100 años de pro­duc­ción de Su­ple­men­tos Ali­men­ti­cios y Pro­duc­tos me­di­ci­na­les de ori­gen na­tu­ral

Sa­lus Haus apro­ve­cha la fuer­za de la na­tu­ra­le­za pa­ra ofre­cer una am­plia ga­ma de ja­ra­bes, in­fu­sio­nes, go­tas y eli­xi­res. Los pro­duc­tos es­tán dis­po­ni­bles en 68 paí­ses, en­tre esos Chi­le, dis­tri­bui­dos por la Em­pre­sa Sa­lus Flo­ra­dix Chi­le; y son una ex­ce­len­te op

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales -

La em­pre­sa Sa­lus Haus na­ce en Ale­ma­nia en 1916, lue­go de que su fun­da­dor, el Dr. en me­di­ci­na Ot­to Greit­her, pa­de­cie­ra una gra­ve en­fer­me­dad y en­con­tra­ra la for­ma de me­jo­rar­se por sí mis­mo me­dian­te pro­duc­tos na­tu­ra­les, sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a la me­di­ci­na tra­di­cio­nal. Te­nien­do en cuen­ta su ex­pe­rien­cia y di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das, el Dr. Greit­her ana­li­zó la exis­ten­cia de un víncu­lo en­tre la for­ma de ali­men­tar­se y su ma­la sa­lud. Es así co­mo pro­du­jo su pri­me­ra in­fu­sión, un té que fue el re­sul­ta­do de la mez­cla de vein­te di­fe­ren­tes hier­bas con el fin de es­ti­mu­lar el me­ta­bo­lis­mo y di­sol­ver el áci­do úri­co.

Es­te mé­to­do de sa­na­ción pa­só a for­mar par­te de la lla­ma­da cu­ra Sa­lus que se cen­tra­ba en la fuer­za de la na­tu­ra­le­za pa­ra ali­viar en­fer­me­da­des. Con el ob­je­ti­vo de co­mer­cia­li­zar es­ta in­fu­sión na­tu­ral, el Dr. Greit­her fun­dó en Mú­nich la pri­me­ra fá­bri­ca Sa­lus Haus don­de co­men­zó a ela­bo­rar ja­ra­bes, in­fu­sio­nes y go­tas pa­ra el cui­da­do de la sa­lud, uti­li­zan­do las plan­tas co­mo ma­te­ria pri­ma. Fue tan­to el éxi­to al­can­za­do que ya en 1930 ha­bían 23 va­rie­da­des di­fe­ren­tes de in­fu­sio­nes eco­ló­gi­cas de hier­bas Sa­lus.

A lo lar­go de sus 100 años de exis­ten­cia, la em­pre­sa ha lo­gra­do con­so­li­dar­se en el mer­ca­do con sus pro­duc­tos me­di­ci­na­les na­tu­ra­les. Re­fle­jo de ello es que ac­tual­men­te Sa­lus ven­de sus pro­duc­tos en 68 paí­ses y es­tá pre­sen­te con su­cur­sa­les pro­pias en Chi­le, In­gla­te­rra, Ita­lia y Es­pa­ña.

La tra­di­ción fa­mi­liar con­ti­núa

La Se­gun­da Guerra Mun­dial ca­si sig­ni­fi­có el fin de la em­pre­sa ale­ma­na. Tras los cons­tan­tes bom­bar­deos du­ran­te el con­flic­to bé­li­co, la pro­duc­ción de in­fu­sio­nes se vio muy afec­ta­da. “Pe­ro que­dó una par­te en pie con la que pu­di­mos em­pe­zar de nue­vo des­pués de la guerra”, re­cuer­da Ot­to Greit­her, de 91 años, hi­jo ma­yor del fun­da­dor de la em­pre­sa que que­dó a car­go del ne­go­cio des­de 1945.

La pri­me­ra ta­rea fue acon­di­cio­nar un es­pa­cio pa­ra re­es­ta­ble­cer la ela­bo­ra­ción de las mez­clas, ade­más de con­se­guir hier­bas pa­ra la pro­duc­ción. Con ape­nas 20 años y sien­do huér­fano de pa­dre y ma­dre, Ot­to se hi­zo car­go de su her­mano y de la em­pre­sa fa­mi­liar. Eso sí, tu­vo que con­se­guir un po­der no­ta­rial pa­ra ser nom­bra­do ge­ren­te de Sa­lus por­que en ese mo­men­to la ma­yo­ría de edad se al­can­za­ba al cum­plir los 21 años.

En ese épo­ca la pro­duc­ción era bas­tan­te di­fí­cil y los ma­te­ria­les pa­ra re­cons­truir los edi­fi­cios des­trui­dos eran es­ca­sos. Sin em­bar­go, el ne­go­cio em­pe­zó a fun­cio­nar bien y no ne­ce­si­ta­ron ha­cer mu­cha pu­bli­ci­dad de las in­fu­sio­nes. “Los clien­tes nos qui­ta­ron de las ma­nos to­do lo que pro­du­ci­mos”, re­la­ta Greit­her.

Con la post­gue­rra y el pa­so de los años, el nue­vo due­ño se dio cuen­ta de los cam­bios que es­ta­ba ex­pe­ri­men­tan­do el mer­ca­do y de­ci­dió apos­tar por la ex­por­ta­ción. Ade­más, era fun­da­men­tal ga­ran­ti­zar la ex­ce­len­cia de los pro­duc­tos y to­das las hier­bas eran ana­li­za­das cui­da­do­sa­men­te en el pro­pio la­bo­ra­to­rio de la em­pre­sa. Al igual que a su pa­dre, a Ot­to le im­por­ta mu­cho la ca­li­dad de sus pro­duc­tos.

Com­pro­mi­so y ca­li­dad

Las co­rrec­tas de­ci­sio­nes han si­do un re­fle­jo del éxi­to y re­co­no­ci­mien­to a ni­vel mun­dial al­can­za­do por la em­pre­sa. Por ejem­plo, la con­tra­ta­ción del Dr. Heinz Schil­cher en 1962, un far­ma­céu­ti­co que lle­vó a ca­bo di­ver­sos aná­li­sis en el la­bo­ra­to­rio so­bre la pu­re­za en las plan­tas, con­vir­tió a Sa­lus en una em­pre­sa pio­ne­ra en el sec­tor fi­to­far­ma­céu­ti­co. Des­de es­te he­cho has­ta hoy el la­bo­ra­to­rio se ca­rac­te­ri­za por tra­ba­jar con la más avan­za­da tec­no­lo­gía y al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad, in­clu­so mu­cho más es­tric­tos de lo es­ta­ble­ci­do por ley, pa­ra ga­ran­ti­zar la pu­re­za má­xi­ma de los pro­duc­tos que son ela­bo­ra­dos.

Años des­pués, en 1968, la em­pre­sa ins­ta­ló su se­de en la lo­ca­li­dad de Bruck­mühl, Al­ta Ba­vie­ra, Ale­ma­nia. Otro he­cho im­por­tan­te fue la ad­qui­si­ción de Schoe­nen­ber­ger en 1991, uno de sus ma­yo­res com­pe­ti­do­res, que pa­só a in­te­grar el Gru­po Sa­lus. Ade­más, ese mis­mo año la em­pre­sa ale­ma­na lle­gó a Chi­le pa­ra es­ta­ble­cer sus cul­ti­vos en te­rri­to­rio na­cio­nal.

Tras el desas­tre nu­clear de Cher­nobyl en 1986, que in­fes­tó los sue­los eu­ro­peos con la ra­dia­ción, Chi­le apa­re­ció co­mo una gran opor­tu­ni­dad pa­ra es­ta­ble­cer nue­vos cul­ti­vos. El agua, sue­lo y las ba­rre­ras na­tu­ra­les de nues­tro país eran –y aún son- una gran ven­ta­ja pa­ra cul­ti­var plan­tas me­di­ci­na­les, pues es­tán li­bres de con­ta­mi­nan­tes y sus­tan­cias no­ci­vas. El lu­gar es­co­gi­do fue Vi­lla­rri­ca, un lu­gar de en­sue­ño y con na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te, y hoy cuen­ta con más de 600 hec­tá­reas de tie­rras or­gá­ni­cas cer­ti­fi­ca­das y de­di­ca­das a ello, don­de se cul­ti­van más de 30 va­rie­da­des de hier­bas y exis­ten otras 100 en ex­pe­ri­men­ta­ción de di­ver­sas par­tes del mun­do. De es­ta ma­ne­ra, Sa­lus se trans­for­mó en la pri­me­ra y úni­ca em­pre­sa con la plan­ta­ción de té ver­de más aus­tral del mun­do.

Los ge­ren­tes, el Dr. Flo­rian Block y Ot­to Greit­her, de­lan­te de los bus­tos del fun­da­dor de la em­pre­sa, el Dr. en me­di­ci­na Ot­to Greit­her, y su es­po­sa Thea.

Dr. Ot­to Greit­her jun­to a su es­po­sa, su hi­jo ma­yor Ot­to y una co­la­bo­ra­do­ra de la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.