Di­se­ño y tec­no­lo­gía

No im­por­ta si es pa­ra desem­pe­ña­se en la agri­cul­tu­ra, la mi­ne­ría o la cons­truc­ción por men­cio­nar al­gu­nos de los sec­to­res eco­nó­mi­cos más re­le­van­tes del país. La ga­ma de mo­de­los es enor­me y di­ver­sa pa­ra cu­brir to­dos los re­que­ri­mien­tos de las em­pre­sas.

La Tercera - Especiales - - Front Page - Por: Ar­mén Fi­ca Do­no­so

Am­plia va­rie­dad de mo­de­los y tec­no­lo­gías pa­ra dis­tin­tos ru­bros.

Por ca­da ne­ce­si­dad es­pe­cí­fi­ca exis­te un trac­tor es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra sa­tis­fa­cer­la de ma­ne­ra in­te­gral y siem­pre con el má­xi­mo de efi­cien­cia, tan­to en el uso de la ener­gía co­mo del tiem­po. Y es que la va­rie­dad de ma­qui­na­rias per­te­ne­cien­tes a es­ta ca­te­go­ría es ca­da vez más am­plia, de­bi­do a la gran ver­sa­ti­li­dad de ta­reas que son ca­pa­ces de desa­rro­llar en los más di­ver­sos ru­bros pro­duc­ti­vos.

“Los trac­to­res son ma­qui­na­ria es­pe­cia­li­za­da pa­ra desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des que ge­ne­ren un au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad. Son equi­pos di­se­ña­dos pa­ra me­jo­rar la er­go­no­mía del tra­ba­jo y ayu­dan a re­du­cir cos­tos pa­ra los di­fe­ren­tes proyectos ge­ne­ra­dos en las res­pec­ti­vas áreas. Con la in­tro­duc­ción de es­tos vehícu­los se re­du­ce de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble el tiem­po de los pro­ce­sos y la can­ti­dad de mano de obra em­plea­da”, sub­ra­ya el je­fe na­cio­nal de Me­cá­ni­ca de AIEP, Ma­nuel He­rre­ra, quien de­ta­lla los prin­ci­pa­les ti­pos de mo­de­los que se pue­den en­con­trar en el mer­ca­do.

Pro­ta­go­nis­tas del sec­tor agrí­co­la

En el cam­po, don­de son am­plia­men­te uti­li­za­dos pa­ra el des­plie­gue de nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des, es­tos vehícu­los tien­den a cla­si­fi­car­se de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta pun­tua­li­za que bá­si­ca­men­te se di­vi­den en tres gru­pos so­bre la ba­se de su tren mo­triz: ge­ne­ral, ar­ti­cu­la­do y oru­ga.

Se­gún es­pe­ci­fi­ca, la pri­me­ra ca­te­go­ría de trac­to­res se pue­de re­cla­si­fi­car por su trac­ción y la po­ten­cia que son ca­pa­ces de desa­rro­llar: “los vehícu­los de 15 a 40 HP es­tán di­se­ña­dos pa­ra desen­vol­ver­se en huer­tos pe­que­ños, la man­ten­ción de jar­di­nes y el cul­ti­vo de flo­res, ya que no des­tru­yen la tie­rra gra­cias a su me­nor pe­so. Mien­tras que aque­llos en­tre 40 y 120 HP se usan pa­ra tras­la­dar ma­te­ria­les, ca­rros, fo­rra­je, be­be­de­ros y des­ple­gar ta­reas de lim­pie­za. Por úl­ti­mo, los que com­pren­den des­de 120 a 200 HP se em­plean pa­ra tra­ba­jos agrí­co­las ne­tos, co­mo sem­bra­do, ara­do y re­co­lec­ción”.

So­bre los 200 HP, el pro­fe­sio­nal ase­gu­ra que ya so­por­tan un do­ble ro­da­do e im­ple­men­tos mu­cho más gran­des y pe­sa­dos. En ese con­tex­to, ad­vier­te que es muy im­por­tan­te ana­li­zar el te­rreno so­bre el que se des­pla­za­rán, ya que en zo­nas hú­me­das y llu­vio­sas una uni­dad de­ma­sia­do pe­sa­da tendrá di­fi­cul­ta­des pa­ra cum­plir su tra­ba­jo por mu­cha po­ten­cia que ten­ga.

Res­pec­to de los trac­to­res ar­ti­cu­la­dos, es­tos son ca­pa­ces de ejer­cer una ma­yor fuer­za en su tren mo­triz, de­bi­do a que es­tán fa­bri­ca­dos pa­ra desa­rro­llar ope­ra­cio­nes a al­ta po­ten­cia. Ge­ne­ral­men­te, se ocu­pan en la­bo­res fo­res­ta­les a raíz de su bue­na ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra. Los de ti­po oru­ga, en tan­to, se usan en ac­ti­vi­da­des des­ple­ga­das so­bre te­rre­nos sua­ves, ha­bi­tual­men­te en zo­nas bos­co­sas o ex­tre­mas.

Fuer­za que mue­ve la mi­ne­ría

En las fae­nas se ocu­pan bá­si­ca­men­te dos ti­pos de trac­to­res: oru­ga y de rue­das. Tra­di­cio­nal­men­te, los pri­me­ros son los pre­fe­ri­dos pa­ra el desa­rro­llo de la­bo­res au­xi­lia­res en los ya­ci­mien­tos, por­que son du­ra­bles, con­fia­bles y tie­nen una re­la­ción pe­so-po­ten­cia que per­mi­te em­pu­jar gran­des car­gas.

Los trac­to­res de rue­das, en tan­to, po­seen apli­ca­cio­nes pa­ra la gran mi­ne­ría gra­cias a que com­bi­nan ca­pa­ci­dad, mo­vi­li­dad y ver­sa­ti­li­dad, da­do que uno de sus prin­ci­pa­les atri­bu­tos es que su tren de fuer­za se en­cuen­tra es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra mo­ver car­gas sin pro­ble­mas.

“Hay que te­ner una con­si­de­ra­ción es­pe­cial pre­vio a la elec­ción de un vehícu­lo de es­te ti­po pa­ra la mi­ne­ría: si se tras­la­da­rá 70% a 110% del pe­so del equi­po to­do el tiem­po y no se ne­ce­si­ta mo­vi­li­dad es acon­se­ja­ble in­cli­nar­se por un ejem­plar so­bre oru­gas. Si se re­quie­re em­pu­jar has­ta 70% del pe­so y ade­más ser rá­pi­do, en­ton­ces, lo me­jor es in­cli­nar­se por un mo­de­lo de rue­das”, su­gie­re He­rre­ra.

Pi­lar de múl­ti­ples proyectos

En el sec­tor de la cons­truc­ción es­tos vehícu­los tam­bién es­tán pre­sen­tes. Los más usa­dos en el ru­bro son bá­si­ca­men­te cua­tro, se­gún in­di­ca el di­rec­ti­vo de AIEP. Ma­qui­na­rias idea­les pa­ra el mo­vi­mien­to de gran­des vo­lú­me­nes de tie­rra o ma­te­ria­les que son la ba­se del desa­rro­llo de múl­ti­ples proyectos.

Las re­tro­ex­ca­va­do­ras tie­nen co­mo fun­ción rea­li­zar mo­vi­mien­tos de tie­rra en lu­ga­res que se ne­ce­si­ta ar­mar al­gún ti­po de ci­mien­to, abrir zan­jas pa­ra co­lo­car tu­bos o re­mo­ver ma­te­ria­les del sue­lo. Es así co­mo po­seen un bal­de pa­ra es­car­bar, si­tua­do en un ex­tre­mo de un bra­zo ar­ti­cu­la­do en dos par­tes.

Las ex­ca­va­do­ras, en tan­to, desa­rro­llan prác­ti­ca­men­te la mis­ma la­bor que la ma­qui­na­ria men­cio­na­da de for­ma pre­via, pe­ro se di­fe­ren­cian por la di­rec­ción de uso del bal­de. Ha­bi­tual­men­te se em­plean con el afán de abrir sur­cos des­ti­na­dos a pa­sa­jes de ca­ñe­rías, ca­bles y dre­na­jes, en­tre otras ta­reas.

Mien­tras que los car­ga­do­res de rue­das o fron­ta­les son equi­pos tre­men­da­men­te ver­sá­ti­les y es­tán es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra mo­ver ma­te­ria­les por me­dio de un bal­de o una cu­cha­ra ar­ti­cu­la­da.

Por úl­ti­mo, los mi­ni­car­ga­do­res son ma­qui­na­rias más pe­que­ñas y com­pac­tas, las cua­les ofre­cen una am­plia va­rie­dad de fun­cio­nes se­gún el ti­po de tra­ba­jo a des­ple­gar. Es así co­mo pue­den mo­ver tie­rra a ca­mio­nes, ca­var, mo­ver ma­te­ria­les de cons­truc­ción o lim­piar ca­mi­nos, en­tre otras la­bo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.