Las ven­ta­jas de es­ta fuen­te ener­gé­ti­ca y al­gu­nas no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas.

Una se­rie de sen­so­res que ase­gu­ra una co­rrec­ta y efi­cien­te com­bus­tión de los pe­llets, ma­xi­mi­zan­do el aho­rro en ca­le­fac­ción. Ade­más, una ma­yor au­to­ma­ti­za­ción de fun­cio­na­mien­to dis­tin­gue a es­tas es­tu­fas de las que uti­li­zan le­ña con­ven­cio­nal.

La Tercera - Especiales - - La Versatilidad Del Gas Máxima Eficiencia Pellets - Por: Fa­bio­la Ro­mo

En apa­rien­cia, una es­tu­fa que fun­cio­na con pe­llets es muy si­mi­lar a una que uti­li­za le­ña, pe­ro la tec­no­lo­gía es muy dis­tin­ta. Los pe­llets son pe­que­ños tro­zos de ase­rrín o chips de ma­de­ra pren­sa­dos, muy com­pac­tos y, se­gún Luis Fe­li­pe Agui­lar, doc­tor en Cs. M/Quí­mi­ca de la Pon­ti­fi­cia Universidad Ca­tó­li­ca de Val­pa­raí­so, en al­gu­nos ca­sos in­clu­so se pue­den uti­li­zar pe­llets de desechos agrí­co­las, hier­bas o pas­to se­co. “Es­tos pe­llets usual­men­te tie­nen una hu­me­dad in­fe­rior al 5%, lo que se en­cuen­tra por de­ba­jo de la hu­me­dad de la le­ña que pue­de al­can­zar va­lo­res acep­ta­dos de has­ta un 25%”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Las es­tu­fas a pe­llets uti­li­zan ca­lor por con­vec­ción for­za­da, a di­fe­ren­cia de las es­tu­fas a le­ña que trans­mi­ten ca­lor por ra­dia­ción. Por eso, no ne­ce­si­tan de una chi­me­nea pa­ra ex­pul­sar los ga­ses de com­bus­tión, ya que uti­li­zan un ex­trac­tor. “El di­se­ño de las es­tu­fas a pe­llets es­tá pen­sa­do pa­ra que fun­cio­nen de ma­ne­ra muy efi­cien­te y con ba­jas emi­sio­nes. Los pe­llets son al­ma­ce­na­dos en un con­te­ne­dor, que ge­ne­ral­men­te se ubi­ca en la par­te su­pe­rior de la es­tu­fa. Un tor­ni­llo trans­por­ta­dor sin fin ali­men­ta a una cá­ma­ra de com­bus­tión ubi­ca­da en la par­te fron­tal de la es­tu­fa”, de­ta­lla Luis Fe­li­pe Agui­lar.

¿Có­mo fun­cio­nan?

El ali­men­ta­dor de pe­llets es ope­ra­do por un con­trol que se es­ta­ble­ce ma­nual­men­te o, en al­gu­nas es­tu­fas, me­dian­te un ter­mos­ta­to mon­ta­do en la pa­red. El ta­ma­ño del fuego de­pen­de­rá de la can­ti­dad de pe­llets en­tre­ga­do por ho­ra. Por ejemplo, si se en­tre­gan 500 gra­mos de pe­llets por ho­ra se ob­tie­ne un fuego sua­ve, mien­tras que con dos ki­los por ho­ra se lo­gra uno más fuer­te. En la cá­ma­ra de com­bus­tión se in­yec­ta ai­re pa­ra es­ti­mu­lar y avi­var el fuego, con el mis­mo prin­ci­pio que se uti­li­za pa­ra el car­bón en los asa­dos, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta de la PUCV. En al­gu­nas es­tu­fas se de­be ini­ciar el fuego ma­nual­men­te, pe­ro otras tie­nen que­ma­do­res eléc­tri­cos au­to­má­ti­cos.

“El ai­re de la ha­bi­ta­ción es ca­len­ta­do al ser atraí­do por un ven­ti­la­dor y so­pla­do a tra­vés del in­ter­cam­bia­dor de ca­lor, que se ca­lien­ta a apro­xi­ma­da­men­te 120°C, y lue­go el ai­re ca­lien­te vuel­ve a la ha­bi­ta­ción. La ma­yo­ría de las es­tu­fas a pe­llets no se ca­lien­tan en su ex­te­rior de­bi­do a la con­ti­nua en­tra­da y sa­li­da de ai­re. Los ga­ses re­si­dua­les de la com­bus­tión se ven­ti­lan en el ex­te­rior, nor­mal­men­te a tra­vés de un con­duc­to pe­que­ño, no ma­yor a 8 cen­tí­me­tros de diá­me­tro, que sa­le por la par­te pos­te­rior o su­pe­rior de la es­tu­fa”, sos­tie­ne Agui­lar.

Las es­tu­fas a pe­llets in­cor­po­ran bas­tan­te tec­no­lo­gía, res­pec­to de las es­tu­fas a le­ña, aña­de el doc­tor en Cs. M/Quí­mi­ca de la Pon­ti­fi­cia Universidad Ca­tó­li­ca de Val­pa­raí­so, Manuel Bravo. “Es­to tie­ne que ver con la in­cor­po­ra­ción de sen­so­res que ase­gu­ran una co­rrec­ta y efi­cien­te com­bus­tión, así co­mo una ma­yor au­to­ma­ti­za­ción de fun­cio­na­mien­to, al­go que cla­ra­men­te las es­tu­fas a le­ña dis­po­nen. Evi­den­te­men­te, es­to se re­fle­ja en el ma­yor cos­to de ad­qui­si­ción e ins­ta­la­ción de es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos en un ho­gar”, co­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.