Ho­gar protegido en es­tas fe­chas

Un in­mue­ble tie­ne se­gu­ros obli­ga­to­rios mien­tras es­té su­je­to a un cré­di­to hi­po­te­ca­rio. Pe­ro también exis­ten pó­li­zas vo­lun­ta­rias que lo pro­te­gen con­tra in­cen­dio, robo y daños ma­te­ria­les. Una co­ber­tu­ra opor­tu­na cuan­do la vi­vien­da que­da sin mo­ra­do­res.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales De La Tercera - Por: An­drés Or­tiz

Pa­ra cu­brir el ries­go fi­nan­cie­ro de los even­tua­les si­nies­tros a los que se ex­po­ne una ca­sa des­ha­bi­ta­da, los se­gu­ros pa­ra el ho­gar son pro­duc­tos que otor­gan co­ber­tu­ra. “Una vi­vien­da es una in­ver­sión im­por­tan­te, por lo tan­to, ase­gu­rar­la es pro­te­ger­se y tras­pa­sar el ries­go fi­nan­cie­ro a un ter­ce­ro. Los se­gu­ros a las vi­vien­das han de­mos­tra­do ser ins­tru­men­tos efi­cien­tes an­te daños im­pre­vis­tos”, di­ce Jor­ge Clau­de, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo Aso­cia­ción de Ase­gu­ra­do­res (AACH).

Se­gu­ros obli­ga­to­rios

En Chi­le y por su nor­ma­ti­va vi­gen­te, cualquier vi­vien­da que ten­ga una hi­po­te­ca de­be con­tar de ma­ne­ra obli­ga­to­ria con un se­gu­ro de in­cen­dio y otro de des­gra­va­men. Can­ce­la­do el cré­di­to hi­po­te­ca­rio y al­za­da la hi­po­te­ca, la vi­vien­da de­ja de te­ner es­ta co­ber­tu­ra obli­ga­to­ria, an­te lo cual los ex­per­tos pro­po­nen ad­qui­rir de for­ma vo­lun­ta­ria al­gún se­gu­ro que res­pal­de un even­tual si­nies­tro. Y por la mag­ni­tud del da­ño, el de in­cen­dio es el que más toma fuer­za. “Siem­pre es re­co­men­da­ble te­ner un se­gu­ro de in­cen­dio aun­que la ca­sa ya es­té pa­ga­da, por una co­ber­tu­ra ex­ter­na an­te un si­nies­tro que uno mu­chas ve­ces no do­mi­na, so­bre todo en edi­fi­cios con de­par­ta­men­tos en al­tu­ra si se que­ma un de­par­ta­men­to de aba­jo es muy im­por­tan­te en la ex­pan­sión del in­cen­dio y oja­lá que to­das las pro­pie­da­des ha­cia arri­ba ten­gan se­gu­ro de in­cen­dio”, se­ña­la, Sergio Ar­cos, ge­ren­te ge­ne­ral de Reis­tock.com, em­pre­sa de ase­so­ría en in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria. En el ca­so de los de­par­ta­men­tos de con­do­mi­nios, Ar­cos sub­ra­ya que és­tos es­tán pro­te­gi­dos por una pó­li­za co­lec­ti­va exi­gi­da por la nor­ma­ti­va.

Da­da la con­di­ción te­lú­ri­ca de Chi­le, el se­gu­ro de sis­mo es otro pro­duc­to de al­ta con­tra­ta­ción, tan­to de ma­ne­ra co­lec­ti­va y obli­ga­to­ria cuan­do está aso­cia­do a un hi­po­te­ca­rio, co­mo de for­ma vo­lun­ta­ria en vi­vien­das ya pa­ga­das. “Hoy las in­mo­bi­lia­rias en la prác­ti­ca tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad has­ta 10 años por daños es­truc­tu­ra­les, pe­ro te­ner­lo es esen­cial, bá­si­co pa­ra el país don­de vi­vi­mos”, di­ce el eje­cu­ti­vo de Reis­tock.com.

Pó­li­zas vo­lun­ta­rias

Ade­más, la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra dis­po­ne de di­ver­sos pro­duc­tos vo­lun­ta­rios pa­ra vi­vien­das, co­mo las pó­li­zas con­tra robo. “Este ti­po de he­rra­mien­tas otor­gan una in­dem­ni­za­ción al ase­gu­ra­do por da­ño o pér­di­da de los bie­nes ase­gu­ra­dos, de­ri­va­dos de la sus­trac­ción de co­sas, me­dian­te la co­mi­sión de un de­li­to u otras con­duc­tas ile­gí­ti­mas que la pó­li­za se­ña­le”, in­di­ca el vo­ce­ro de AACH.

Las pó­li­zas vo­lun­ta­rias pa­ra vi­vien­das sue­len pre­sen­tar­se por las ase­gu­ra­do­ras co­mo packs pa­ra el ho­gar, pues cu­bren más de un even­to que pue­da da­ñar el in­mue­ble y su equi­pa­mien­to. Estos pro­duc­tos par­ten por una co­ber­tu­ra de in­cen­dio, a la que se aña­den otras adi­cio­na­les co­mo sis­mo, ries­gos de la na­tu­ra­le­za, robo y daños cau­sa­dos por ro­tu­ras de ca­ñe­rías o por des­bor­da­mien­to de es­tan­ques ma­tri­ces, se­gún pre­ci­sa Jor­ge Clau­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.