Ten­den­cias del sec­tor

Es co­no­ci­da co­mo una be­bi­da li­ge­ra y re­fres­can­te. Sin em­bar­go, en el úl­ti­mo tiem­po se han da­do a co­no­cer las múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des de la cer­ve­za. De a po­co nos da­mos cuen­ta que es­te mer­ca­do es mu­cho más am­plio e in­clu­ye in­fi­ni­dad de sa­bo­res, co­lo­res y a

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Da­nie­la Ze­va­llos Gi­glio

El mer­ca­do hoy ofre­ce cer­ve­zas con sa­bo­res adi­cio­na­les co­mo fru­tos ro­jos, cho­co­la­te, miel y otras com­bi­na­cio­nes. Lo im­por­tan­te es pro­bar pa­ra encontrar la in­di­ca­da. Se­gún ci­fras de la con­sul­to­ra de mer­ca­do Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­cio­nal, nues­tro país tie­ne un con­su­mo per cá­pi­ta de 43,6 li­tros de cer­ve­za en 2014, al­can­zan­do una ven­ta to­tal de 773 mi­llo­nes de li­tros de cer­ve­za a ni­vel na­cio­nal.

Las ci­fras no mien­ten. En Chi­le, los chi­le­nos es­ta­mos con­su­mien­do ca­da vez más cer­ve­za y lo más im­por­tan­te, apren­dien­do a co­no­cer­la y apre­ciar­la. Se­gún ci­fras de la con­sul­to­ra de mer­ca­do Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­cio­nal, nues­tro país tie­ne un con­su­mo per cá­pi­ta de 43,6 li­tros de cer­ve­za en 2014, al­can­zan­do una ven­ta to­tal de 773 mi­llo­nes de li­tros de cer­ve­za a ni­vel na­cio­nal.

Una evo­lu­ción po­si­ti­va por par­te del con­su­mi­dor que se ha da­do cuen­ta de las bon­da­des de es­ta be­bi­da, que has­ta ha­ce po­co, era más bien pa­ra re­fres­car­nos en un día de mu­cho ca­lor. Así nos ex­pli­ca chef y maes­tro cer­ve­ce- ro Ricardo So­lís, quien gra­cias a su vo­ca­ción y pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción, vi­vió y tra­ba­jó mu­chos años en Eu­ro­pa, Inglaterra es­pe­cí­fi­ca­men­te, vien­do el desa­rro­llo que es­te pro­duc­to tie­ne en otros paí­ses, “has­ta ha­ce po­co el es­ce­na­rio ac­tual era im­pen­sa­do, pe­ro hoy mu­chas más per­so­nas tie­nen la po­si­bi­li­dad de via­jar, co­no­cer otras cos­tum­bres, otros pro­duc­tos, afue­ra se atre­ven a pro­bar y vuel­ven a Chi­le con un nue­vo pa­la­dar”.

A es­te avan­ce, se su­ma el he­cho de que es un pro­duc­to tan va­ria­do que el con­su­mi­dor siem­pre ten­drá la opor­tu­ni­dad de encontrar la in­di­ca­da pa­ra el mo­men­to pre­ci­so. “Si eres un con­su­mi­dor ha­bi­tual, tie­nes que de­jar­te lle­var por tu gus­to per­so­nal y sa­ber que no ne­ce­sa­ria­men­te es una be­bi­da re­fres­can­te, se­ca y li­ge­ra, pa­ra to­mar­la só­lo cuan­do se tie­ne sed. El que en­tien­de un po­co más pue­de encontrar una cer­ve­za pa­ra ca­da oca­sión, pa­ra acom­pa­ñar un pla­to con­tun­den­te, un ape­ri­ti­vo, un pos­tre, etc. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les lo que hay que pro­cu­rar es que ha­ya equi­li­brio, que co­rres­pon­da con un aro­ma, que sea gra­to, un sa­bor que sea equi­li­bra­do, pue­de ser li­ge­ro, dul­ce, se­co, pe­ro to­do con ar­mo­nía”, ex­pli­ca Pas­cual Iba­ñez, di­rec­tor aca­dé­mi­co y pro­fe­sor de eno­lo­gía y som­me­lie­ría en la Es­cue­la de los Sen­ti­dos.

Na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les

Jun­to con el au­men­to en la de­man­da, la ofer­ta tam­bién ha cre­ci­do y va­ria­do. De la

más co­no­ci­da cer­ve­za La­ger, el mer­ca­do ha evo­lu­cio­na­do a sa­bo­res más com­ple­jos e in­ten­sos gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de la Ale y la Stout. La pri­me­ra es más cla­ra, li­ge­ra y re­fres­can­te, mien­tras que la Ale con un co­lor más ca­ra­me­lo, po­see más cuer­po y dul­zu­ra. En la Stout es don­de en­con­tra­mos las no­tas más com­ple­jas idea­les pa­ra acom­pa­ñar un pla­to igual de in­ten­so. Ellas son más os­cu­ras, cre­mo­sas, amar­gas, áci­das, sin per­der un sua­ve dul­zor. Pe­ro se­gún los ex­per­tos la ten­den­cia es arries­gar­se aún más, “además de es­tos gran­des gru­pos, el mer­ca­do hoy ofre­ce cer­ve­zas con sa­bo­res adi­cio­na­les co­mo fru­tos ro­jos, cho­co­la­te, miel y otras com­bi­na­cio­nes. Lo im­por­tan­te es pro­bar, en­tre más lo ha­ga­mos más al­ter­na­ti­vas ten­dre­mos de ex­pe­ri­men­tar, encontrar nue­vos sa­bo­res y ex­pe­rien­cias”, aña­de Pas­cual Ibá­ñez.

La ten­den­cia se da tan­to en el ám­bi­to na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal, ya que en Chi­le ha si­do ex­plo­si­vo el au­men­to de mi­cro­cer-

ve­ce­rias, que quie­ren ofre­cer nue­vas pro­pues­tas. Me­jor aún es sa­ber que la ca­li­dad que ha al­can­za­do la fa­bri­ca­ción na­cio­nal, no tie­ne na­da que en­vi­diar­le a la ofer­ta ex­tran­je­ra, “hay po­si­bi­li­da­des pa­ra to­dos, lo im­por­tan­te es arries­gar­se y que­rer pro­bar, por­que só­lo así po­de­mos co­no­cer y ex­pe­ri­men­tar con los sen­ti­dos. Lo me­jor es el trabajo que se es­tá ha­cien­do en Chi­le, ya que mu­chas pe­que­ñas em­pre­sas lo es­tán ha­cien­do muy bien, tan­to que no hay mu­cha di­fe­ren­cia en el pro­duc­to extranjero, qui­zá sí en sa­bo­res, pe­ro en ca­li­dad, es muy al­to en ni­vel”, ase­gu­ra el ex­per­to de la Es­cue­la de los Sen­ti­dos.

Lo mis­mo pa­sa con las cer­ve­zas ex­tran­je­ras, bel­gas e in­gle­sas prin­ci­pal­men­te. El mer­ca­do ha abier­to la puer­ta, gra­cias a la de­man­da y hoy es fá­cil encontrar al­ter­na­ti­vas que ha­ce al­gu­nos años no lle­ga­ban a Chi­le. To­do un nue­vo es­ce­na­rio fa­vo­ra­ble, don­de quien ga­na es el con­su­mi­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.