Pro­duc­ti­vi­dad + Per­so­nas: las cla­ves del éxi­to

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por Cor­ne­lia Son­nen­berg, ge­ren­te ge­ne­ral CAMCHAL

C

on el fin del ci­clo de los al­tos pre­cios de los commodities, es­pe­cial­men­te el del co­bre, vol­ve­mos a la­men­tar­nos de las fa­len­cias de nues­tro sis­te­ma pro­duc­ti­vo. In­de­pen­dien­te­men­te de cuán­to du­ra­rá es­ta nue­va fa­se a la ba­ja, ha­brá que de­te­ner­se a pen­sar có­mo avan­zar fi­nal­men­te en aque­llos es­fuer­zos que nos ayu­den a mi­ti­gar los efec­tos de los me­no­res in­gre­sos del co­bre con una es­truc­tu­ra in­dus­trial más di­ver­si­fi­ca­da, con la crea­ción de ma­yor va­lor agre­ga­do y con la in­cor­po­ra­ción de aque­llos ele­men­tos que de­fi­ni­rán las eco­no­mías del co­no­ci­mien­to.

El fac­tor más esen­cial pa­ra es­te es­fuer­zo son las per­so­nas. Pe­ro, ¿Có­mo va­mos a avan­zar mien­tras Chi­le se en­cuen­tra en­tre aque­llos paí­ses con la ma­yor ex­ten­sión de ho­ras de tra­ba­jo?¿Por dón­de em­pe­za­re­mos, si más de la mi­tad de la fuer­za de tra­ba­jo no ter­mi­nó el co­le­gio? ¿Có­mo en­fren­tar la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal, cuan­do aún no he­mos ajus­ta­do con­se­cuen­te­men­te los con­te­ni­dos de en­se­ñan­za en to­dos sus ni­ve­les, ade­más de so­bre­di­men­sio­nar la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria?

Es in­dis­pen­sa­ble me­jo­rar los sis­te­mas de edu­ca­ción con me­di­das que apor­ten en tiem­pos más aco­ta­dos a una me­jo­ra de la ca­li­dad y pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo. En es­te úl­ti­mo as­pec­to ha­bla­mos, es­pe­cí­fi­ca­men­te, de la for­ma­ción pro­fe­sio­nal téc­ni­ca y la ca­pa­ci­ta­ción de ca­li­dad. En es­te uni­ver­so es don­de se en­cuen­tra la ma­yor par­te de los jó­ve­nes vul­ne­ra­bles que bus­can ob­te­ner una pro­fe­sión es­tan­do al mis­mo tiem­po obli­ga­dos a ge­ne­rar rá­pi­da­men­te in­gre­sos pa­ra sus fa­mi­lias. Es allí don­de de­be­mos po­ner el én­fa­sis de los es­fuer­zos co­mo so­cie­dad, pues jun­to a los in­ge­nie­ros se­rán los téc­ni­cos al­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos los que ge­ne­ra­rán fi­nal­men­te las con­di­cio­nes pa­ra un desa­rro­llo in­dus­trial sos­te­ni­ble y, por en­de, pa­ra la ri­que­za del país.

¿Qué pa­sa­ría, si una em­pre­sa pu­die­ra usar par­te de los im­pues­tos cre­cien­tes de­bi­do a la re­for­ma tri­bu­ta­ria pa­ra par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la for­ma­ción téc­ni­ca de sus fu­tu­ros tra­ba­ja­do­res? ¿Qué se­ría de las ne­go­cia­cio­nes con los sin­di­ca­tos, si en és­tas pu­die­ran tra­tar­se los pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción co­fi­nan­cia­dos por Es­ta­do y em­pre­sa, en di­rec­to be­ne­fi­cio de los tra­ba­ja­do­res, en­tre­gán­do­les más co­no­ci­mien­to y, por lo tan­to, ma­yo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra ac­ce­der a me­jo­res sa­la­rios? Es­tos úl­ti­mos se­rán en­ton­ces sol­ven­ta­bles por la em­pre­sa gra­cias a una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad de sus tra­ba­ja­do­res.

¿Qué pa­sa­ría si ade­más, los di­fe­ren­tes ac­to­res del sis­te­ma - co­le­gios, ins­ti­tu­tos pro­fe­sio­na­les o cen­tros de for­ma­ción téc­ni­ca y uni­ver­si­da­des - con­ver­sa­ran de tal ma­ne­ra que for­ma­ran un to­do permea­ble, que per­mi­ta el avan­ce de la per­so­na a tra­vés de di­fe­ren­tes pa­sos en su for­ma­ción con­ti­nua du­ran­te to­da la vi­da?

La res­pues­ta me pa­re­ce sim­ple y cla­ra: ten­dría­mos em­plea­dos y tra­ba­ja­do­res más com­pro­me­ti­dos, más pro­duc­ti­vos y más in­no­va­do­res, con una ma­yor com­pren­sión de los pro­ce­sos, más opi­nión y pro­pues­ta de me­jo­ra, más em­po­de­ra­mien­to an­te sus pa­res y su­pe­rio­res, y con mu­cho más pro­yec­ción y avan­ce en un es­fuer­zo man­co­mu­na­do de fuer­za la­bo­ral y em­pre­sa. Oja­lá el re­cien­te anun­cio pre­si­den­cial pa­ra po­ten­ciar la edu­ca­ción téc­ni­ca lle­ve lue­go a pa­sos con­cre­tos de im­ple­men­ta­ción. De nues­tra par­te co­mo CAMCHAL, al me­nos, es­ta­mos dis­po­ni­bles pa­ra coope­rar.

COR­NE­LIA SON­NEN­BERG, ge­ren­te ge­ne­ral CAMCHAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.