Las opor­tu­ni­da­des y desafíos que con­lle­va la nue­va nor­ma­ti­va

Se acer­ca el mo­men­to en que las em­pre­sas de­be­rán cum­plir con es­ta nue­va nor­ma­ti­va. Es así co­mo nuestro país da­rá un gran pa­so pa­ra avan­zar ha­cia la cul­tu­ra de la in­clu­sión. Co­noz­ca los prin­ci­pa­les avan­ces que es­to plan­tea. Por: Jor­ge Alia­ga y Ger­mán Kreis

La Tercera - Especiales - - News -

“Las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad son aque­llas que, en relación a sus con­di­cio­nes de sa­lud fí­si­ca, psí­qui­ca, in­te­lec­tual, sen­so­rial u otras, al interactuar con di­ver­sas ba­rre­ras con­tex­tua­les, ac­ti­tu­di­na­les y am­bien­ta­les, pre­sen­tan res­tric­cio­nes en su par­ti­ci­pa­ción ple­na y ac­ti­va en la so­cie­dad”. De acuer­do al Se­gun­do Es­tu­dio Nacional de la Dis­ca­pa­ci­dad (2015).

Fal­tan po­cos días pa­ra que Chi­le pue­da mar­car un hi­to en ma­te­ria de in­clu­sión la­bo­ral. La nue­va nor­ma­ti­va en­tra­rá en vi­gen­cia a par­tir del 1 de abril de este año pa­ra em­pre­sas con 200 tra­ba­ja­do­res y más. Y des­de el 1 de abril de 2019 pa­ra em­pre­sas que ten­gan en­tre 100 y 199 tra­ba­ja­do­res. La nor­ma­ti­va será eva­lua­da al ter­cer año pa­ra me­dir el real im­pac­to de la cuo­ta en el em­pleo pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y la even­tual man­ten­ción o au­men­to del 1%.

En el Se­gun­do Es­tu­dio Nacional de la Dis­ca­pa­ci­dad (2015) se cam­bia la pers­pec­ti­va al abor­dar el con­cep­to de dis­ca­pa­ci­dad. Aho­ra se en­tien­de co­mo aque­llas per­so­nas que, en relación a sus con­di­cio­nes de sa­lud fí­si­ca, psí­qui­ca, in­te­lec­tual, sen­so­rial u otras, al interactuar con di­ver­sas ba­rre­ras con­tex­tua­les, ac­ti­tu­di­na­les y am­bien­ta­les, pre­sen­tan res­tric­cio­nes en su par­ti­ci­pa­ción ple­na y ac­ti­va en la so­cie­dad. “Se en­tien­de co­mo una cons­truc­ción sim­bó­li­ca, un tér­mino ge­né­ri­co y re­la­cio­nal que in­clu­ye con­di­cio­nes de sa­lud y dé­fi­cits, li­mi­ta­cio­nes en la ac­ti­vi­dad, y res­tric­cio­nes en la par­ti­ci­pa­ción”, agre­ga este es­tu­dio.

“Cree­mos que la ley es muy im­por­tan­te pa­ra Chi­le. Por eso las em­pre­sas tie­nen que pla­ni­fi­car­se”, ex­pli­ca Fer­nan­do Al­vear, ge­ren­te ge­ne­ral de la Con­fe­de­ra­ción de la Pro­duc­ción y del Co­mer­cio (CPC). Agre­ga que es fun­da­men­tal que las em­pre­sas pre­pa­ren al per­so­nal pa­ra que se­pan aco­ger, escuchar y tra­tar a es­tos tra­ba­ja­do­res. Del mis­mo mo­do, se tie­ne que con­tar con la in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da en los ba­ños, pa­si­llos, ram­pas de ac­ce­so, sa­li­das de emer­gen­cia, en­tre otros.

“Co­noz­co ca­sos de em­pre­sas que han con­tra­ta­do a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y las ex­pe­rien­cias han si­do fa­vo­ra­bles. Son per­so­nas com­pro­me­ti­das y muy res­pon­sa­bles”, cuen­ta Al­vear.

¿Qué ocu­rre en el ca­so de las em­pre­sas que no pue­dan cum­plir? Las em­pre­sas pri­va­das que no pue­dan cum­plir con la con­tra­ta­ción de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad de­be­rán op­tar por me­ca­nis­mos al­ter­na­ti­vos pa­ra cum­plir con es­ta ley. En­tre ellos, rea­li­zar con­tra­tos de pres­ta- ción de ser­vi­cios con em­pre­sas que ten­gan con­tra­ta­das per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Efec­tuar do­na­cio­nes en di­ne­ro a pro­yec­tos o pro­gra­mas de asociaciones, cor­po­ra­cio­nes o fun­da­cio­nes, cu­yo pro­pó­si­to in­clu­ya la ca­pa­ci­ta­ción, reha­bi­li­ta­ción, pro­mo­ción y fo­men­to pa­ra la crea­ción de em­pleos, con­tra­ta­ción o in­ser­ción la­bo­ral de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Fun­da­ción In­cluir

Una de las or­ga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan y fo­men­tan la ca­pa­ci­ta­ción e in­clu­sión la­bo­ral de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad des­de más de 13 años es la Fun­da­ción In­cluir. An­ge­li­na Me­rino, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va, ex­pli­ca que el ob­je­ti­vo es la in­clu­sión por me­dio de pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción y for­ma­ción social, pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra una in­clu­sión in­te­gral.

Un pun­to im­por­tan­te pa­ra Me­rino es que con la im­ple­men­ta­ción de la nue­va ley exis­ti­rán las me­di­das sus­ti­tu­ti­vas. “Si la em­pre­sa no tu­vie­se la po­si­bi­li­dad de con­tra­tar a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad exis­ten me­di­das que fo­men­tan la in­clu­sión y par­ti­ci­pa­ción”, in­di­ca.

“Será ideal ya que nos per­mi­ti­rá te­ner a más gente en ca­pa­ci­ta­ción, más per­so­nal, más ma­te­rial, in­fra­es­truc­tu­ra y todo lo que la fun­da­ción no tie­ne en este mo­men­to”, sos­tie­ne Me­rino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.