Se­pa cuán­to pue­de aho­rrar en ener­gía y al­gu­nas pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias.

Pe­que­ñas o gran­des in­ver­sio­nes pue­den ayu­dar a que el in­vierno sea agra­da­ble en ca­sa. Se­llar ven­ta­nas y puer­tas es la pri­me­ra me­di­da an­tes de in­cor­po­rar un sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción, pa­ra evi­tar que el ca­lor se fu­gue.

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Fabiola Ro­mo

En muchas casas y de­par­ta­men­tos el ca­lor ge­ne­ra­do pa­ra cli­ma­ti­za­ción se pier­de a tra­vés de pa­re­des, ven­ta­nas y puer­tas por don­de se fu­ga el ai­re ca­lien­te.

Cons­truc­cio­nes bá­si­cas, sin ais­la­ción tér­mi­ca y que uti­li­zan vi­drios sen­ci­llos son más eco­nó­mi­cas pa­ra los cons­truc­to­res, pe­ro re­per­cu­ten en el bol­si­llo del usua­rio cuan­do ne­ce­si­ta cli­ma­ti­zar. Por eso, el doc­tor Er­win Plett, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Ener­gía y coor­di­na­dor del Co­mi­té de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca del Colegio de In­ge­nie­ros de Chi­le, re­co­mien­da se­llar las grie­tas en ven­ta­nas y puer­tas pa­ra evi­tar la fu­ga cons­tan­te de ai­re ca­lien­te ha­cia el ex­te­rior. “Sin em­bar­go, no hay que ol­vi­dar­se de ven­ti­lar las ha­bi­ta­cio­nes en in­ter­va­los pa­ra re­cam­biar el ai­re vi­cia­do, que pro­du­cen to­das las es­tu­fas que que­man com­bus­ti­bles”, acon­se­ja.

El si­guien­te pa­so ló­gi­co, se­gún Plett, es in­ver­tir en me­jor ais­la­ción de pa­re­des ex­ter­nas y te­chos, así co­mo en ven­ta­nas con ter­mo pa­ne­les. En tan­to, Ale­xis Núñez, je­fe de línea de Edi­fi­ca­ción de la Agen­cia de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca, ex­pli­ca que la contaminación am­bien­tal y los di­ver­sos pro­ble­mas de ha­bi­ta­bi­li­dad, han ge­ne­ra­do una cons­tan­te preo­cu­pa­ción por el di­se­ño, cons­truc­ción y ope­ra­ción de las vi­vien­das. Por eso, el or­ga­nis­mo que re­pre­sen­ta cree en la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar un pro­ce­so de di­se­ño in­te­gra­do des­de las pri­me­ras eta­pas de los pro­yec­tos de vi­vien­das.

En ese sen­ti­do, Nu­ñez no só­lo ape­la a te­ner las tec­no­lo­gías ade­cua­das al in­te­rior de las vi­vien­das, sino que a sa­ber ges­tio­nar­las. De he­cho, com­par­te la idea de preo­cu­par­se del ais­la­mien­to de las pa­re­des y los te­chos -que ga­ran­ti­zan la con­ser­va­ción de la tem­pe­ra­tu­ra. “En muchas oca­sio­nes se pue­de ais­lar una vi­vien­da usan­do un sellador o im­per­mea­bi­li­zan­te”, di­ce.

Ade­más, la orien­ta­ción del edi­fi­cio in­flu­ye en los pun­tos de en­tra­da de luz. “Co­rrer las cor­ti­nas o su­bir las per­sia­nas pue­de ser muy pro­duc­ti­vo. En la me­di­da de lo po­si­ble es im­por­tan­te uti­li­zar más la luz del sol que la eléc­tri­ca”, re­co­mien­da. De la mis­ma ma­ne­ra, el es­pe­cia­lis­ta de la Agen­cia Chi­le­na de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca lla­ma a po­ner aten-

Usan­do sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción efi­cien­tes el aho­rro de ener­gía pue­de mo­ver­se en un ran­go de 20% a 25%.

ción a las fil­tra­cio­nes de ai­re, pa­ra que la vi­vien­da que­de lo más her­mé­ti­ca po­si­ble. “Se pue­den en­con­trar se­llos pa­ra puer­tas y ven­ta­nas, de tal for­ma de dis­mi­nuir las fil­tra­cio­nes”, co­men­ta.

Una ca­sa efi­cien­te

El doc­tor Er­win Plett del Colegio de In­ge­nie­ros de Chi­le se re­fie­re a los ho­ga­res ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­tes co­mo Pas­si­ve Hou­se. Se­gún cuen­ta, exis­ten ya unas 50 mil de es­tas casas y edi­fi­cios a ni­vel mun­dial. Se tra­ta bá­si­ca­men­te de ais­lar y ha­cer her­mé­ti­ca la ca­sa en for­ma per­fec­ta, emu­lan­do un co­oler. “El ma­ne­jo de ai­re se ha­ce cen­tra­li­za­do. Se in­yec­ta sua­ve­men­te ai­re cli­ma­ti­za­do lim­pio a ca­da pie­za y se re­ti­ra des­de los re­cin­tos hú­me­dos co­mo baños y co­ci­na. Del ai­re ex­pul­sa­do se re­cu­pe­ra el 70% de la ener­gía y se tras­pa­sa al ai­re fres­co que va en­tran­do. Es lo máximo en con­fort tér­mi­co sa­lu­da­ble y la so­lu­ción más eco­nó­mi­ca y sus­ten­ta­ble si se ha­ce un aná­li­sis de ci­clo de vi­da”, afir­ma.

Una vez me­jo­ra­do y ve­ri­fi­ca­do to­do lo re­la­cio­na­do con sis­te­mas pa­si­vos o en­vol­ven­tes de la vi­vien­da y si no se ha al­can­za­do el ni­vel de con­fort desea­do, Ale­xis Nu­ñez de la Agen­cia Chi­le­na de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca re­co­mien­da in­ter­ve­nir en sis­te­mas ac­ti­vos. “Es ahí don­de se en­cuen­tran los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción, de los cua­les se de­be escoger los más efi­cien­tes”, se­ña­la.

Se­llos en puer­tas y ven­ta­nas dis­mi­nu­yen las fil­tra­cio­nes de ai­re y, por lo tan­to, se con­ser­va me­jor el ca­lor en el ho­gar, lo que dis­mi­nu­ye el con­su­mo de ener­gía.

No fu­mar den­tro de la ca­sa. Man­te­ner ven­ti­la­da la co­ci­na 1 2 8 1 9 5 7 3 4 6 Ven­ti­lar dia­ria­men­te las ha­bi­ta­cio­nes unos 15 a 20 mi­nu­tos, 1 En lo po­si­ble, uti­li­zar as­pi­ra­do­ra La tem­pe­ra­tu­ra ideal de una ha­bi­ta­ción es de 20°C. 5 9 por lo me­nos pa­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.