Más opor­tu­ni­da­des

Las ven­ta­jas del e-lear­ning y los programas de edu­ca­ción on­li­ne.

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

Hoy en día, cuan­do se ha­bla de edu­ca­ción on­li­ne, e-lear­ning o vir­tual ya no exis­te di­fe­ren­cia en­tre ellas. Se asu­me que es un pro­ce­so de en­se­ñan­za que se desa­rro­lla a tra­vés de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les con una co­ne­xión a in­ter­net. Y en Chi­le ha ido ga­nan­do te­rreno po­co a po­co. Se­gún ci­fras del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, 2,1% del to­tal de alum­nos cur­san­do una ca­rre­ra de edu­ca­ción su­pe­rior lo ha­ce a dis­tan­cia, y 0,6% en mo­da­li­dad se­mi­pre­sen­cial.

Pa­ra Da­niel Gon­zá­lez, vicerrector de Ad­mi­sión y Co­mu­ni­ca­cio­nes del Ins­ti­tu­to Pro­fe­sio­nal IACC, “es­ta mo­da­li­dad de en­se­ñan­za se di­fe­ren­cia de la mo­da­li­dad pre­sen­cial tra­di­cio­nal, aun­que pa­rez­ca ob­vio en que no se ne­ce­si­ta asis­tir al cen­tro de es­tu­dio a rea­li­zar el pro­ce­so de en­se­ñan­za y apren­di­za­je, y que ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ajus­tar­se al ho­ra­rio de los es­tu­dian­tes. En el ca­so de la edu­ca­ción pre­sen­cial hay un lu­gar y ho­ra­rio de­fi­ni­do que de­be res­pe­tar­se”, in­di­ca. En es­ta otra mo­da­li­dad, “el es­tu­dian­te de­be te­ner un rol muy ac­ti­vo, en que es au­tó­no­mo y pro­ta­go­nis­ta de su avan­ce, al rit­mo de es­tu­dio que re­quie­ra”.

Ge­ne­ral­men­te, los programas de e-lear­ning es­tán di­ri­gi­dos a cier­tas áreas co­mo por ejem­plo, es­cue­las de ad­mi­nis­tra­ción, edu­ca­ción y ca­pa­ci­da­des trans­ver­sa­les, desa­rro­llo so­cial, pro­ce­sos in­dus­tria­les e in­for­má­ti­ca. Sin em­bar­go, no quie­re de­cir que en un fu­tu­ro se ex­plo­ren otras áreas pa­ra im­ple­men­tar es­ta for­ma de en­se­ñan­za. “Hoy Chi­le ve­ría co­mo im­po­si­ble im­ple­men­tar ca­rre­ras co­mo téc­ni­co en en­fer­me­ría, téc­ni­co en cons­truc­ción, o las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les de es­tas mis­mas ca­rre­ras téc­ni­cas, pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos es­tás áreas ya se im­par­ten en mo­da­li­dad on­li­ne”, sos­tie­ne Gon­zá­lez.

Pe­ro, ¿exis­te al­gu­na di­fe­ren­cia en el apren­di­za­je en­tre la for­ma pre­sen­cial y on­li­ne?

Da­niel Gon­zá­lez plan­tea que se de­be po­ner en pa­ra­le­lo que tan­to la edu­ca­ción pre­sen­cial co­mo la on­li­ne, “de acuer­do a sus me­to­do­lo­gías y pro­ce­sos, lo­gran pro­du­cir apren­di­za­jes sig­ni­fi­ca­ti­vos tan­to a ni­vel de co­no­ci­mien­tos co­mo en desa­rro­llo de com­pe­ten­cias pa­ra el mun­do pro­duc­ti­vo, por tan­to am­bas mo­da­li­da­des son tan vá­li­das, que es lo que se ha de­mos­tra­do en los paí­ses, don­de la mo­da­li­dad on­li­ne tie­ne una ma­yor par­ti­ci­pa­ción en los sis­te­mas de edu­ca­ción su­pe­rior”, di­ce.

Uno de los desafíos pa­ra los sis­te­mas de e-lear­ning es la for­ma­ción de do­cen­tes pa­ra adap­tar­los y ha­bi­li­tar­los a es­ta mo­da­li­dad de en­se­ñan­za. Tam­bién, “la cons­truc­ción de las asig­na­tu­ras, ya que no só­lo bas­ta el pro­gra­ma de es­tu­dios co­mo lo es usual­men­te en la mo­da­li­dad pre­sen­cial, sino que se re­quie­re con­tar con to­do el pro­gra­ma cons­trui­do, lo que exi­ge te­ner a un equi­po de pro­fe­sio­na­les ex­per­tos, di­se­ña­do­res ins­truc­cio­na­les, cu­rri­cu­la­res, que en la pre­sen­cia­li­dad no se re­quie­ren con es­ta in­ten­si­dad”, sos­tie­ne Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.