Orien­ta­ción pa­ra so­bre­lle­var el due­lo

El pro­ce­so de due­lo es una res­pues­ta na­tu­ral y es­pe­ra­ble an­te la muer­te o se­pa­ra­ción de un ser que­ri­do, el cual pue­de ma­ni­fes­tar­se en dis­tin­tas eta­pas o es­ta­dos. El lla­ma­do de los ex­per­tos es a no ais­lar­se, bus­car con­tex­tos de con­ten­ción y res­pe­tar los ca

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ar­tu­ro Pra­do

S

obre­lle­var la muer­te de un ser que­ri­do es, sin lu­gar a du­da, uno de los ma­yo­res desafíos emo­cio­na­les que to­da per­so­na de­be en­fren­tar a lo lar­go de su vi­da. Per­der a un fa­mi­liar, pa­re­ja o ami­go, con­lle­va atra­ve­sar por un com­ple­jo pro­ce­so lla­ma­do due­lo, el cual se ca­rac­te­ri­za por ser una res­pues­ta sa­lu­da­ble y es­pe­ra­ble an­te la muer­te o se­pa­ra­ción de al­guien cer­cano.

Pa­ra Ce­ci­lia Are­tio, psi­có­lo­ga, ma­gís­ter y di­rec­to­ra de postítu­lo de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les (UDP), el due­lo “im­pli­ca el desa­rro­llo de un pro­ce­so de ela­bo­ra­ción que se va cons­tru­yen­do tan­to in­ter­na co­mo re­la­cio­nal­men­te y que ne­ce­si­ta de tiem­po pa­ra ir­lo in­te­gran­do men­tal y ex­pe­rien­cial­men­te”.

Asi­mis­mo, su­bra­ya que las eta­pas pro­pias del due­lo se pue­den di­fe­ren­ciar en di­ver­sos pro­ce­sos o reac­cio­nes, ta­les co­mo:

• Shock y/o ne­ga­ción: vi­ven­cia de que no es po­si­ble, que no pue­de ser real o cier­to.

• Ira o ra­bia: re­sis­ten­cia ac­ti­va an­te la pér­di­da.

• Ne­go­cia­ción o re­ga­teo.

• De­pre­sión (co­mo sín­to­ma -vi­ven­cia de­pre­si­va an­te la muer­te-, no co­mo en­fer­me­dad).

• Acep­ta­ción e in­te­gra­ción de la ex­pe­rien­cia de pér­di­da.

Aun­que ca­da per­so­na vi­ve el due­lo a su pro- pia ma­ne­ra, la aca­dé­mi­ca de la UDP ma­ni­fies­ta que las ta­reas pro­pias de la adap­ta­ción emo­cio­nal, de­ben in­cluir el he­cho de acep­tar la reali­dad de la muer­te; ex­pe­ri­men­tar el do­lor del due­lo, lo que sig­ni­fi­ca es­tar co­nec­ta­do, com­par­tir la vi­ven­cia y ser con­so­la­do por otros se­res de con­fian­za; adap­tar­se al nue­vo am­bien­te en el cual la per­so­na per­di­da ya no par­ti­ci­pa, e in­te­grar a la per­so­na fa­lle­ci­da a nues­tro “mun­do in­terno” o re­pre­sen­ta­cio­nal.

Orien­ta­ción en tiem­pos di­fí­ci­les

Una vi­sión si­mi­lar tie­ne Te­re­si­ta Se­rrano, de­ca­na de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo (UDD), quien en­tre las re­co­men­da­cio­nes más im­por­tan­tes pa­ra so­bre­lle­var una pér­di­da ade­cua­da­men­te, des­ta­ca el pro­ce­so de acep­tar las emo­cio­nes y en­ten­der los cam­bios.

“Lo pri­me­ro, es asu­mir que es­ta es una si­tua­ción sú­per di­fí­cil y que es­to es un pro­ce­so don­de tie­nes que res­pe­tar­te fren­te a los even­tos que vas a vi­vir. Si quie­res es­tar so­lo o acom­pa­ña­do, haz­lo, ya que no pue­des es­tar res­pon­dien­do a otros”.

También, se­ña­la que se de­be evi­tar la so­bre­ac­ti­vi­dad o so­bre­ais­la­mien­to, evi­tar re­co­men­da­cio­nes de per­so­nas que to­ma­ron me­di­ca­men­tos, des­can­sar, es­tar tran­qui­lo, ro­dear­te de gen­te con la que te sien­tas con­ten­to, con­for­ta­ble o aco­gi­do y for­mar una red de apo­yo y con­ten­ción.

“Re­co­mien­do, gru­pos de au­to­ayu­da que se van dan­do es­pon­tá­nea­men­te, pues son un es­pa­cio don­de te en­cuen­tras con otros que han vi­vi­do al­go co­mo tú. Trans­for­mán­do­se en un es­pa­cio de de­saho­go, ca­tar­sis, em­pa­tía y co­mo­di­dad, don­de nor­ma­li­zas el pro­ce­so. Es de­cir, com­pren­des que lo que sien­tes no es tan ra­to, por­que le pa­sa a otros también”.

Fren­te a una pér­di­da im­por­tan­te, Are­tio afir­ma que la ma­yo­ría de los pro­ce­sos de due­lo se cur­san sa­lu­da­ble­men­te sin apo­yo pro­fe­sio­nal. Pe­ro ad­vier­te, que ca­da pro­ce­so es úni­co y per­so­nal, y de­pen­de­rá de di­ver­sos fac­to­res per­so­na­les y so­cia­les.

“Una per­so­na co­nec­ta­da con sus ex­pe­rien­cias de vi­da, que lo­gra re­co­no­cer sus emo­cio­nes, ex­pre­sar­las y ha desa­rro­lla­do des­de su ni­ñez la ca­pa­ci­dad de re­gu­lar (mo­du­lar) su afec­ti­vi­dad, po­drá tran­si­tar sus due­los de ma­ne­ra sa­na”, agre­ga.

Otros fac­to­res que de­ter­mi­nan la ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción, de­pen­de­rán de los re­cur­sos per­so­na­les, co­mo las re­des emo­cio­na­les, y re­la­cio­nes so­cia­les, (fa­mi­lia, pa­re­ja y amis­ta­des), los que serán un pun­to clave pa­ra sos­te­ner la vi­ven­cia del due­lo.

Si bien las en­fer­me­da­des o tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos y psi­quiá­tri­cos no son par­te de los pro­ce­so de due­lo nor­ma­les, ex­per­tos en el te­ma re­co­mien­dan se­guir una se­rie de cui­da­dos.

“Pro­cu­re no ais­lar­se, bus­que per­so­nas y con­tex­tos en los que pue­da re­ci­bir ca­ri­ño, con­sue­lo, compañía amo­ro­sa y em­pá­ti­ca que lo re­con­for­te; brín­de­se es­pa­cios y ex­pe­rien­cias que le ali­vien, le ha­gan sen­tir se­gu­ro y pro­te­gi­do y pro­por­cio­nen pla­cer. Y por úl­ti­mo, si no sien­te que va me­jo­ran­do y que el pa­so del tiem­po va ate­nuan­do la in­ten­si­dad del do­lor o ma­les­tar bus­que ayu­da pro­fe­sio­nal”, des­ta­ca Are­tio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.