“Hay que mejorar re­gla­men­tos y du­das que vienen des­de las em­pre­sas”

Este 1 de abril co­mien­za la im­ple­men­ta­ción de la nue­va ley 21.015 so­bre in­clu­sión la­bo­ral de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Al­re­de­dor de 7.600 em­pre­sas del sec­tor pri­va­do de­be­rán apli­car la nor­ma­ti­va ge­ne­ran­do al­re­de­dor de 25.000 pues­tos de trabajo, co­mo tamb

La Tercera - Especiales - - Front Page -

Se­gún el II Es­tu­dio de la Dis­ca­pa­ci­dad, 20% de los ma­yo­res de 18 años tie­nen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. De ellos, el 57,2% es­tá inac­ti­vo; el 3,6%, de­socu­pa­do; y só­lo el 39,3%, tie­ne em­pleo. En ju­nio de 2017 se pro­mul­gó y aho­ra co­rres­pon­de la im­ple­men­ta­ción de es­ta nue­va ley de in­clu­sión la­bo­ral y el mi­nis­tro de Desa­rro­llo Social, Al­fre­do Mo­reno en­tre­ga al­gu­nas cla­ves pa­ra lo que vie­ne.

¿Có­mo ve la pues­ta en marcha de es­ta ley? ¿Las em­pre­sas es­tán pre­pa­ra­das pa­ra su im­ple­men­ta­ción?

En primer lu­gar es­ta es una ley muy im­por­tan­te por­que le va a dar la po­si­bi­li­dad a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad de te­ner una fuen­te de trabajo mu­cho más am­plia; y por el lado de las em­pre­sas, también ten­drán un be­ne­fi­cio por­que van a te­ner un re­cur­so hu­mano con el cual an­te­rior­men­te es­ta­ban ale­ja­dos. De esa ma­ne­ra, van a po­der apre­ciar que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad ha­cen un apor­te muy re­le­van­te no só­lo en su trabajo di­rec­to, sino que también, co­mo parte del equi­po, me­jo­ran­do el cli­ma la­bo­ral con su es­fuer­zo y de­di­ca­ción.

¿Qué mu­ra­llas de­ben de­rri­bar las em­pre­sas pa­ra una in­clu­sión in­te­gral?

Lo im­por­tan­te es que es­tos tra­ba­jos sean sa­tis­fac­to­rios pa­ra quien los rea­li­za, y que sean tra­ba­jos real­men­te ne­ce­sa­rios pa­ra las com­pa­ñías, don­de ha­ya una ade­cua­da coor­di­na­ción en­tre los ta­len­tos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y el trabajo que van a rea­li­zar. Lo im­por­tan­te es que de­rri­be­mos las ba­rre­ras que nos ha­cen pen­sar que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no pue­den hacer es­tos tra­ba­jos. Al con­tra­rio, hay per­so­nas muy ca­pa­ces que pue­den rea­li­zar di­ver­sas la­bo­res que siempre son ne­ce­sa­rias.

Des­pués de la im­ple­men­ta­ción de es­ta ley, ¿Qué si­gue y ha­cia dón­de se de­be avan­zar?

Hay dos ta­reas. La pri­me­ra, des­de el ini­cio mejorar los re­gla­men­tos y al­gu­nas du­das que han sur­gi­do des­de el pun­to de vista de las em­pre­sas, co­mo también des­de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, de ins­ti­tu­cio­nes que tra­ba­jan con ellos, y que tie­nen que ver có­mo se apli­ca una co­sa u otra. Hay al­gu­nos ele­men­tos que hay que mo­di­fi­car bá­si­ca­men­te pa­ra cla­ri­fi­car. Lue­go, un trabajo de so­cia­li­zar es­ta nor­ma­ti­va, de apo­yar a em­pre­sas que son pio­ne­ras en es­to, mos­trar los ejem­plos de éxi­to y ca­sos par­ti­cu­la­res. Vie­ne un trabajo pa­ra ir in­te­gran­do es­tos pun­tos y apro­ve­char las buenas ex­pe­rien­cias.

¿De qué ma­ne­ra las em­pre­sas que ya han im­ple­men­ta­do la nor­ma pue­den trans­mi­tir su ex­pe­rien­cia? ¿Exis­te al­gún plan?

Lo que hay que hacer, y lo que ha he­cho el gre­mio em­pre­sa­rial es dar a co­no­cer esos ejem­plos. Qué be­ne­fi­cios han te­ni­do, qué pro­ble­mas han sur­gi­do y có­mo los su­pe­raron, có­mo lo han to­ma­do no só­lo las em­pre­sas sino que también los com­pa­ñe­ros de trabajo. También, qué fal­ta pa­ra que las re­la­cio­nes hu­ma­nas y el trabajo mis­mo sean más efec­ti­vos, efi­cien­tes y más sa­tis­fac­to­rios pa­ra la pro­pia per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad. To­dos es­tos ejem­plos son muy bue­nos de so­cia­li­zar.

¿Va a ha­ber apo­yo y fo­men­to a las ins­ti­tu­cio­nes que ca­pa­ci­tan a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad?

Ellos hoy día son cla­ve por­que con es­ta nor­ma la de­man­da por per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pa­ra los di­ver­sos tra­ba­jos na­tu­ral­men­te au­men­ta e in­clu­so hay al­gu­nas em­pre­sas que han de­ci­di­do ir más allá del 1%. Va a lle­gar un mo­men­to en que la ofer­ta de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad con co­no­ci­mien­tos y pre­pa­ra­ción téc­ni­ca pa­ra rea­li­zar de­ter­mi­na­dos tra­ba­jos, en al­gún mo­men­to pue­de no ser la su­fi­cien­te. Creo que pron­ta­men­te la ca­pa­ci­ta­ción de esas per­so­nas va a per­mi­tir lle­nar to­dos los es­pa­cios. Ade­más, re­cor­de­mos que es­ta ley co­mien­za con em­pre­sas de más de 200 tra­ba­ja­do­res, lue­go con más de 100, en­ton­ces eso nos da un tiempo pa­ra ir­nos ade­cuan­do.

En una pri­me­ra eta­pa la nue­va ley se apli­ca pa­ra em­pre­sas con más de 200 tra­ba­ja­do­res. Lue­go, en em­pre­sas de 100 a 199 tra­ba­ja­do­res.

Al­fre­do Mo­reno, mi­nis­tro de Desa­rro­llo Social.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.