Más op­cio­nes pa­ra un mer­ca­do en cons­tan­te de­sa­rro­llo

Apro­ve­char me­jor los es­pa­cios y pre­pon­de­rar la ex­pe­rien­cia com­par­ti­da es la ten­den­cia que mar­ca los pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios en la ac­tua­li­dad. Di­se­ño, ma­te­ria­li­dad, ca­li­dad del pro­duc­to y sus ser­vi­cios son ele­men­tos di­fe­ren­cia­do­res.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales de la Tercera - Por: Tan­ya Ore­lla­na C.

En di­ver­sos en­tor­nos, usos y seg­men­tos de com­pra­do­res, la ofer­ta in­mo­bi­lia­ria se ha di­ver­si­fi­ca­do con fuer­za en el úl­ti­mo tiem­po, am­plian­do el aba­ni­co de op­cio­nes pa­ra quie­nes bus­can vi­vien­da, in­ver­sión o lu­gar de es­par­ci­mien­to.

Con­si­de­ran­do que en nú­cleos ur­ba­nos el te­rri­to­rio dis­po­ni­ble es ca­da vez me­nor, los ta­ma­ños de los in­mue­bles tam­bién van dis­mi­nu­yen­do con­for­me pa­sa el tiem­po. “Hoy la so­cie­dad es mu­cho más ur­ba­na y la vi­vien­da vol­ve­rá al cen­tro, en for­ma den­sa. Las ca­sas uni­fa­mi­lia­res y la vi­da en su­bur­bios es­tán en re­ti­ra­da, por el al­to cos­to y des­gas­te en tras­la­dar­se dia­ria­men­te, so­bre to­do cuan­do exis­ten pro­ble­mas con el trans­por­te pú­bli­co y pri­va­do”, sos­tie­ne Klaus Ben­kel, ar­qui­tec­to de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA) y so­cio de BL Arq.

Pa­ra la pri­me­ra vi­vien­da, el mer­ca­do ha re­co­no­ci­do los dis­tin­tos ti­pos de fa­mi­lias y ocu­pan­tes ofre­cien­do so­lu­cio­nes que van des­de las uni­da­des co­no­ci­das co­mo es­tu­dio -con gran pre­sen­cia en co­mu­nas al­ta­men­te po­bla­das-, has­ta op­cio­nes de uno, dos y más dor­mi­to­rios. “Ya no so­lo se con­si­de­ra el pa­trón de ma­tri­mo­nio con hi­jos, sino tam­bién in­mue­bles uni­fa­mi­lia­res y op­cio­nes pa­ra quie­nes com­par­ten de­par­ta­men­to, co­mo los de ti­po ma­ri­po­sa, con dos dor­mi­to­rios y ba­ños de si­mi­lar ta­ma­ño”, ex­pli­ca.

Ex­pe­rien­cia com­par­ti­da

En la se­gun­da vi­vien­da, pri­ma el am­bien­te fa­mi­liar y la in­vi­ta­ción al es­par­ci­mien­to. Por ello, es es­pe­ra­ble que el di­se­ño es­té en lí­nea con el en­torno, con una pro­pues­ta que in­vi­te a la ca­li­dez, el re­la­jo y la con­tem­pla­ción des­de el in­te­rior. Fac­tor de­ter­mi­nan­te, más que el ta­ma­ño, es la ca­pa­ci­dad de alo­ja­mien­to, por lo que la ofer­ta con­si­de­ra des­de dos dor­mi­to­rios ha­cia arri­ba, aten­dien­do el he­cho que, ade­más de aco­ger las va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res, el in­mue­ble pue­de com­par­tir­se con ami­gos o arren­dar­se, co­men­ta el ar­qui­tec­to.

En la vi­da ur­ba­na, en tan­to, es al­ta­men­te va­lo­ra­da la in­te­gra­ción con ba­rrios bien desa­rro­lla­dos, don­de sea po­si­ble pa­sear, di­ver­tir­se y mo­vi­li­zar­se a pie o en bi­ci­cle­ta.

Fac­to­res di­fe­ren­cia­do­res, en am­bos ca­sos y por so­bre el pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio, son los ac­ce­sos, co­nec­ti­vi­dad y equi­pa­mien­to co­mer­cial o de ser­vi­cios cer­cano, de acuer­do con la ex­pe­rien­cia que se quie­re vi­vir.

Tan­to en la ciu­dad co­mo en los bal­nea­rios, el con­tar con me­nos es­pa­cio se ha re­suel­to a tra­vés del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra, con pro­pues­tas que ha­cen con­ver­ger los es­pa­cios, ar­ti­cu­lan­do un uso y vi­ven­cia mul­ti­fun­cio­nal. En tan­to, me­jo­ras en la con­for­ta­bi­li­dad in­te­rior -con tec­no­lo­gía de ilu­mi­na­ción, acús­ti­ca y cli­ma­ti­za­ción- agre­gan va­lor al in­mue­ble.

“Dé­ca­das atrás las vi­vien­das con­ta­ban mu­chos re­cin­tos, aun­que fue­ran de me­nor ta­ma­ño: li­ving, co­me­dor, sa­la de es­tar, co­ci­na con co­me­dor de dia­rio y gran can­ti­dad de dor­mi­to­rios. Hoy, se fa­vo­re­ce más el apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio, lo que im­pli­ca agru­par áreas co­mo co­me­dor, co­ci­na y li­ving: que es­te úl­ti­mo sea ocu­pa­do efec­ti­va­men­te por la fa­mi­lia y no aquel re­cin­to apar­te don­de se ce­rra­ban las puer­tas y se cu­brían con fun­das los so­fás cuan­do se iban las vi­si­tas”, ejem­pli­fi­ca Ben­kel.

Cuan­do se es­tá de va­ca­cio­nes se vi­ve de una for­ma más re­la­ja­da y co­mu­ni­ta­ria, con cier­ta in­for­ma­li­dad. Hoy, la ten­den­cia es lle­var esa for­ma de vi­da a la pri­me­ra vi­vien­da y fa­vo­re­cer, a tra­vés del di­se­ño y el equi­pa­mien­to, sen­tir­se a gus­to y re­la­jar­se”.

Klaus Ben­kel, ar­qui­tec­to de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA) y so­cio de BL Arq.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.