Al­to al fue­go: a des­pe­jar el te­rreno al­re­de­dor de las casas de cam­po

Ma­te­rial com­bus­ti­ble fino en las vi­vien­das y des­cui­dos hu­ma­nos son de­ci­si­vos en el de­sa­rro­llo de in­cen­dios. Pa­ra pre­ve­nir emer­gen­cias, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan lim­piar el “com­bus­ti­ble” al­re­de­dor de las vi­vien­das.

La Tercera - Especiales - - Front Page - Por: Fa­bio­la Romo

Ca­lor, oxí­geno y ma­te­rial com­bus­ti­ble son los tres fac­to­res que se con­ju­gan en un in­cen­dio. Pe­ro a ve­ces, un ter­ce­ro in­ci­de en grandes desas­tres: el fac­tor hu­mano. En ve­rano, se en­cien­de la alerta en las ex­ten­sio­nes de te­rreno don­de se con­cen­tran ma­yor po­bla­ción, tu­ris­mo y ru­ra­li­dad, por lo que las au­to­ri­da­des lla­man a te­ner especial cui­da­do en re­ser­vas na­cio­na­les y áreas de ve­ge­ta­ción en ge­ne­ral, don­de pi­den ex­cluir el uso del fue­go.

El je­fe de la sec­ción de aná­li­sis y diag­nós­ti­cos de pre­ven­ción de in­cen­dios fo­res­ta­les de la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal Fo­res­tal (Co­naf), Ma­rio Al­va­ra­do, ex­pli­ca que las tem­po­ra­das de in­cen­dios fo­res­ta­les se desa­rro­llan en­tre la pri­ma­ve­ra de un año y el oto­ño del si­guien­te, con­cen­trán­do­se la ma­yor ocu­rren­cia en los me­ses de ve­rano. “So­bre el 99% de los in­cen­dios tie­nen co­mo cau­sa la ac­ción hu­ma­na, ya sea in­ten­cio­nal o ac­ci­den­tal. En tem­po­ra­da es­ti­val, en sec­to­res ru­ra­les, au­men­ta la car­ga tu­rís­ti­ca, au­men­tan­do con ello el ries­go de ocu­rren­cia de in­cen­dios fo­res­ta­les”, de­ta­lla.

A lo an­te­rior, se su­ma la dis­po­ni­bi­li­dad de com­bus­ti­ble fo­res­tal, más pro­pen­sos a ig­ni­ción por su es­ta­dio fi­sio­ló­gi­co y su re­la­ción con la hu­me­dad re­la­ti­va del ai­re. “Tal es el caso de las al­tas car­gas de pas­ti­zal y otros combustibles li­ge­ros”, di­ce el es­pe­cia­lis­ta.

Pre­ve­nir es me­jor que com­ba­tir

La au­to­pro­tec­ción es clave pa­ra evi­tar el de­sa­rro­llo de ve­ge­ta­ción cer­ca­na a las vi­vien­das que pue­de con­ver­tir­se en un fo­co de in­cen­dio con el ca­lor es­ti­val. “Lo pri­me­ro que se tra­ba­ja es un cor­ta­fue­gos, don­de se ex­trae to­do el ma­te­rial com­bus­ti­ble en una zo­na de unos 10 me­tros de an­cho y en los otros 10 me­tros se ba­ja la den­si­dad de ár­bo­les y se po­dan has­ta 5 me­tros de al­tu­ra. Con ello se evi­ta que el fue­go lle­gue pro­pa­gán­do­se en for­ma su­per­fi­cial y tam­po­co en esos úl­ti­mos 10 me­tros se lle­gue a in­cen­dios de co­pa que son los que en­vían pa­ve­sas (ma­te­rial en­cen­di­do ha­cia las vi­vien­das)”, se­ña­la el doc­tor Eduardo Pe­ña Fer­nán­dez, es­pe­cia­lis­ta en Eco­lo­gía del Fue­go de la Fa­cul­tad de Cien­cias Fo­res­ta­les de la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción (UDEC).

Se­gún el aca­dé­mi­co, 20 me­tros es una bue­na dis­tan­cia pa­ra que la ra­dia­ción que ge­ne­re el in­cen­dio fo­res­tal no sea ca­paz de lle­gar a que­mar la vi­vien­da. “Se ha lle­ga­do a la con­clu­sión que las casas se que­man por­que hay ma­te­rial com­bus­ti­ble fino en ellas y se de­be evi­tar es­ta con­di­ción, por lo tan­to, la pre­ven­ción co­mien­za por lim­piar ese com­bus­ti­ble al­re­de­dor de las vi­vien­das y así se ba­ja sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el ries­go. Tam­bién, de­bie­ra re­gu­lar­se el di­se­ño de la vi­vien­da y el ti­po de ma­te­rial que se uti­li­ce”, agre­ga el pro­fe­sor de la UDEC.

La su­per­fi­cie cu­bier­ta de bos­ques en Chi­le re­pre­sen­ta el 22% del te­rri­to­rio na­cio­nal con 16.676.875 hec­tá­reas, se­gún la Co­naf.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.