¿Có­mo lo­grar un ma­yor es­tán­dar de vi­da sin ele­var el con­su­mo ener­gé­ti­co?

Ha­ce 17 años que en el país exis­te una re­gla­men­ta­ción tér­mi­ca que es­ta­ble­ce las ba­ses de las con­di­cio­nes mí­ni­mas de ais­la­ción de las vi­vien­das. Sin em­bar­go, a pe­sar de que exis­te es­ta nor­ma­ti­va el desafío es­tá en que las per­so­nas se edu­quen en es­te ám­bi­to

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales de la Tercera - Por: Romina Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do

“El ca­lor de ho­gar” es una fra­se que se uti­li­za mu­chas ve­ces pa­ra se­ña­lar que un lu­gar cá­li­do, con­for­ta­ble y aco­ge­dor. Sin em­bar­go, en nues­tro país es­ta­ría­mos le­jos del sig­ni­fi­ca­do de es­ta fra­se, ya que el ni­vel de con­fort tér­mi­co en las edi­fi­ca­cio­nes es muy ba­jo, lo que con­lle­va a que el con­su­mo ener­gé­ti­co sea de­fi­cien­te.

Cris­tián Yá­ñez, ge­ren­te de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca y Cons­truc­ción Sus­ten­ta­ble de la Cor­po­ra­ción de De­sa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción, se­ña­la que “de acuer­do al Ba­lan­ce Na­cio­nal de Ener­gía 2015, los sec­to­res re­si­den­cial, co­mer­cial y pú­bli­co son res­pon­sa­bles de apro­xi­ma­da­men­te 21% del con­su­mo fi­nal de ener­gía del país. Lo cual se re­la­cio­na es­tre­cha­men­te a edi­fi­ca­ción, es­pe­cial­men­te en su eta­pa de ope­ra­ción”. Si­guien­do la ci­fra an­tes se­ña­la­da, es que la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en cons­truc­ción se ha vuel­to muy re­le­van­te, tan­to pa­ra op­ti­mi­zar el con­su­mo de ener­gía (re­du­cien­do im­pac­tos am­bien­ta­les y cos­tos aso­cia­dos), co­mo pa­ra me­jo­rar el con­fort en edi­fi­ca­cio­nes. Por con­si­guien­te, es­te es un te­ma que im­pac­ta en la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas y en su eco­no­mía.

Re­gla­men­ta­ción tér­mi­ca

Des­de el año 2000 exis­te en Chi­le una re­gla­men­ta­ción tér­mi­ca que es­ta­ble­ce las con­di­cio­nes mí­ni­mas de ais­la­ción tér­mi­ca pa­ra las vi­vien­das. “Es así, co­mo a par­tir de esa fe­cha que las nue­vas vi­vien­das in­cor­po­ran cri­te­rios bá­si­cos de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, sin em­bar- go, exis­te un par­que cons­trui­do pre­vio al año 2000 que es muy de­fi­cien­te”, puntualiza Yá­ñez.

Es así co­mo en el ca­so de la edi­fi­ca­ción no re­si­den­cial, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca se ha trans­for­ma­do en una adop­ción vo­lun­ta­ria. Es­to ha ve­ni­do de la mano, se­gún in­di­ca el es­pe­cia­lis­ta, con los sis­te­mas de cer­ti­fi­ca­ción am­bien­tal de edi­fi­cios, co­mo es el ca­so de la cer­ti­fi­ca­ción LEED o la Cer­ti­fi­ca­ción de Edi­fi­cio Sus­ten­ta­ble.

Por otro la­do, Chi­le cuen­ta con un sis­te­ma de ca­li­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca de vi­vien­das, que per­mi­te que las per­so­nas se in­for­men res­pec­to a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca que su nue­va vi­vien­da pue­da te­ner.

Cree­mos que el clien­te fi­nal tie­ne un rol muy im­por­tan­te al de­man­dar edi­fi­ca­cio­nes de me­jor ca­li­dad, sus­ten­ta­bi­li­dad y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, por lo que la in­for­ma­ción que po­da­mos en­tre­gar­les es su­ma­men­te im­por­tan­te”.

Cris­tián Yá­ñez, ge­ren­te de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca y Cons­truc­ción Sus­ten­ta­ble de la CDT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.