¿Có­mo ele­gir el sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción ideal?

La tem­po­ra­da de oto­ño y sus ma­ña­nas y no­ches más frías son la pre­pa­ra­ción pa­ra los me­ses de in­vierno, mo­men­to en que es ne­ce­sa­rio adap­tar los es­pa­cios y ad­qui­rir un apa­ra­to pa­ra tem­pe­rar el ho­gar o lu­gar de tra­ba­jo.

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

Se aca­ba­ron los ca­lo­res de mar­zo, y abril trae con­si­go una ba­ja en las tem­pe­ra­tu­ras y un apron­te pa­ra la tem­po­ra­da de in­vierno, mo­men­to pa­ra pre­pa­rar la man­ten­ción o ad­qui­si­ción de un equi­po de cli­ma­ti­za­ción. Pe­ro ¿qué se de­be con­si­de­rar y có­mo ele­gir el equi­po más ade­cua­do pa­ra la ca­sa o el es­pa­cio de tra­ba­jo?

Ro­dri­go Pai­lla­queo, do­cen­te de In­ge­nie­ría de Eje­cu­ción en Cli­ma­ti­za­ción de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, re­co­mien­da que “an­tes de com­prar un equi­po, se de­be rea­li­zar un es­tu­dio tér­mi­co del re­cin­to a cli­ma­ti­zar, don­de se iden­ti­fi­quen y cal­cu­len las car­gas tér­mi­cas que afec­tan el es­pa­cio, y las ne­ce­si­da­des de ai­re fres­co se­gún el ca­so”, ex­pli­ca, con el fin de ob­te­ner las po­ten­cias re­que­ri­das y man­te­ner las con­di­cio­nes desea­das.

Pa­ra el aca­dé­mi­co es fun­da­men­tal que los re­qui­si­tos tér­mi­cos y de ven­ti­la­ción de­pen­dan del ti­po de es­pa­cio que se desee cli­ma­ti­zar. “Por ejem­plo, en ofi­ci­nas, don­de la al­ta den­si­dad de per­so­nas y el tiem­po de es­tan­cia se pro­lon­ga por lar­gas jor­na­das, se re­quie­re una can­ti­dad im­por­tan­te de ai­re fres­co mí­ni­mo y tem­pe­ra­tu­ras que se en­cuen­tren en el ran­go de con­fort tér­mi­co”, sos­tie­ne.

En el ho­gar

Pa­ra la ca­le­fac­ción en la vi­vien­da, la elec­ción de un sis­te­ma que se aco­mo­de a las ne­ce­si­da­des de­pen­de­rá del ti­po de tec­no­lo­gía, ca­li­dad del ai­re in­te­rior, man­ten­cio- nes, efi­cien­cia tér­mi­ca, cos­to ini­cial y de ope­ra­ción. En­tre los sis­te­mas de ca­le­fac­ción, los que uti­li­zan le­ña son los que desa­rro­llan más po­ten­cia tér­mi­ca, pe­ro con un apor­te ne­ga­ti­vo al me­dio am­bien­te sien­do prohi­bi­dos en al­gu­nas zo­nas ur­ba­nas. En tan­to, exis­ten dos ti­pos de es­tu­fas a pa­ra­fi­na: de me­cha o ti­po lá­ser. La pri­me­ra pro­du­ce más contaminación, mien­tras que la se­gun­da es más efi­cien­te y con al­to po­der ca­ló­ri­co, pe­ro tam­bién con­ta­mi­na. Por su par­te, la elec­tri­ci­dad es la for­ma más lim­pia de ca­le­fac­cio­nar ya que los sis­te­mas ti­po bom­ba de ca­lor cli­ma­ti­zan to­do el año sin ge­ne­rar po­lu­ción al in­te­rior del re­cin­to.

Las es­tu­fas o cli­ma­ti­za­do­res a gas son bas­tan­te con­ve­nien­tes y co­ti­za­dos por su po­der ca­ló­ri­co, efi­cien­cia en con­su­mo y precios. “El uso de gas de­pen­de­rá del ti­po de re­cin­to. Por ejem­plo, en edi­fi­cios, la ca­le­fac­ción cen­tral en ba­se a gas ajus­ta­da a una tem­pe­ra­tu­ra de 19° o 20° por per­mi­te un al­to ni­vel de con­fort tér­mi­co y cos­to ope­ra­cio­nal me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.