¿Có­mo re­cu­pe­rar ener­gía y elec­tro­li­tos por me­dio de las be­bi­das iso­tó­ni­cas?

La efi­cien­cia mus­cu­lar pue­de dis­mi­nuir si la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral no se re­gu­la óp­ti­ma­men­te, lo que ha­rá que el ren­di­mien­to y la ca­pa­ci­dad fí­si­ca tam­bién se de­te­rio­ren. Man­te­ner­se hi­dra­ta­do pa­re­ce ser la cla­ve pa­ra lo­grar un en­tre­na­mien­to exi­to­so, lo que s

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do El American Co­lle­ge of Sports Me­di­ci­ne, en uno de sus pa­pers so­bre Ejer­ci­cio y re­po­si­ción de lí­qui­dos di­ce que “las mu­je­res y los adul­tos ma­yo­res pue­den es­tar en ma­yor ries­go de des­equi­li­brios de lí­qui­dos – elec­tro­li­tos du

T

omar agua no so­lo es par­te de man­te­ner­se sa­lu­da­ble, sino que tam­bién es al­go to­tal­men­te ne­ce­sa­rio cuan­do se prac­ti­ca al­gún de­por­te, en es­te ca­so el run­ning. Al ha­cer ejer­ci­cio, la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral au­men­ta y de al­gu­na ma­ne­ra hay que re­gu­lar­la. Es así co­mo el cuer­po em­pie­za a eli­mi­nar ca­lor a tra­vés de di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos, pe­ro el prin­ci­pal es la su­do­ra­ción; lo que im­pli­ca una pér­di­da de agua y elec­tro­li­tos que pue­de afec­tar el ren­di­mien­to y la sa­lud. Por eso es im­por­tan­te hi­dra­tar­se an­tes, du­ran­te y des­pués de una ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Pa­ra una co­rrec­ta eje­cu­ción de una ru­ti­na de­por­ti­va, es ne­ce­sa­rio que el co­rre­dor man­ten­ga en óp­ti­mas con­di­cio­nes su nu­tri­ción e hi­dra­ta­ción. To­mar agua o al­gún otro lí­qui­do an­tes de un cir­cui­to run­ning sir­ve pa­ra pre­pa­rar el cuer­po; du­ran­te el ejer­ci­cio ayu­da a que los ni­ve­les de elec­tro­li­tos e hi­dra­ta­ción es­tén acor­de a lo re­que­ri­do; y una vez fi­na­li­za­da la co­rri­da, la per­so­na re­cu­pe­ra el lí­qui­do per­di­do du­ran­te ese pe­rio­do.

El cuer­po no so­lo pier­de agua, sino que tam­bién di­ver­sos com­po­nen­tes esen­cia­les pa­ra el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo a tra­vés del su­dor. Es por eso, que una bue­na for­ma de re­cu­pe­rar la ener­gía gas­ta­da en una co­rri­da es por me­dio de las be­bi­das iso­tó­ni­cas. Carlos Jor­que­ra, di­rec­tor del ma­gís­ter de Nu­tri­ción pa­ra la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y el De­por­te de la Uni­ver­si­dad Ma­yor, co­men­ta que “es­tas so­lu­cio­nes lí­qui­das pa­ra de­por­tis­tas con­tie­nen car­bohi­dra­tos (glu­co­sa, sa­ca­ro­sa y fructosa) y elec­tro­li­tos (so­dio, potasio y magnesio), que tie­nen por ob­je­ti­vo man­te­ner la hi­dra­ta­ción y re­cu­pe­rar la des­hi­dra­ta­ción al­can­za­da du­ran­te el en­tre­na­mien­to. Es­tas be­bi­das apor­tan en pro­me­dio un 6 a 8% de car­bohi­dra­tos por ca­da 100 ml y en­tre 30 y 70 mgr de so­dio en la mis­ma can­ti­dad de lí­qui­do. Lo re­le­van­te de es­tos pro­duc­tos es que en­tre­gan ener­gía de rá­pi­da uti­li­za­ción (car­bohi­dra­tos sim­ples) y so­dio que es el prin­ci­pal elec­tro­li­to que se pier­de a tra­vés del su­dor”.

Re­cu­pe­ra­ción de­por­ti­va

Una bue­na nu­tri­ción, in­ge­rir lí­qui­dos y elec­tro­li­tos lue­go de co­rrer ayu­da y dis­mi­nu­ye las mo­les­tias cor­po­ra­les que pro­vo­ca el ejer­ci­cio de al­to ren­di­mien­to. “Un por­cen­ta­je im­por­tan­te de ca­lam­bres y con­trac­tu­ras que ocu­rren en las per­so­nas que se en­tre­nan a in­ten­si­da­des me­dias y al­tas se de­be a un des­equi­li­brio hi­dro­elec­tro­lí­ti­co, don­de no hay una ade­cua­da pre­pa­ra­ción hí­dri­ca an­tes, du­ran­te y des­pués de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca”, re­cal­ca el aca­dé­mi­co.

El es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da que quie­nes en­tre­nan más de una ho­ra y me­dia con­su­man es­tas be­bi­das. In­clu­so una vez fi­na­li­za­da la ac­ti­vi­dad, ge­ne­ral­men­te es bueno pe­sar­se e in­ge­rir 1,5 li­tros de be­bi­da iso­tó­ni­ca por ca­da ki­lo de pe­so per­di­do, aun­que no to­das las per­so­nas son igua­les y se de­be­ría con­si­de­rar al­gu­nos fac­to­res pa­ra su aná­li­sis y pres­crip­ción. Ade­más, el mé­di­co se­ña­la que hay que com­ple­men­tar el mo­men­to post de­por­ti­vo con una colación que pue­de ser: fru­ta, una ba­rra de ce­real, ga­lle­to­nes de ave­na, en­tre otros.

El American Co­lle­ge of Sports Me­di­ci­ne, en el año 2007 pu­bli­có un pa­per so­bre Ejer­ci­cio y re­po­si­ción de lí­qui­dos, en el que se­ña­la que “la me­di­ción del pe­so cor­po­ral an­tes y des­pués del ejer­ci­cio pa­ra de­ter­mi­nar las tasas de su­do­ra­ción es una pro­pues­ta sim­ple y vá­li­da pa­ra es­ti­mar las pér­di­das de su­dor”. En re­la­ción a eso, se pue­de de­ter­mi­nar cuán­to lí­qui­do es ne­ce­sa­rio re­po­ner en el cuer­po y la exi­gen­cia que tu­vo el co­rre­dor.

En el mer­ca­do na­cio­nal exis­ten dis­tin­tos sa­bo­res de es­tas be­bi­das, di­fe­ren­tes ta­ma­ños acor­des a los re­que­ri­mien­tos de ca­da per­so­na y tam­bién hay una va­rie­dad sin azú­car. Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta de la Uni­ver­si­dad Ma­yor cree que es me­jor in­ge­rir la que no es sin azú­car, ya que el ob­je­ti­vo que tie­nen es­tos pro­duc­tos es en­tre­gar esa can­ti­dad de car­bohi­dra­tos y elec­tro­li­tos pa­ra una re­cu­pe­ra­ción e hi­dra­ta­ción ade­cua­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.