Ser­vi­cios se­gu­ros y de ca­li­dad pa­ra to­dos

Gran­des avan­ces en be­ne­fi­cio de los usua­rios ha lle­va­do a ca­bo la Su­pe­rin­ten­den­cia de Elec­tri­ci­dad y Com­bus­ti­bles en los úl­ti­mos años. Hoy los con­su­mi­do­res re­ci­ben ma­yor in­for­ma­ción so­bre los elec­tro­do­més­ti­cos que ad­quie­ren y se sien­ten más res­pal­da­dos an

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales -

El fo­co del tra­ba­jo que rea­li­za la Su­pe­rin­ten­den­cia de Elec­tri­ci­dad y Com­bus­ti­ble es el usua­rio. La mi­sión de es­ta ins­ti­tu­ción, que es­tá ce­le­bran­do sus 112 años de vi­da, es vi­gi­lar que las per­so­nas cuen­ten con pro­duc­tos y ser­vi­cios se­gu­ros y de ca­li­dad en ma­te­ria de elec­tri­ci­dad y com­bus­ti­bles. Con es­te ob­je­ti­vo se lle­van a ca­bo di­ver­sas ini­cia­ti­vas que fa­vo­re­cen a los con­su­mi­do­res.

La im­por­tan­cia del Se­llo SEC

En pri­mer lu­gar, la SEC se preo­cu­pa de ve­ri­fi­car que los pro­duc­tos, tan­to eléc­tri­cos co­mo de com­bus­ti­bles, no re­vis­tan pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad de las per­so­nas. Por lo mis­mo, per­ma­nen­te­men­te, es­tán fis­ca­li­zan­do que se co­mer­cia­li­cen so­lo pro­duc­tos de­bi­da­men­te cer­ti­fi­ca­dos y que cuen­ten con su Se­llo SEC, es de­cir que cuen­ten con ma­yo­res es­tán­da­res de se­gu­ri­dad, pues han si­do so­me­ti­dos a una se­rie de prue­bas que cer­ti­fi­can que cum­plen con la nor­ma­ti­va vi­gen­te y, por lo tan­to, su uso es se­gu­ro en la me­di­da en que se uti­li­cen co­rrec­ta­men­te.

Una vez rea­li­za­da la fis­ca­li­za­ción por par­te de la SEC, se le en­tre­ga al pro­duc­to un Se­llo que es de muy fá­cil iden­ti­fi­ca­ción por par­te del usua­rio y que no se pue­de fal­si­fi­car.

¿Có­mo fun­cio­na el Se­llo SEC?

Cuan­do us­ted se en­cuen­tre fren­te al pro­duc­to que quie­re com­prar, fí­je­se que cuen­te con es­te se­llo, que es­tá com­pues­to por el lo­go de la SEC en la par­te su­pe­rior y por el có­di­go QR que tie­ne in­for­ma­ción en­crip­ta­da acer­ca de los de­ta­lles de la cer­ti­fi­ca­ción, ta­les co­mo fe­cha, mo­de­lo, país de ori­gen, etc. Es­te có­di­go pue­de ser leí­do a tra­vés de cual­quier Smartp­ho­ne con co­ne­xión a in­ter­net.

Una vez que ha­ya iden­ti­fi­ca­do el lo­go, abra la apli­ca­ción en su smartp­ho­ne y apun­te el có­di­go con la cá­ma­ra pa­ra es­ca­near­lo. La apli­ca­ción lo di­ri­gi­rá au­to­má­ti­ca­men­te al si­tio web de la SEC, don­de po­drá ver la in­for­ma­ción de cer­ti­fi­ca­ción del pro­duc­to. Si no po­see la apli­ca­ción pue­de des­car­gar­la gra­tui­ta­men­te des­de in­ter­net.

En ca­so de no con­tar con un smartp­ho­ne, es po­si­ble in­gre­sar el có­di­go nu­mé­ri­co que se en­cuen­tra ba­jo el có­di­go QR. Al con­sul­tar en la pá­gi­na web de la SEC (www.sec.cl), us­ted en­con­tra­rá la in­for­ma­ción de cer­ti­fi­ca­ción del pro­duc­to.

Gra­cias a es­ta ini­cia­ti­va, hoy los usua­rios exi­gen el Se­llo SEC y pue­den ad­qui­rir pro­duc­tos que no re­vis­ten ries­gos pa­ra su sa­lud, lo que les da más con­fian­za a la ho­ra de ad­qui­rir un elec­tro­do­més­ti­co.

El fo­co en los usua­rios

Con el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar a los usua­rios la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar una que­ja o de­nun­cia por pro­ble­mas en el ser­vi­cio eléc­tri­co o de com­bus­ti­bles, la SEC ha im­ple­men­ta­do una se­rie de me­di­das pa­ra fa­ci­li­tar la po­si­bi­li­dad de que las per­so­nas pue­dan re­cla­mar en ca­so de no re­ci­bir un ser­vi­cio, per­mi­tien­do con ello agi­li­zar los tiem­pos de res­pues­ta de las em­pre­sas res­pon­sa­bles an­te in­te­rrup­cio­nes de su­mi­nis­tro o si­tua­cio­nes de ries­go.

Si el usua­rio se en­cuen­tra fren­te a un cor­te de ener­gía eléc­tri­ca o de cor­te de gas, por ejem­plo, po­drá acu­dir a la SEC pa­ra re­cla­mar. La me­di­da más no­ve­do­sa pa­ra rea­li­zar es­te trá­mi­te es la ver­sión pa­ra mó­vi­les del Si­tio Web del or­ga­nis­mo fis­ca­li­za­dor, lo que per­mi­ti­rá que la ciu­da­da­nía pue­da pre­sen­tar re­cla­mos a tra­vés de sus ce­lu­la­res.

El Su­per­in­ten­den­te de Elec­tri­ci­dad y Com­bus­ti­bles, Luis Ávi­la, ex­pli­có que el pro­ce­di­mien­to pa­ra ac­ce­der a es­te si­tio es bas­tan­te sim­ple y con­sis­te en di­gi­tar el nom­bre de la pá­gi­na www.sec.cl en el na­ve­ga­dor de in­ter­net que tie­ne ca­da ce­lu­lar y, rá­pi­da­men­te, se lle­ga has­ta el si­tio, el que au­to­má­ti­ca­men­te le ofre­ce la po­si­bi­li­dad de re­cla­mar por al­gún cor­te de ener­gía eléc­tri­ca o fu­ga de gas, pa­ra lo cual so­lo de­be in­gre­sar sus da­tos per­so­na-

les, los cua­les son exi­gi­dos al mo­men­to de pre­sen­tar cual­quier re­cla­mo, sea pre­sen­cial o vir­tual.

“Lo que bus­ca­mos es acer­car nues­tra ins­ti­tu­ción a la ciu­da­da­nía y fa­ci­li­tar la pre­sen­ta­ción de re­cla­mos o con­sul­tas, por­que si bien, exis­ten dos ca­na­les rá­pi­dos pa­ra de­nun­ciar cor­tes eléc­tri­cos o fu­gas de gas, tam­bién se cuen­ta con un es­pa­cio pa­ra rea­li­zar otro ti­po de con­sul­tas más ge­ne­ra­les”, se­ña­ló Ávi­la.

El ti­tu­lar de la SEC agre­gó que una vez re­ci­bi­do el re­cla­mo, el sis­te­ma lo de­ri­va au­to­má­ti­ca­men­te a la em­pre­sa res­pon­sa­ble pa­ra que ini­cie de in­me­dia­to las ac­cio­nes de res­pues­ta. Del mis­mo mo­do, se le in­for­ma al re­cla­man­te, a tra­vés del mis­mo ce­lu­lar, de los de­be­res y de­re­chos que tie­ne co­mo usua­rio. Por, ejem­plo, en el ca­so de cor­tes de su­mi­nis­tro, se in­for­ma acer­ca del tiem­po má­xi­mo que tie­nen las em­pre­sas eléc­tri­cas pa­ra lle­gar al lu­gar don­de se pro­du­jo la fa­lla, el cual es de dos ho­ras en las zo­nas ur­ba­nas y cua­tro ho­ras si se tra­ta de sec­to­res ru­ra­les.

Cuen­tas cla­ras

Una bo­le­ta de elec­tri­ci­dad mu­cho más cla­ra, sim­ple y fá­cil de en­ten­der por los chi­le­nos es el ob­je­ti­vo del pro­yec­to “Cuen­tas Cla­ras”, desa­rro­lla­do por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Elec­tri­ci­dad y Com­bus­ti­bles y pues­to en mar­cha re­cien­te­men­te. Es­te lo­gro fue po­si­ble lue­go de un lar­go y de­ta­lla­do pro­ce­so de con­sul­tas a la ciu­da­da­nía, el cual fue re­sal­ta­do por el Su­per­in­ten­den­te Luis Ávi­la, quien ex­pli­có que “rea­li­za­mos más de 30 mil en­cues­tas y ta­lle­res en di­fe­ren­tes re­gio­nes del país, lo que nos ha per­mi­ti­do po­ner en len­gua­je ciu­da­dano una se­rie de tér­mi­nos y con­cep­tos téc­ni­cos que has­ta es­ta nue­va bo­le­ta, no eran com­pren­si­bles. De he­cho, cer­ca del 70% de los re­cla­mos que re­ci­bi­mos en la SEC, tie­ne re­la­ción con pro­ble­mas aso­cia­dos a las bo­le­tas de la luz”.

Den­tro de los as­pec­tos más re­le­van­tes de la nue­va bo­le­ta de la luz, des­ta­can el ta­ma­ño de la le­tra, que es mu­cho más gran­de, don­de el “To­tal a Pa­gar” y la “Fe­cha de Ven­ci­mien­to” apa­re­cen mu­cho más des­ta­ca­dos, don­de se sim­pli­fi­can y cam­bian con­cep­tos co­mo “Car­go Úni­co por Uso del Sis­te­ma Tron­cal”, que pa­sa a ser “Trans­por­te de la Elec­tri­ci­dad”, o “Ener­gía Ba­se”, que pa­sa a ser “Elec­tri­ci­dad Con­su­mi­da”.

El pro­yec­to “Cuen­tas Cla­ras” se re­mon­ta al mes de agos­to del 2014, cuan­do la SEC pu­so a dis­po­si­ción de la ciu­da­da­nía una Con­sul­ta Pú­bli­ca que te­nía co­mo ob­je­ti­vo ob­te­ner la per­cep­ción acer­ca del con­te­ni­do de las bo­le­tas de con­su­mo de gas y elec­tri­ci­dad. Los re­sul­ta­dos fue­ron de­ci­do­res, pues 51% de la mues­tra re­co­no­ció no en­ten­der el con­te­ni­do de las bo­le­tas del ser­vi­cio eléc­tri­co mien­tras que 42% no com­pren­día las de gas.

“Rea­li­za­mos más de 30 mil en­cues­tas y ta­lle­res en di­fe­ren­tes re­gio­nes del país, lo que nos ha per­mi­ti­do po­ner en len­gua­je ciu­da­dano una se­rie de tér­mi­nos y con­cep­tos téc­ni­cos que, has­ta es­ta nue­va bo­le­ta de elec­tri­ci­dad, no eran com­pren­si­bles”. Luis Ávi­la, su­per­in­ten­den­te de Elec­tri­ci­dad y Com­bus­ti­bles, so­bre el pro­yec­to “Cuen­tas Cla­ras”. “Lo que bus­ca­mos es acer­car nues­tra ins­ti­tu­ción a la ciu­da­da­nía y fa­ci­li­tar la pre­sen­ta­ción de re­cla­mos o con­sul­tas”. Luis Ávi­la, su­per­in­ten­den­te de Elec­tri­ci­dad y Com­bus­ti­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.