¿Có­mo ex­pli­car­le a los ni­ños es­ta pér­di­da?

Según la edad de los ni­ños, es opor­tuno que sus pa­dres o adul­tos a car­go ha­blen con ellos so­bre el te­ma de for­ma cla­ra y sin me­tá­fo­ras, ya que pue­den con­fun­dir­los. Con­te­ner­los, en­se­ñar­les a ex­te­rio­ri­zar la tris­te­za y res­ca­tar va­lo­res co­mo la gra­ti­tud y se

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: An­drés Or­tiz

“A me­di­da que se va con­ver­san­do el te­ma, el ni­ño va te­nien­do es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar sus emo­cio­nes a tra­vés del jue­go y su pro­pio len­gua­je crea­ti­vo, lo cual per­mi­te que pue­da ir avan­zan­do”. Mó­ni­ca López, psi­có­lo­ga y terapeuta fa­mi­liar, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía po­si­ti­va.

En el en­torno y ru­ti­nas dia­rias de los ni­ños la muer­te no es un te­ma ex­tra­ño o ajeno, co­mo al­gu­nos adul­tos pien­san. En los di­bu­jos ani­ma­dos, vi­deo­jue­gos, al ob­ser­var los in­sec­tos en el jar­dín o es­cu­char las no­ti­cias, la muer­te es­tá pre­sen­te des­de sus pri­me­ros años.

Por ello, la re­co­men­da­ción es ha­blar siem­pre con la ver­dad, tal co­mo se les pi­de a ellos. “Acá es clave en­tre­gar in­for­ma­ción acor­de con la edad del ni­ño, pues en ge­ne­ral los ni­ños me­no­res de 5 años sue­len pen­sar que la muer­te es re­ver­si­ble y son mu­cho más li­te­ra­les en su com­pren­sión. En es­te sen­ti­do, es más fá­cil que va­yan asi­mi­lan­do si les de­ci­mos al prin­ci­pio con­cep­tos co­mo que al mo­rir el cuer­po ya no fun­cio­na (no pue­de res­pi­rar, ca­mi­nar, co­mer, etc.), que no vol­ve­rá a fun­cio­nar, que no sien­te do­lor, que no es cul­pa de él ni de sus se­res que­ri­dos, que es una si­tua­ción que po­ne muy tris­te a quie­nes que­rían a esa per­so­na y que el lu­gar don­de es­tá aho­ra es en el ce­men- te­rio”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Mó­ni­ca López, terapeuta fa­mi­liar, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía po­si­ti­va y di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to del Bie­nes­tar (www.ins­ti­tu­to­del­bie­nes­tar.cl).

Sin te­mo­res ni me­tá­fo­ras

La es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te lo inapro­pia­do de re­cu­rrir a me­tá­fo­ras, que ni si­quie­ra son jus­ti­fi­ca­bles en me­no­res de 5 años. “Ex­plí­ca­le con cla­ri­dad qué sig­ni­fi­ca que ha­ya muer­to una per­so­na, sin me­tá­fo­ras co­mo “se ha ido le­jos”, “aho­ra vi­ve en el cie­lo” o “es­tá des­can­san­do en paz”, pues con ello el ni­ño pue­de con­fun­dir­se más, te­ner mie­do a ir­se a dor­mir y des­can­sar, o mie­do a que sus pa­pás se va­yan “le­jos” al tra­ba­jo, en­tre otros te­mo­res co­mu­nes que de­ben ma­ne­jar­se con in­for­ma­ción, co­mu­ni­ca­ción y em­pa­tía”.

Más ade­lan­te y a me­di­da que van cre­cien­do, ex­pli­ca Mó­ni­ca López, se les pue­de ha­blar so­bre nues­tras creen­cias es­pi­ri­tua­les y los dis­tin­tos ti­pos de muer­te (ac­ci- den­tal, ve­jez, en­fer­me­dad), de­cir­le que to­dos lle­ga­re­mos a mo­rir al­gún día y las for­mas de des­pe­dir a quien fa­lle­ce.

Al en­ta­blar es­ta con­ver­sa­ción, se­rá na­tu­ral y pro­ba­ble que los ni­ños va­yan te­nien­do mie­dos, co­mo el que sus pa­dres pue­dan mo­rir o an­gus­tias por no sa­ber cuá­les en­fer­me­da­des pue­den cau­sar la muer­te y cuá­les no. “Lo ideal es de­te­ner­se a con­tes­tar to­das esas in­quie­tu­des, ha­blar so­bre el te­ma sin te­mor, trans­mi­tién­do­les que us­te­des co­mo pa­dres ha­cen to­do lo po­si­ble por cui­dar­se a sí mis­mos y a ellos pa­ra así vi­vir mu­chos años”, di­ce López, crea­do­ra del blog www.sa­nar­te.cl.

Es opor­tuno con­si­de­rar que aun­que se le ex­pli­que a un ni­ño que esa per­so­na no vol­ve­rá, és­te pue­de per­sis­tir en su idea de que vol­ve­rá a ver a quien fa­lle­ció. “Co­mo to­do pro­ce­so di­fí­cil de asi­mi­lar, el ni­ño pue­de vol­ver a ha­cer las mis­mas pre­gun­tas o pa­sar por pe­rio­dos de tris­te­za o an­sie­dad im­por­tan­tes, que son cla­ves con­te­ner”, afir­ma Mó­ni­ca López. Y cul­mi­na: “Una do­sis ex­tra de ca­ri­ño, abra­zos, jue­gos y con­ver­sa­cio­nes, ade­más de ha­cer cartas o di­bu­jos pa­ra de­jar­los en el ce­men­te­rio, pue­den ser de ayu­da pa­ra que el ni­ño va­ya ex­pre­san­do sus emo­cio­nes y va­ya rea­li­zan­do su pro­pia des­pe­di­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.