác­ti­cos, si bien la ley es­ta­ble­ce el deber de pla­ni­fi­car el te­rri­to­rio co­mu­nal, no in­di­ca que es­ta pla­ni­fi­ca­ción se re­vi­se en for­ma pe­rió­di­ca, con lo que en mu­chos ca­sos, se va que­dan­do de­trás de la de­man­da por cre­ci­mien­to ur­bano, afir­ma Eche­ve­rría.

Por otra par­te, la ley re­quie­re de consulta pú­bli­ca en el pro­ce­so de apro­ba­ción de los ins­tru­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial. Sin em­bar­go, la for­ma de lle-

En­tre las ven­ta­jas que he­mos te­ni­do fren­te a otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos es­tá la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, con cre­ci­mien­to y pro­fun­di­za­ción del mer­ca­do de ca­pi­ta­les, lo que ha per­mi­ti­do que mu­chos más chi­le­nos -en la me­di­da en que va au­men­tan­do su in­gre­so y es­ta­bi­li­dad la­bo­ral- van ac­ce­dien­do a fi­nan­cia­mien­to hi­po­te­ca­rio en ta­sas ba­jas y ac­ce­si­bles”.

Ber­nar­do Eche­ve­rría, pre­si­den­te del Co­mi­té In­mo­bi­lia­rio de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción.

Es nues­tro deber co­la­bo­rar en me­jo­rar el es­tán­dar de la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na de ma­ne­ra que se pro­duz­ca un equi­li­brio en­tre el de­sa­rro­llo por ex­ten­sión o den­si­fi­ca­ción con la con­vi­ven­cia con los an­te­rio­res ha­bi­tan­tes de ba­rrios y ciu­da­des”.

Ber­nar­do Eche­ve­rría, pre­si­den­te del Co­mi­té In­mo­bi­lia­rio de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción.

var­la a ca­bo se ha­ce in­su­fi­cien­te: tien­de a pro­du­cir­se en eta­pas avan­za­das del pro­ce­so, con una pro­pues­ta ya ter­mi­na­da, que las per­so­nas no pue­den en­ten­der con fa­ci­li­dad. “Uno de los gran­des cam­bios que es ne­ce­sa­rio pro­du­cir es in­cor­po­rar la dis­cu­sión y el co­no­ci­mien­to de las mo­di­fi­ca­cio­nes en la pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial en las fa­ses tem­pra­nas, de ma­ne­ra que, cuan­do se lle­gue a la ins­tan­cia de apro­ba­ción, exis­tan cier­tos con­sen­sos bá­si­cos en­tre ha­bi­tan­tes y au­to­ri­da­des”, aña­de.

En el ca­so es­pe­cí­fi­co de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, las orien­ta­cio­nes bá­si­cas so­bre pla­ni­fi­ca­ción apun­tan pre­ci­sa­men­te ha­cia pri­vi­le­giar un cre­ci­mien­to por den­si­fi­ca­ción y los mo­dos de de­sa­rro­llo de ese pro­ce­so no han si­do ma­du­ra­dos ade­cua­da­men­te por las dis­tin­tas ins­tan­cias pú­bli­cas a su car­go, ex­pli­ca el ex­per­to, lo que pue­de te­ner co­mo con­se­cuen­cia con­flic­tos con los re­si­den­tes: “Al­gu­nos ve­ci­nos ven la den­si­fi­ca­ción co­mo agre­si­va y otros co­mo ne­ce­sa­ria, por­que, de al­gu­na ma­ne­ra, re­fle­ja la ne­ce­si­dad de aco­ger anual­men­te unas cua­ren­ta mil vi­vien­das nue­vas, con una de­man­da por vi­vir en lu­ga­res cen­tra­les, con al­ta mo­vi­li­dad y equi­pa­mien­to de ca­li­dad. Una deu­da ne­ce­sa­ria de abor­dar, es la de me­jo­rar la ca­li­dad del es­pa­cio pú­bli­co en las zo­nas a den­si­fi­car”.

Si la den­si­fi­ca­ción y la ex­ten­sión -en aque­llas zo­nas don­de exis­te ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de es­pa­cio- han mo­di­fi­ca­do rá­pi­da­men­te la faz de las ciu­da­des chi­le­nas, el ma­yor ni­vel de in­gre­so ha im­pul­sa­do tam­bién la de­man­da por una se­gun­da vi­vien­da, cam- bian­do nues­tro bor­de cos­te­ro. Así, el de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio tam­bién se ha ex­ten­di­do a re­co­no­ci­dos des­ti­nos tu­rís­ti­cos que con­ju­gan su vi­da de ciu­dad con la de quie­nes bus­can en­tre­ten­ción y va­ca­cio­nes. Iqui­que, La Se­re­na, Co­quim­bo, Vi­ña del Mar y la cos­ta Cen­tral, Pu­cón y Puer­to Va­ras son al­gu­nos ejem­plos. “To­das es­tas ciu­da­des ne­ce­si­tan ade­cuar­se a es­te in­te­rés y de­man­da me­jo­ran­do su pla­ni­fi­ca­ción y con­si­de­ran­do nue­vas al­ter­na­ti­vas pa­ra aco­ger a es­ta nue­va reali­dad”, afir­ma Eche­ve­rría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.