Cla­ves pa­ra el pro­ce­so de mu­dan­za

Em­pe­zar con tiem­po, pla­ni­fi­car el tras­la­do y con­si­de­rar to­dos los trá­mi­tes ne­ce­sa­rios son las re­co­men­da­cio­nes pa­ra lle­var ade­lan­te con éxi­to el cam­bio de ca­sa.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales de la Tercera - Por: Tan­ya Ore­lla­na C.

El tras­la­do de vi­vien­da es uno de los pro­ce­sos más te­mi­dos por quie­nes em­pren­den una nue­va vi­da: can­sa­dor, te­dio­so y por, so­bre to­do, inevi­ta­ble. Sin em­bar­go, con organización es po­si­ble lle­var­lo ade­lan­te de ma­ne­ra más eficiente y efi­caz.

Es un trán­si­to más com­ple­jo de lo que co­mún­men­te se cree y va más allá de em­ba­lar mue­bles, ro­pas y en­se­res, por­que de­be con­si­de­rar el cum­pli­mien­to de trá­mi­tes y pa­pe­leos, co­men­ta Mar­ce­lo Va­len­zue­la, ow­ner de ad­mi­nis­trum.cl: “Por ello, es ne­ce­sa­rio pla­ni­fi­car la mu­dan­za con al me­nos una se­ma­na de an­ti­ci­pa­ción pa­ra or­ga­ni­zar los bie­nes a tras­la­dar y rea­li­zar el trá­mi­te no­ta­rial pa­ra ob­te­ner el do­cu­men­to que au­to­ri­za­rá la mu­dan­za (ex sal­vo­con­duc­to) y la so­li­ci­tud del cer­ti­fi­ca­do res­pec­ti­vo en la ad­mi­nis­tra­ción de la co­mu­ni­dad, si se re­si­de en di­cha mo­da­li­dad”.

Pre­pa­ra­ción del pro­ce­so

Se re­co­mien­da te­ner to­do em­ba­la­do, al me­nos, tres días an­tes de rea­li­zar la mu­dan­za, de­jan­do fue­ra del em­ba­la­je so­lo lo que se ne­ce­si­ta uti­li­zar de for­ma im­pe­ra­ti­va, co­mo úti­les de aseo, mu­das de ro­pa o he­rra­mien­tas bá­si­cas de co­ci­na. Tam­bién es un buen mo­men­to pa­ra re­vi­sar lo que efec­ti­va­men­te se uti­li­za en el ho­gar, evi­tan­do lle­var car­ga in­ne­ce­sa­ria.

Por su­pues­to, es im­por­tan­te aten­der las con­di­cio­nes es­pe­cia­les que re­quie­ren los en­se­res más de­li­ca­dos, tan­to en el em­ba­la­je co­mo en el tras­la­do.

“De es­ta for­ma, de­ja­mos los días res­tan­tes pa­ra rea­li­zar los trá­mi­tes no­ta­ria- les, so­li­ci­tar au­to­ri­za­cio­nes, coor­di­nar vehícu­lo de tras­la­do, co­no­cer con­di­cio­nes de mu­dan­za tan­to en el edi­fi­cio que se de­ja co­mo en el que se arri­ba y aten­der cual­quier ges­tión o coor­di­na­ción afín”, ex­pli­ca el ex­per­to.

Ade­más del fac­tor eco­nó­mi­co, la de­ci­sión de con­tra­tar un ser­vi­cio de mu­dan­za o ha­cer­lo de mo­do pro­pio va a de­pen­der de di­ver­sos fac­to­res, en­tre ellos, la can­ti­dad de bie­nes a tras­la­dar, la dis­tan­cia en­tre el ori­gen y el des­tino, el ac­ce­so a vehícu­lo pro­pio o sim­ple­men­te la co­mo­di­dad de des­li­gar­se de la lo­gís­ti­ca y el tra­jín del tras­la­do.

“Si la mu­dan­za es de po­cos en­se­res y se tie­ne ac­ce­so a vehícu­lo de un fa­mi­liar o pro­pio, po­dría jus­ti­fi­car­se el rea­li­zar­la por cuen­ta pro­pia; pe­ro si se tra­ta de una gran can­ti­dad de per­te­nen­cias que re­quie­ran de un vehícu­lo de gran ta­ma­ño o se rea­li­za un tras­la­do de lar­go tra­yec­to, el con­tra­tar una mu­dan­za es una op­ción más que re­co­men­da­ble”, aco­ta el ex­per­to.

Pa­ra ello, ha­ce hin­ca­pié en la pre­cau­ción de con­tar con bue­nas re­fe­ren­cias del ser­vi­cio, ade­más de fir­mar un con­tra­to que de­fi­na res­pon­sa­bi­li­da­des por da­ños y que, ideal­men­te, la em­pre­sa cuen­te con se­gu­ros aso­cia­dos a es­te ti­po de ne­go­cio.

Es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta los ho­ra­rios per­mi­ti­dos pa­ra rea­li­zar la mu­dan­za en el ori­gen y des­tino, ave­ri­guar cuá­les son los ac­ce­sos y as­cen­so­res des­ti­na­dos pa­ra es­te fin y ase­gu­rar­se de que el vehícu­lo de tras­la­do tie­ne el ta­ma­ño ade­cua­do pa­ra in­gre­sar a los re­cin­tos”. Mar­ce­lo Va­len­zue­la, ow­ner de ad­mi­nis­trum.cl.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.